Primarias Por: Óscar López Pulecio | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
Tribuna Politica por Rafael Serrano Prada | OPINION | EL FRENTE
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 

Opinión - Columnistas


Primarias Por: Óscar López Pulecio



Primarias Por: Óscar López Pulecio | EL FRENTE La principal consecuencia de las elecciones acaecidas este domingo sobre la elección presidencial es el efecto que tendrá sobre la favorabilidad de los candidatos que resulten con mayores apoyos parlamentarios (Duque, Vargas, de La Calle).

Tradicionalmente el resultado de esas elecciones ha sido un impulso sustancial a las candidaturas presidenciales de aquellos cuyos partidos las ganan. ¿Pero, qué pasará en una situación de desprestigio de las fuerzas parlamentarias que son percibidas más como aventuras electorales individuales? ¿Y qué pasará con candidatos muy opcionados que no tendrán una mayor representación parlamentaria (Fajardo, Petro)?

Las elecciones parlamentarias más las consultas interpartidistas son el equivalente de las primarias presidenciales norteamericanas, en las cuales se definen candidatos de los partidos y donde quienes participan se disparan en las encuestas.

La más importante, la consulta de los grupos de opinión de derecha (increíblemente sin la participación del centenario Partido Conservador), que por ser abierta le da la oportunidad a cualquier elector de participar en ella.

Se dijo que era la oportunidad que tenían los malquerientes del Uribismo de interferir en el triunfo de su candidato. Aunque ese argumento pudo ser cierto en alguna medida, es bueno que el electorado pudo expresarse, sin ataduras partidistas, sobre opciones de derecha, unas más fundamentalistas que otras, unas menos radicales que otras, unas con un pasado político menos tormentoso que otras (y saber si las encuestas aciertan).

Si lo que se busca es que al final haya un gobierno con la capacidad de acercarse a las demás fuerzas políticas para proponer un acuerdo nacional que fije una agenda de gobierno sobre la base de la sana convivencia y no de la confrontación, el ganador de esa consulta de la derecha debe tener la independencia para hacerlo. Con más veras cuando en todos los casos probables, incluyendo ese, el presidente electo no va a contar con un respaldo mayoritario en el Congreso.

La consulta de la izquierda es un mecanismo de publicidad política para Gustavo Petro, (ganador de la consulta). Con el peligro grande para él de que ese resultado esté muy alejado de la favorabilidad que le dan las encuestas. Encabezaba las encuestas con el 22% de la intención de voto y la votación llega a catorce millones de votos, mucho menos de tres millones significa que la inexplicable favorabilidad por el populismo radical de izquierda, en un país conservador, no se refleja en las urnas.

Desde el punto de vista parlamentario, los resultados del Centro Democrático, con la cabeza de lista del expresidente Uribe, mostrarán su verdadera influencia política, libre de polvo y paja. Su prueba ácida será la diferencia entre esa votación y el resultado del Plebiscito por la Paz, al igual que la capacidad de Iván Duque de sacar más votos que su partido, si gana la consulta.

Los resultados de Cambio Radical indicarán de qué manera el viejo mundo político tiene todavía influencia en el electorado y puede catapultar a su candidato. Los del partido Farc, medirán la diferencia entre las curules que les dan y los votos que hubieran necesitado para ganarlas, que es la base de su futuro político. El Polo y el Partido Verde medirán si Sergio Fajardo pudo impulsar sus listas. En fin, el que perdió fue el ciudadano que no participó y ganó el que votó a conciencia.




Publicacion: Lunes 12 de Marzo de 2018 
 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

Primarias Por: Óscar López Pulecio

Primarias Por: Óscar López Pulecio

Publicacion: Lunes 12 de Marzo de 2018 
 
 

Back to Top