Eduardo Toledo Ramírez (Q.E.P.D.) un ejemplo perenne Por: Luis Alfredo Bonza | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
Tribuna Politica por Rafael Serrano Prada | OPINION | EL FRENTE
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 


Opinión - Columnistas


Eduardo Toledo Ramírez (Q.E.P.D.) un ejemplo perenne Por: Luis Alfredo Bonza



Eduardo Toledo Ramírez (Q.E.P.D.) un ejemplo perenne Por: Luis Alfredo Bonza | EL FRENTE
Hace 10 años fue la partida a la vida celestial, de un pedagogo del periodismo colombiano, nuestro gran amigo, maestro, periodista, Eduardo Toledo Ramírez q.e.p.d., quien nació para la prensa escrita en un escenario tipográfico entonces, La Linotipia o Linotipo, creada en 1884 por el inventor alemán Ottmar Mergenthaler, cuyo oficio era mecanizar el proceso de composición de un texto, en el año 1970 el conjunto de técnicas la reemplazó.

Recordar es vivir. Su vida fue el periodismo escrito y radial donde los micrófonos Philips eran la usanza en su periodismo hablado; creció en la información rasgueada entre cajistas, lingotes y plomo procesado, para entregar su material periodístico elaborado en máquinas de escribir Olivetti, Remington, Underwood, Corona, para que el linotipista efectuará el proceso de impresión. Su existencia entregada al periodismo diáfano, digno, veraz, que lamentablemente hoy no existe porque el periodista de la academia en un 80% negocia, el avance de la tecnología permite escribir lo que quieran, pudiendo después cambiar lo redactado, en otrora lo escrito así quedaba por el proceso acompañado de lealtad al leedor.

Fue Eduardo Toledo Ramírez un adalid de la comunicación fidedigna, responsable, sensata. Me cansaría de mencionar los ponderables adjetivos por su postura periodística, subrayar los medios de comunicación hablados, escritos, donde laboró nuestro gran ausente, en nuestra ciudad, a nivel país sería digno de aplauso.

Su concepción periodística nunca cambio, respetó a todo el mundo y se hizo respetar;  rememorar su paso por el Periódico El Frente cruzando conceptos con nuestro Director Rafael Serrano Prada, con otros importantes periodistas de la vieja guardia, recordar su tránsito por el diario El Deber de Eduardo Toledo Ramírez, quien fuese la energía para mantener viva la existencia del periodismo cabal, hombre probo de reconocidos valores intelectuales, morales, de servicio, su estilo periodístico inconfundible revelaba con exactitud los hechos, nunca tergiverso la noticia, la nutría de arbotantes para consolidarla, por ello su vida en el periodismo fue sin tacha, su léxico fértil comprometido con la verdad.

Ha pasado una década donde quienes conocimos de cerca al titán de la información, le extrañamos como sucede en el seno de su familia donde su esposa, hijas, hijos, nietos, y distinguida familia, añoran su presencia, ya que fue ejemplo de vida, constancia, responsabilidad, amor por ellos. En el periodismo radial instituyó el “Tinto Político” programa este, donde le tocó decir muchas crudezas, que sirvieron para descorrer a quienes en ese entonces ya marcaba el itinerario de la corrupción.

Eduardo Toledo Ramírez, fue un periodista polifacético en el departamento de Santander, su erudición lo llevó ajetrear en lo deportivo, lo noticioso, lo político, lo social, por ello, no hay duda que Colombia perdió a uno de sus más grandes promotores de la cultura del periodismo. Sin pasar por las aulas de la academia, le alcanzó la Universidad de la vida, cuando ser empírico denotaba un gran valor; hoy existe un periodista norteño de la academia, que odia al periodista empírico e independiente  por su progreso, por ello lo del gran Santander no conjuga, pensar se conocen egresados de las “U” mediocres en el oficio; lastima grande no hubiesen aprendido la enseñanza dejada por Eduardo Toledo Ramírez, como fue su bizarría, rectitud, ética, señorío, decencia, investigación, en el periodismo transparente blandido al empirismo.

Lo escrito en esta columna es parte del  breviario de un gran ser como Eduardo Toledo Ramírez, quien se nos adelantó en el camino hace 10 años, dejándonos su sindéresis como huella inmodificable del recorrido que deben hacer los periodistas, cuya oficio cristalino debe ser la impronta que identifique al verdadero informador, no quienes con título o no, extirpan la credibilidad de nuestra actividad, que seguirá siendo mancillada por quienes su periodismo es vergonzoso, politizado, negociado, miserable…para  ¡callar!, que siempre reprobó nuestro recordado Eduardo.

“El lenguaje de la verdad es sencillo” Séneca.

Publicacion: Martes 5 de Febrero de 2019 
 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

Topocoro afectó el medio de vida de los más pobres Por: Luis Alfredo Bonza

Topocoro afectó el medio de vida de los más...

Publicacion: Martes 5 de Marzo de 2019 

Delthac 1 Seguridad: celadoras despóticas... y un jefe peor Por: Luis Alfredo Bonza

Delthac 1 Seguridad: celadoras despóticas... y un jefe peor...

Publicacion: Martes 26 de Febrero de 2019 

Conceptuar sin razón…ruindad de incapaces Por: Luis Alfredo Bonza

Conceptuar sin razón…ruindad de incapaces Por: Luis Alfredo Bonza

Publicacion: Jueves 21 de Febrero de 2019 

Todo señor todo honor: las charreteras son de Policía Por: Luis Alfredo Bonza

Todo señor todo honor: las charreteras son de Policía...

Publicacion: Martes 19 de Febrero de 2019 
 
 

Back to Top