La semilla de la “Falla” Por: Braulio Mantilla | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
Tribuna Politica por Rafael Serrano Prada | OPINION | EL FRENTE
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 

Opinión - Columnistas


La semilla de la “Falla” Por: Braulio Mantilla



La semilla de la “Falla” Por: Braulio Mantilla  | EL FRENTE
La Feria de Bucaramanga de ese año, se vio engalanada al igual que el año anterior, por una inmensa escultura de más de 15 metros de alto, que fue ubicadas en la plaza Luis Carlos Galán. Así mismo, algo más de 10 carrozas fueron exhibidas durante el tradicional desfile, poniendo un importante toque de jerarquía tanto a este evento en particular, como a la feria en general. El tema de la figura principal ubicada en la plaza Galán fue el Páramo Santurbán, incorporándose así a la defensa del patrimonio natural de la región. Las carrosas, de otra parte, hicieron lo suyo. Las componente y temáticas patrimoniales fueron diseñadas y elaboradas a partir de aspectos como el ferrocarril, la aviación, el Atlético Bucaramanga, los aires folclóricos locales, personalidades como Eloy Valenzuela, incluyendo las formas étnicas Guanes entre otros. Se nota la formación en historia del director del Instituto Municipal de Cultura: Néstor Rueda, quien es el que ha estado liderando, tras la escena, todas estas hazañas.

En el proceso de construcción de estas contundentes figuras, tuvieron la oportunidad de participar diferentes artistas y artesanos descendientes de diferentes partes del departamento de Santander. El selecto grupo de integrantes que pudo hacerse a un cupo en el proceso de formación de este exigente arte, que consiste en construir estas figuras gigantes, que se denominan “Fallas”, descendientes de Valencia España, pudo lograr su selección a través de una convocatoria muy generosa que logró reunir a más de 40 “obreros”. Es así que soñadores como Mauricio Oriasti Sosa, descendiente de malagueños, barboseños, fue uno de los seleccionados para participar en el proceso de construcción de las enormes esculturas. Él es tecnólogo en artes visuales de EAFIS. Pero sobre todo ha sido un soñador, que, sin proponérselo, desde su niñez llevó todas estas inquietudes en su espíritu. En estas dos versiones, tanto la del año anterior, como la presente, considera que ha sido una magnífica oportunidad de fortalecer y propulsar sus saberes.
 
Entre los seleccionados se encuentra una buena variedad de artistas, humanistas, artesanos y creadores que pudieron acceder a este proceso de creación. Estos artistas tuvieron la oportunidad de aprender dicha técnica sin ningún costo. Por el contrario, pudieron contar con algunos auxilios para cubrir los gastos básicos, facilitados por el IMCT. Denis una historiadora de la UIS, que se mueve en diferentes labores del mundo de las artes plástica, pudo acceder en esta segunda etapa, ya que el año anterior consideró que no tenía los requisitos. Este año se atrevió y encuentra que estas dinámicas expanden su asimilación.

Ella igualmente es descendiente de habitantes de poblaciones de Santander. Pinta, hace modelaje para pintores, se la juega a varias exploraciones, y de manera muy hermosa asume la alternativa que le presenta su vitalidad. No solo se siente dichosa de haber participado en esta experiencia, sino que es consciente de las posibilidades que le depara en cuanto a lo aprendido, como en su hoja de vida. 

Así mismo, Jorge Cáceres, oriundo de Arauca, pero radicado en Bucaramanga hace más de una década, ya estuvo el año anterior en la creación de las Fallas. Ve que en esta ocasión las cosas le van dando un mayor perfeccionamiento a su proceso de asimilación. Lo que más le llamó la atención fue la dimensión de la escala. De hecho, el año anterior tuvo la oportunidad de haber trabajado en Bruselas, Bélgica, en un proyecto similar.

De la misma manera, después de haber participado de la creación de la Falla de las ferias, Marisela Vela, descendiente de Pavo Real y Suaita, de igual manera considera que haber participado en este proceso creativo, le ha dado bases determinantes para su proceso creativo. Sus juegos de niña creativa y su indagación en la expresión artesanal ya madura, se ven hoy fortalecidos.

Así, el laboratorio de este proyecto dirigido por el Español Tony Fornes se convierte en el germen de una semilla de nuevas realidades en la región. La semilla creativa de la lúdica que se hace forma; la dicha para lo que en Foucault se denomina Fiesta, es decir comunidad en tiempos de celebración, en tiempos de identidad. Una identidad no conservadora, sino preservadora.  
 

 
Publicacion: Miercoles 10 de Octubre de 2018 
 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

Se cierra el telón cultural Bumangués 2018 Por: Braulio Mantilla Meza

Se cierra el telón cultural Bumangués 2018 Por: Braulio...

Publicacion: Miercoles 12 de Diciembre de 2018 

Atentando contra los Estímulos a la Creación en Santander Por: Braulio Mantilla

Atentando contra los Estímulos a la Creación en Santander...

Publicacion: Martes 4 de Diciembre de 2018 

La semilla de la “Falla” Por: Braulio Mantilla

La semilla de la “Falla” Por: Braulio Mantilla

Publicacion: Miercoles 10 de Octubre de 2018 

Lectura, Sentido y Pensamiento Por: Braulio Mantilla Meza

Lectura, Sentido y Pensamiento Por: Braulio Mantilla Meza

Publicacion: Martes 17 de Julio de 2018 
 
 

Back to Top