No lo podían creer Por: José Oscar Fajardo | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
Tribuna Politica por Rafael Serrano Prada | OPINION | EL FRENTE
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Economicos
 
 
 

Opinión - Columnistas


No lo podían creer Por: José Oscar Fajardo



No lo podían creer Por: José Oscar Fajardo | EL FRENTE El viernes 30 de junio del corriente le fue concedida la “Denominación de Origen Protegida” al bocadillo veleño producido en esta región del Departamento. Yo escribí una columna llevándoles esta información.

Los municipios favorecidos con dicha distinción fueron Barbosa, Vélez, Puente Nacional, y Guavatá en Santander, y Moniquirá en la provincia de Ricaurte del Departamento de Boyacá. Pero se trataron cosas que quedaron como  entre nubes grises y por lo tanto debo hacer la siguiente aclaración. Cuando se habla de la producción de guayaba, debemos entender que estamos hablando de Vélez, Guavatá, Barbosa, Moniquirá, Jesús María y Puente Nacional.

De la misma manera, cuando hablamos de la producción de bocadillo veleño, debemos entender que estamos hablando de Barbosa, Guavatá, Puente Nacional, Vélez y Moniquirá. Y cuando hablamos de producción de la hoja de bijao, materia prima fundamental en el empaque natural del bocadillo veleño, debemos asumir que estamos hablando de Vélez, Guavatá y Moniquirá. Casi nada el embrollo porque estos tres conceptos son diferentes y fundamentales para entender, cómo es el tejemaneje de la producción del bocadillo veleño y sobre quiénes recae directamente la famosa certificación.

Entonces ¿quiénes ostentan, realmente, la certificación de denominación de origen? Pues Vélez, Barbosa, Guavatá, Puente Nacional y Moniquirá. Luego la pregunta del millón sería: ¿Y qué pasa con los otros municipios? Ahora observemos este otro entuerto que es como para uno quedar tuerto.

El doctor Guillermo León Castillo Estévez, economista egresado de la UPTC y además, desde hace largos años profesor universitario, trabajó a brazo partido durante cinco años en la organización denominada, “Cadena Agroalimentaria de la Guayaba y su Industria”, junto con otras instituciones estatales como el Sena, Corpoica-Cimpa, UIS, gobernaciones y alcaldes anteriores de estos municipios, y ni siquiera fueron mencionados, ni figuran en documentos como se pudo ver el día de entrega de la certificación, en el acto público en el que incluso participó el embajador de la República de Suiza quien fue el encargado de entregar dicha documentación. Y otros municipios, como Albania, fueron excluidos sin ningún miramiento ni consideración, a pesar de haber luchado a brazo partido por esa magna causa.
 
Y peor fue el grito en el cielo del ingeniero agrónomo Carlos Burgos, de Corpoica-Cimpa, quién no se explica cómo pudieron excluir a esta institución que aportó trabajo   e investigación científica, tanto en bocadillo como en hoja de bijao. No fue mencionada, ni con la mínima discreción, en la sesión solemne. Y peor le fue a la UIS, en cuyas instalaciones queda la sede de la “Organización de la Cadena de la Guayaba”, puesto que el delegado oficial, que vino “encorbatado”, presenció el acto “súpito y aterrado” porque no obstante de estar ahí, pasó totalmente desapercibido. A pesar de ser, repito, el representante legal de la primera institución universitaria de Santander, y que también aportó valiosa investigación científica.

Ahora, ustedes me preguntarán la razón de este comentario. Pues porque el suceso en sí, y a la vez el documento de la citada certificación, es más importante de lo que la gente cree o se imagina. Porque no se trata de un simple “permiso para vender bocadillo veleño”, como dijo algún despistado comentarista de prensa. Es un hito histórico que tiene demasiada injerencia en la producción y la calidad de esta golosina de guayaba que ya es conocida en todo el mundo, y que además, se sabe, es de la provincia de Vélez.

Por lo tanto, no podemos ni debemos salir con nimiedades ni sandeces. Ni con envidias ni con amnesias. Porque esto concierne a la economía y a la cultura del país Santander, una región donde, quizá, nació el Departamento de Santander. ¿Y Colombia?.

    
 

Publicacion: Sabado 15 de Julio de 2017 
 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

Papá perdí el año Por: José Oscar Fajardo

Papá perdí el año Por: José Oscar Fajardo

Publicacion: Sabado 11 de Noviembre de 2017 

El asesinato de Kennedy Por: José Oscar Fajardo

El asesinato de Kennedy Por: José Oscar Fajardo

Publicacion: Sabado 28 de Octubre de 2017 

Historia del fútbol Por: José Oscar Fajardo

Historia del fútbol Por: José Oscar Fajardo

Publicacion: Sabado 14 de Octubre de 2017 

El problema es de sicología Por: José Oscar Fajardo

El problema es de sicología Por: José Oscar Fajardo

Publicacion: Sabado 7 de Octubre de 2017 
 
 

Back to Top