Un puñetazo del alcalde cambió el futuro destino de Bucaramanga | Editorial | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 


Opinión - Editorial


Un puñetazo del alcalde cambió el futuro destino de Bucaramanga



Las ácidas relaciones del alcalde de Bucaramanga, ingeniero Rodolfo Hernández Suárez, con los concejales de la capital de Santander y con muchos sectores de la opinión pública, tuvieron  un amargo desenlace esta semana como consecuencia del severo  puñetazo que el jefe de la administración municipal, en medio de su efervescencia, colocó en la mandíbula del concejal del Partido Alianza Social Independiente (ASI), John Jairo Claro Arévalo, que había sido su aliado de causa desde el comienzo de su administración. 

La sobrecarga emocional provocada por los múltiples problemas que debe conocer a diario este funcionario de la rama ejecutiva del poder público, sacó de casillas al más veterano de los ingenieros y empresarios de la industria de la construcción que tiene el departamento de Santander. En un momento de ira se jugó sus restos, como se dice en el lenguaje vernáculo y se olvidó de su investidura oficial, para igualarse con el común de los mortales, desbordado en sus sentimientos, por el cruce de palabras ofensivas que se dieron en la desafortunada contienda.

Desde hace mucho tiempo, los amigos del alcalde Rodolfo Hernández, le habían advertido de las salidas de tono que generan reacciones insospechadas, porque de acuerdo con la sicología humana, ‘no hay efecto sin causa’ y cuando la diatriba se convierte en aguda confrontación, suelen aflorar reacciones incontenibles, producto del temperamento recio de los santandereanos, que solemos ser agresivos por nuestra propia condición humana.

Desde esta tribuna, donde hemos sido respetuosos del estilo de gobierno que ha impuesto el señor alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández Suárez, pregonamos el respeto por la opinión ajena, porque cada santandereano, cuando se sale de casillas, tiene rasgos de locura, producto de la siquis que heredamos de la progenie española, que arrasó con los pueblos indígenas y que impuso, en la punta de la espada, la religión, la lengua y las costumbres.

El estribillo del señor alcalde Hernández Suárez que habla de la ética y la estética, se ha convertido en una estereotipia que circula por las redes sociales contratadas desde Bogotá para su servicio, las mismas que le han dado una imagen de primera línea en la lucha contra la corrupción, cuando casi todas las actividades administrativas, que guardan relación con los programas de obras públicas, se han quedado aplazados, como las veinte mil viviendas prometidas para las familias pobres en su pasada campaña electoral.

Las calles de Bucaramanga están convertidas en caminos de herradura y en el ambiente lugareño subyace una inmensa preocupación por la privatización del Acueducto Metropolitano y por el desconocimiento de las decisiones de los jueces, alrededor de problemas neurálgicos, como el traslado de la planta de basuras de El Carrasco, para lo cual un juez de la república les ha dado la orden y el ultimátum a los alcaldes de Bucaramanga, Floridablanca, Piedecuesta y Girón, para que en los próximos sesenta días resuelvan este delicado asunto.

La cháchara utilizada en la diatriba pública, para descalificar a los adversarios políticos con el calificativo de ‘ladrones’, le ha creado muchos, pero muchos enemigos al señor alcalde de Bucaramanga, que requiere de una terapia en el manejo del lenguaje para sus relaciones interpersonales con la clase dirigente de Santander, que se siente ofendida por los permanentes excesos verbales del burgomaestre.

Al terminar la sanción que le ha impuesto el Procurador General de la Nación, Fernando Carrillo Flórez, le habrán quedado nueve meses para terminar el período de gobierno más agitado que haya tenido la capital de Santander, donde todos, tirios y troyanos, hemos perdido mucho más de lo que hemos ganado, con el aplazamiento de las grandes obras públicas que requiere la capital del departamento, altamente contaminada por el problema de las basuras y por la falta de una política de desarrollo urbano, que resuelva los problemas de anarquía que padece Bucaramanga, especialmente por la falta de vías.     
   
 
 
Publicacion: Viernes 30 de Noviembre de 2018 
 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

El debate contra el fiscal fue una perdedera de tiempo

El debate contra el fiscal fue una perdedera de...

Publicacion: Viernes 30 de Noviembre de 2018 

Protestas del paro estudiantil pasan desapercibidas para el Gobierno

Protestas del paro estudiantil pasan desapercibidas para el Gobierno

Publicacion: Jueves 29 de Noviembre de 2018 

El gobierno de Bucaramanga incomunicado con sus bases

El gobierno de Bucaramanga incomunicado con sus bases

Publicacion: Miercoles 28 de Noviembre de 2018 

Estamos pagando los platos rotos del gobierno Santos con la polémica ‘ley de financiamiento’

Estamos pagando los platos rotos del gobierno Santos con...

Publicacion: Sabado 24 de Noviembre de 2018 
 
 

Back to Top