Señor Empresario Por: José Caicedo Solano | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 


Opinión - Columnistas


Señor Empresario Por: José Caicedo Solano



Señor Empresario Por: José Caicedo Solano | EL FRENTE
El gran impulso que tiene una sociedad para llegar a niveles de desarrollo, está en la gran utopía de tener un pleno empleo. De él, se derivan las variables de la economía que son tener bienes para vender, y tener la capacidad de compra. El Estado, como lo planteaban en los años de mil novecientos, con la teoría neoliberal, era solo un coordinador del bienestar humano a través de la seguridad (tener un estado en orden) con la fuerza pública.

Hoy sabemos que mucha fuente de empleo la entrega el estado, teniendo gente en su aparato burocrático, pero lo más importante, es promoviendo obras de desarrollo social a través de los contratistas, que no son más que la empresa privada. Por eso se debe llevar una sana contratación a fin de encontrar la máxima calidad en el producto o servicio ejecutado, dentro de los parámetros de honestidad y respeto por las personas. Doy como ejemplo, cómo, algunos miserables, entregaban comida podrida en los contratos del PAE.

Si la empresa privada, tiene orden, sabiduría, con elementos claves de cómo servir mejor al consumidor, se contrarrestaría el “amaño”, en los contratos y licitaciones con el estado, en donde la utilidad se la tiene que repartir con el ejecutivo general, algunos secretarios y el entregador del dinero. Es una cuestión de ética. Se tiene que abolir aquello de tener el poder en el estado para, llenarse con ganancias fraudulentas. Hay muchas obras, que fácilmente, se pueden repartir entre diez o veinte contratos, sin que se afecte la calidad del mismo.

Así, por ejemplo, la pavimentación de Bucaramanga, que se reclama a gritos enteros, puede adjudicarse a varios proponentes, y en lapso rápido se tendría una mejor ciudad, y unos ingresos bien distribuidos en una población que constituye una mano de obra semicalificada.

La dinámica, está, señor empresario, en poner, no un granito de arena, sino una gran roca de calidad para beneficio compartido, en donde al final lo que cuenta es la sostenibilidad social. Sabemos muy bien, que, si no hay ingreso formal, se sube la delincuencia, con atracos, robos etc., y por ende el deterioro social. Algunos consideran que todo ya está hecho. Pero en una sociedad que tenga valores de amor para con los conciudadanos, cada minuto que pasa, es un comienzo de mejorar lo ya establecido.

El Estado debe contribuir con el desarrollo empresarial, tendiéndolo la mano en contribuciones e impuestos moderados, a fin de que haya más empleo en la empresa privada y por ende se vaya desmontando la gran cantidad de empleos oficiales, que no son nada productivos.

Varias veces lo he dicho, que conozco muchos, pero muchos microempresarios, sin mucha formación universitaria, que ganan entre cinco y seis millones mensuales, muy por encima de un cargo burocrático. Ingreso y empleo son las areminas hacia la prosperidad.

Publicacion: Viernes 18 de Enero de 2019 
 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

Señor empresario Por: José Caicedo Solano

Señor empresario Por: José Caicedo Solano

Publicacion: Viernes 12 de Abril de 2019 

Señor empresario Por: José Caicedo Solano

Señor empresario Por: José Caicedo Solano

Publicacion: Viernes 5 de Abril de 2019 

Señor empresario Por: José Caicedo Solano

Señor empresario Por: José Caicedo Solano

Publicacion: Viernes 29 de Marzo de 2019 

Señor empresario Por: José Caicedo Solano

Señor empresario Por: José Caicedo Solano

Publicacion: Sabado 23 de Marzo de 2019 
 
 

Back to Top