La envidia en el trabajo destrucción y soledad Por: Mg. Jaime Zafra Bueno | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
Tribuna Politica por Rafael Serrano Prada | OPINION | EL FRENTE
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 


Opinión - Columnistas


La envidia en el trabajo destrucción y soledad Por: Mg. Jaime Zafra Bueno



La envidia en el trabajo destrucción y soledad  Por: Mg. Jaime Zafra Bueno | EL FRENTE Inicio este artículo, con una de las definiciones de envidia: la envidia, es un sentimiento de tristeza o de enojo, que experimenta una persona, que no tiene, o que desearía tener para sí sola, algo que otra posee.

Maquiavelo indica, que la envidia es un vicio que nunca descansa; siempre tendrá envidiosos, pues es inevitable, porque todos la tienen. Para Maquiavelo, la solución es ascender poco a poco, de forma o manera tal, que todos se vayan acostumbrando a ello.

Aun así, siempre quedará alguno, acechando en la sombra; deberá pensar Usted, cómo deshacerse de ellos, pues por su parte, nunca cesarán de maquinar su validez, su ruina y su desgracia.

Analizando la envidia en el trabajo, se considera como la contribución a las pasiones tristes, sobre la envidia en el trabajo, que ha encontrado una veloz vía de condensación, luego de una larga incubación, en la que se está constreñida a seguir el tema, a través de la literatura; en ámbitos disciplinares, y, además, de los hechos actuales, en ciertas vivencias personales y sociales.

Es importante tener en cuenta en este artículo, el tema de las pasiones tristes, que tiene como trasfondo la crisis, o, mejor dicho, “la crisis al interior de la crisis”, aquella de la universidad, dentro de la más amplia crisis financiera y política, como se notó o se dio desde el 2008.

Quiero recalcar, que estoy presentado los primeros resultados sobre mi investigación, que tiene que ver con la actualidad de las pasiones tristes, en el trabajo cognitivo; la misma se encuentra todavía en sus inicios, como también en el agravamiento de la crisis económica; de hecho, ofrece un punto de vista privilegiado, sobre el tema, más amplio de la relación, entre emociones – pasiones y su funcionamiento social.

Otro tema interesante, tiene que ver con la envidia ausente, que hace referencia, a los estudios sociológicos sobre la envidia, o aquellos sobre la teoría del, management, de inmediato aparece entonces, un coro de quejas, por la falta o escasez de contribuciones sobre el tema; es tratado por autores que, a diferencia de otros que lo señalan, y considerando que es fundamental, para comprender las motivaciones encubiertas, en la cooperación laboral.

La cobarde envidia, es tema omitido; un poco, como esas historias familiares que se pueden evocar, porque significaría poner en discusión, el sentido de un determinado vínculo, mostrando los límites, los errores, las perversiones y fundamentando, las razones por las cuales, se rehuye.

Según De Nardis en un texto del año 2000, explica que no se “destaca” en los estudios sociológicos, se debe antes que, por su invisibilidad, a la amenaza que significa, para las mismas ciencias sociales; en la épica sociológica no lo ha tratado, es cierto; la envidia de hecho emerge, como la fealdad que tiende a destruir el objeto mismo de la sociología y su legitimidad para existir como ciencia: la sociedad y la posibilidad de cohesión/integración, sobre todo en términos de solidaridad.

Toda esta investigación, me lleva a recordar lo vivido en empresas multinacionales, nacionales, en colegios, universidades, en los entes territoriales, en donde analicé con propiedad, que cuando personas inescrupulosas alimentadas con la cobarde envidia, actúan utilizando términos coloquiales;  pisándoles la manguera a quienes ocupan cargos de prestigio, para tratar de llegar a ocuparlos, sin el lleno de los requisitos morales y profesionales, sino por la experiencia del chisme y la cobarde envidia.

Estos personajes maquiavélicos, merecen no haber nacido, porque se han convertido en las escorias de la sociedad, y quienes actúan a la sombra de seres utilizados como idiotas útiles para tal fin; son los que tienen algún acceso, ante los directivos de las instituciones nombradas anteriormente. ¡A quien le caiga el guante, que se lo chante!

“El mayor castigo que pueda imponerse               
a la envidia, es el desprecio,                                  
hacerle caso, es permitirle saborear,                                 
un síntoma de victoria”.                                          
Ignacio Manuel Altamirano.                                    
                      
“A la sombra del mérito,                                        
se recrea la envidia”.
Leandro Fernández de Moratín.

“La envidia de la virtud,
hizo criminal, a Caín.
Hoy el vicio, es lo se envidia más”
“Antonio Machado.
Proverbios y Cantares – X.

“Donde reina la envidia,
no puede vivir, la virtud,
ni donde hay escasez,
de liberalidad”
Miguel de Cervantes.      
 
Publicacion: Miercoles 18 de Julio de 2018 
 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

La Neurociencia en el proceso de enseñanza - aprendizaje (I) Por: Mg. Jaime Zafra Bueno

La Neurociencia en el proceso de enseñanza - aprendizaje...

Publicacion: Miercoles 13 de Febrero de 2019 

Colombia te llevo en mi corazón Por: Mg. Jaime Zafra Bueno

Colombia te llevo en mi corazón Por: Mg. Jaime...

Publicacion: Jueves 24 de Enero de 2019 

Los MOOCs una tendencia en la educación virtual Por: Mg. Jaime Zafra Bueno

Los MOOCs una tendencia en la educación virtual Por:...

Publicacion: Miercoles 29 de Agosto de 2018 

La importancia del e– learning en la educación virtual Por: Mg. Jaime Zafra Bueno

La importancia del e– learning en la educación virtual...

Publicacion: Viernes 24 de Agosto de 2018 
 
 

Back to Top