Noticias Destacadas

Asilo San Rafael, 70 años protegiendo a Bucaramanga

El Asilo San Rafael cumple 70 años de labores ininterrumpidas al servicio de los adultos mayores más pobres y necesitados de Santander. A lo largo de este tiempo el Hogar ha  albergado y protegido a cerca de 6.000 adultos mayores (hombres) en condiciones de vulnerabilidad,   carentes de  recursos  económicos, sin familia, enfermos y desvalidos.

5 El hogar Asilo San Rafael celebra sus 70 años de vida de funcionamiento ininterrumpido en la ciudad. 70 años donde más de 6.000 hombres han sido cuidados, protegidos y hasta mimados por un grupo de personas que desinteresadamente “trabajan con las uñas” para proteger a los desvalidos de Bucaramanga y la región.

Actualmente el Asilo alberga en la modalidad de Centro de Bienestar, es decir, internos que están 24 horas al cuidado del hogar San Rafael, 190 hombres; con edades entre los 70 y 95 años. Y en programa de Centro Vida, un programa social para 180  abuelitos y abuelitas de estratos 1 y 2 procedentes de los barrios  aledaños al asilo, quienes llegan a tempranas horas de la mañana, pasan todo el día en el Asilo y al caer la noche regresan a sus hogares, para volver al día siguiente.

La atención brindada por el hogar San Rafael a todas estas personas es gratuita y se subsidia en su mayoría a través de los recursos económicos que se gestionan por intermedio de la Junta Directiva, la Dirección ejecutiva, con las donaciones de la comunidad, de empresas privadas y con los ingresos departamentales y municipales de la Estampilla de Bienestar del Adulto Mayor.

“Aquí nos toca más que todo con la “tutuma” en la mano, pidiendo aquí y allá, realizando basares, rifas, bingos, entre muchas otras actividades para ir subsidiando los gastos propios de funcionamiento del Hogar que al año perfectamente superan los mil 200 millones de pesos” explicó Ludy Zapata Niño, directora ejecutiva del Hogar Asilo San Rafael.

Para cumplir con su tarea  institucional el Asilo  responde por 17.000 raciones de alimentos mensuales, más de 700 kilos de ropa para lavar y planchar, el pago de servicios públicos,  adquisición de sillas de ruedas, caminadores, más de 30 sepelios al año,  personal operativo, de enfermería y profesional que propende por mejorar la calidad de vida de estos ancianos; la labor se hace más ardua por los cerca de 80 abuelitos en sillas de ruedas y  otros con enfermedades como la  demencia senil y el alzhéimer  entre otras.

No hay cama para tanta gente

Anualmente ingresan al hogar San Rafael más de 30 adultos mayores y hay en lista espera de ingreso o un cupo en el hogar, un promedio  mensual  de 8 adultos nuevos.

El costo mensual de sostenimiento de un adulto mayor oscila de $700 mil a $1 millón de pesos para los abuelos que se les debe suministrar pañales desechables. Los aportes en pesos por concepto de estampilla para un adulto mayor es de $45.000 el resto de dinero lo subsidia el hogar a través de eventos, donaciones y otra parte  con pequeñas contribuciones por estadía que aportan algunos familiares.

“Con los subsidios que nos ofrece el gobierno se cubren más o menos el 30% del gasto diario de un anciano, el resto de los recursos nosotros los gestionamos con nuestros benefactores quienes son conscientes de las necesidades que vivimos aquí y nos colaboran con los que más pueden” acotó Andrés Serrano, presidente de la junta directiva del Asilo San Rafael.

Desde el punto de vista administrativo  la obra social   genera 43 empleos directos además de contratos por prestación de servicios a diferentes profesionales, pago de impuestos, etc.

El impacto en la comunidad circundante es alto ya que además de los adultos institucionalizados se ofrecen los servicios de Centro Vida principalmente a las abuelitas  de los barrios aledaños al hogar  quienes diariamente asisten a los diferentes servicios como terapia ocupacional, fisioterapia, teoterapia, cuidados de enfermería, alfabetización, alimen6tación y se les da mensualmente un mercado para complemento nutricional.

El hogar Asilo San Rafael es el primer Centro de Atención de Adultos Mayores en el Oriente Colombiano por el significativo número de adultos atendidos con alto índice de calidad, por ser generador de empleos directos, por el cumplimiento de sus obligaciones, por ser centro de prácticas en gerontología y de otras profesiones universitarias como fonoaudiología, psicología, odontología, enfermería, por ofrecer amplios espacios para la convivencia de los adultos mayores y por su contribución a una sociedad mejor, libre de adultos mayores deambulando por las calles, pidiendo limosna o siendo víctimas de agresiones de otros, es sin duda el hogar que por 70 años ha cuidado a Bucaramanga.

Popup By Puydi