Colombia hundida en el lodo de la inmoralidad | Editorial | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 


Opinión - Editorial


Colombia hundida en el lodo de la inmoralidad



La cifra revelada por la directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familia, ICBF, en Santander, Margy León, sobre las denuncias recibidas en 2018 sobre abuso sexual y violaciones contra menores de edad, son aterradoras. Y así las calificó la funcionaria.

Son 660 casos que se han conocido por parte de la entidad y pueden ser más porque muchos niños no cuentan por miedo a recibir retaliaciones por parte de sus abusadores, contra el niño o en contra de sus familiares.

Esto trae a la mesa el hecho de que en el Congreso se hundió el proyecto de ley que pedía cadena perpetua para los violadores y abusadores de niños. Inconcebible, pero es real.

Van ocho años, desde 2010, en que se ha tratado de lograr ese cometido. Pero las bancadas se han encargado de hundir el proyecto y hasta se ha propuesto un referendo para que sea el país el que defina las penas para estos criminales.

Colombia está hundida en el lodo de sus propias inmundicias y aquí nacen muchos interrogantes que nadie resuelve y el país queda como siempre, víctima de explicaciones a medias, incoherentes y sin fondo.

Los congresistas no legislan, por algo, sobre este tema. ¿Será que en algunos de ellos hay enormes rabos de paja? ¿A quién o quienes tratan de favorecer? También quedaremos sin respuestas.

Las cifras de Santander son abrumadoras y le corresponde a la justicia actuar con todos sus dientes para que los violadores y abusadores tengan castigos ejemplares y no nos convirtamos en una sociedad sin contundencia en las leyes, mientras los niños sufren este flagelo sin que el Estado los proteja de verdad.

Llegó la hora de sanciones drásticas. No más casa por cárcel. No más libertad condicional. No más lavarse las manos ante la impotencia de la Ley para castigar a los culpables.

Lo que más duele es que los abusadores y violadores son, en un alto porcentaje, cercanos al niño que sufre los vejámenes. En algunos casos hemos tenido que dar noticias sobre esta aberrante práctica en donde el abusador actúa con la complacencia de sus parejas sentimentales que están al tanto de los hechos.

Y aquí viene algo más grave. El modelo educativo del país lleva a los jóvenes a desoír a sus maestros, a meterse en el mundo del dinero fácil, del micro tráfico, sin que el Estado genere políticas de choque que confluyan en una educación que sirva para volver a la senda de la moral y los principios éticos.

Hay hechos contundentes que ratifican que al Estado se le salió de las manos el cúmulo de hechos que atentan contra sus niños y no ha encontrado el mecanismo para protegerlos de verdad.

Porque no es sólo emitir los actos legislativos. Es aplicarles a los culpables castigos ejemplares y con acciones contundentes que sirvan para retomar el rumbo y hacer de nuestros niños el futuro grande del país.

Enrique Narváez Benítez.
Jefe de Redacción/EL FRENTE.

Publicacion: Sabado 7 de Julio de 2018 
 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

La favorabilidad de nuestros gobernantes

La favorabilidad de nuestros gobernantes

Publicacion: Viernes 6 de Julio de 2018 

Niños venezolanos vulnerados por la crisis de su país

Niños venezolanos vulnerados por la crisis de su país

Publicacion: Viernes 6 de Julio de 2018 

Impunidad en el exterminio de líderes sociales

Impunidad en el exterminio de líderes sociales

Publicacion: Miercoles 4 de Julio de 2018 

El sur también existe

El sur también existe

Publicacion: Martes 3 de Julio de 2018 
 
 

Back to Top