Las FARC pueden llegar al poder en las próximas elecciones | Editorial | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
Caricatura | EL FRENTE Tribuna Politica por Rafael Serrano Prada | OPINION | EL FRENTE
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Economicos
 
 
 

Opinión - Editorial


Las FARC pueden llegar al poder en las próximas elecciones



En las calles de doce ciudades colombianas se adelanta la recolección de firmas para cuatro candidatos presidenciales a saber: Alejandro Ordóñez Maldonado, de estirpe conservadora, que tiene listas setecientas mil rúbricas de ciudadanos que respaldan sus aspiraciones; Sergio Fajardo Valderrama, ex alcalde de Medellín y ex gobernador de Antioquia, que ha ganado posiciones administrativas con la sombra del ex alcalde de Bogotá, Antanas Mockus Cívicas; Humberto de la Calle Lombana, en busca de una gran coalición del partido liberal con otras fuerzas políticas; y finalmente, la ex ministra de defensa Marta Lucía Ramírez, que decidió abandonar al Directorio Nacional Conservador, como lo hizo Ordóñez, para quitarse el estigma de la mala imagen de los congresistas que han apoyado al saliente gobierno de Juan Manuel Santos Calderón.

La desconfianza y el pánico por las cápsulas de oxígeno que el gobierno nacional les entregó a las guerrillas de las FARC, en el documento final para la paz, está creando un realineamiento nacional de las organizaciones cívicas y políticas, en medio de una gran incertidumbre por la suerte de la nación, que parece condenada a una catástrofe en las elecciones parlamentarias del 11 de marzo del año entrante y en la competencia final por la jefatura del estado. Sorprende la coalición de los grupos de izquierda, que tiene entre sus principales actores y protagonistas al ex alcalde de Bogotá Gustavo Petro Urrego, a quien los medios de comunicación, manipulados de manera sorprendente, colocan como eventual ganador de las elecciones presidenciales, y el acuerdo político de otras fuerzas electorales, igualmente de izquierda, que pueden terminar en una gran coalición con la Fuerza Alternativa Revolucionaria FARC, como ahora se autodenomina el partido político creado por la más antigua organización guerrillera de Colombia.

Estamos en una etapa de oscurantismo político, porque el gobierno del presidente Santos hizo concesiones inauditas a las guerrillas de las FARC, que ahora bajo la figura de una nueva fuerza electoral, mantienen un brazo armado en las montañas de Colombia con los disidentes de su propia organización, que seguirán promoviendo y patrocinando el narcotráfico como fuente de financiación, porque la doctrina marxista leninista recomienda en su manual de operaciones “la aplicación de las distintas formas de lucha, hasta la toma del poder”.

Las FARC tienen aseguradas veintiséis curules en el nuevo congreso de la república que será elegido en marzo del año entrante, incluyendo las dieciséis curules de las zonas rojas de Colombia, donde bajo el pretexto de darle representación en los centros de poder a las regiones más olvidadas del país,  les dieron excesivos privilegios en la mesa de negociaciones de paz celebradas en La Habana (Cuba) y bajo la inspiración de la dictadura castrista, que se mantiene aferrada al poder desde hace medio siglo.

En el Acuerdo Final para la paz, que tiene rango de Tratado Internacional, se les incluyó una cláusula de favorabilidad política donde se les garantiza, por derecho propio, una representación permanente de cinco curules en el senado y otras cinco en la cámara de representantes, durante doce años, adicionales a las que se les otorgaron en las llamadas zonas marginales, que fueron hábilmente disfrazadas por los negociadores de las FARC.

La indiferencia de los actuales congresistas de Colombia frente a los privilegios que el gobierno nacional les otorgó a los guerrilleros "desmovilizados" en la firma del Documento Final para la Paz, --- documento que tiene fuerza de tratado internacional, y vigencia supra-constitucional --, debe llamar a somatén a las fuerzas vivas de la nación, a los empresarios privados, a los gremios económicos, a los grandes pensadores, a los politólogos de los partidos históricos, sobre el tsunami que serán las elecciones del 11 de marzo, cuando medirán fuerzas los partidos de izquierda aglutinados alrededor de un solo candidato y los partidos de centro – derecha, que todavía no han podido definir el nombre de un candidato presidencial que sea capaz de impedir el desastre de las instituciones, condenadas a desaparecer, para imponer en nuestro territorio colombiano las tesis comunistas que gobiernan a Cuba, Nicaragua y Venezuela.  

Publicacion: Martes 12 de Septiembre de 2017 
 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

El destino de Colombia cambia con los mensajes del Romano Pontífice

El destino de Colombia cambia con los mensajes del...

Publicacion: Sabado 9 de Septiembre de 2017 

Colombia azotada por la corrupción

Colombia azotada por la corrupción

Publicacion: Sabado 9 de Septiembre de 2017 

¿Qué tanto estamos dispuestos a cambiar?

¿Qué tanto estamos dispuestos a cambiar?

Publicacion: Viernes 8 de Septiembre de 2017 

Francisco por encima del bien y del mal

Francisco por encima del bien y del mal

Publicacion: Viernes 8 de Septiembre de 2017 
 
 

Back to Top