Juan Gabriel Vásquez y sus demonios Por: Efraín Fandiño López | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 


Opinión - Columnistas


Juan Gabriel Vásquez y sus demonios Por: Efraín Fandiño López



Juan Gabriel Vásquez y sus demonios Por: Efraín Fandiño López | EL FRENTE La semana pasada, me topé en el aeropuerto con Canciones para el incendio, la nueva obra de Juan Gabriel Vásquez. Inicialmente pensé en hacer caso omiso del ejemplar, puesto que las últimas obras literarias del escritor bogotano no me convencieron del todo y no quería invertir en un producto que me generara molestia luego de la lectura. Sin embargo, me percaté en uno de los paratextos de que se trataba de un libro de cuentos y la vaina cambió: lo que me encontré fue una de las mejores obras literarias del autor en años, en la que encontramos un compendio de los demonios y obsesiones ya vistos en ensayos, artículos de prensa y obras literarias.

Cada relato parecía seguir los derroteros señalados por Vásquez en su ensayo Apología de las tortugas con personajes “desprovistos de telón de fondo, solitarios o marginales” los cuales, en una corta extensión de texto, pasan por algún pedazo de sus vidas que los conduce ineluctablemente a una epifanía, una verdad “dentro de las reglas de juego que ha impuesto el propio cuento a sus desdichados protagonistas”.  

Vásquez nos recuerda también su ensayo El arte de la distorsión, puesto que toma reminiscencias de su vida antes de la fama para convertirlos en literatura. Así, El último corrido es el recuerdo de su pequeño viaje con los Tigres del Norte sobre el que habló en su conversación con Mario Jursich en el Hay Festival 2012 (una de las charlas más aburridas que recuerde, en la que el autor parecía más un humorista para las señoras “divinamente” que un conocedor de literatura). En Las malas noticias partimos de unas bellas reflexiones sobre la París del autor que yo o cualquiera de los que hemos hecho ese pasaje naif por la capital francesa podríamos firmar y en la primera página de El aeropuerto se condensan las difíciles condiciones por las que pasamos muchos de los extranjeros en París (aceptando trabajos que no haríamos en nuestro país de origen).

Y así, en pequeños relatos que pueden ser leídos de una sentada, nos encontramos con microhistorias que ocurren mientras la rueda de la historia de Colombia sigue andando: cuentos desdichados y hechos que en realidad no eran lo que parecían ser. La relación de Vásquez con el pasado y la historia vuelve en la forma de un veterano de la guerra de Corea que habla más de la cuenta, o de las consecuencias de una persona que fue a prestar servicio militar por culpa de la primera letra de su apellido y nunca volvió. Y no hablemos de esa pequeña joya que es el relato que le da el nombre al libro, cuyo inicio me hizo temer que terminaría siendo una versión pequeña de La forma de las ruinas, pero terminó en algo muchísimo mejor.

Por tanto, en este libro de cuentos nos encontramos con todos esos azares que se salen de nuestras manos y nos llevan, a través de la palabra escrita, a un descubrimiento personal o social que intenta darle una respuesta a alguna de esas zonas grises del alma humana.

Errata: La semana pasada dije que Duque había trabajado en el Banco Mundial, cuando en realidad lo había hecho en el Interamericano de Desarrollo y reconozco mi error. Para mí todas esas entidades—lejos de estas tierras, llenos de (esa plaga de nuestros días llamada) tecnócratas y burócratas que nos imponen medidas que no les aplican a los países poderosos— son prácticamente iguales. Sus funcionarios también.

Publicacion: Miercoles 26 de Diciembre de 2018 
 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

¿Y la universidad para qué? Por: Efraín Fandiño López

¿Y la universidad para qué? Por: Efraín Fandiño López

Publicacion: Miercoles 8 de Mayo de 2019 

Cine con gran C Por: Efraín Fandiño López

Cine con gran C Por: Efraín Fandiño López

Publicacion: Martes 30 de Abril de 2019 

Inteligencia artificial: un tren que se aleja con los días Por: Efraín Fandiño López

Inteligencia artificial: un tren que se aleja con los...

Publicacion: Miercoles 24 de Abril de 2019 

Inteligencia artificial y las preguntas equivocadas Por: Efraín Fandiño López

Inteligencia artificial y las preguntas equivocadas Por: Efraín Fandiño...

Publicacion: Miercoles 10 de Abril de 2019 
 
 

Back to Top