Hipocresía y doble moral Por: Héctor Gómez Kabariq | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 


Opinión - Columnistas


Hipocresía y doble moral Por: Héctor Gómez Kabariq



Hipocresía y doble moral Por: Héctor Gómez Kabariq | EL FRENTE
Fumar cigarrillo hace daño a la salud y por ello los fabricantes están obligados a poner en las cajetillas gráficas y avisos aterradores de advertencia sobre este particular. Pero el azúcar también hace muchísimo daño a la salud y sus fabricantes no son obligados a poner ningún aviso en los empaques.

Tomar gaseosa, sobre todo en los niños, también afecta gravemente la salud, pero sus fabricantes no son obligados a poner ninguna advertencia en las botellas.
El asbesto que se usa especialmente en la fabricación de tejas para la industria de la construcción, (hasta el gobierno las usa en las viviendas de interés social), es un veneno que mata a los seres humanos. ¿Por qué no prohíben su fabricación?
El glifosato mata a los seres humanos y daña los cultivos alimenticios, pero el gobierno sigue usando este químico en las fumigaciones aéreas y manuales para erradicar la coca.

El humo que expelen los exostos de determinados vehículos automotores, (sobre todo los buses viejos de servicio público), genera serios daños a la salud. Pero las autoridades permiten la circulación normal de estas chimeneas ambulantes.

Las bolsas plásticas contaminan el planeta y por eso a nivel mundial existe una campaña para que nadie las use. ¿Por qué les trasladan este problema a los usuarios en lugar de ordenar el cierre y clausura de todas las empresas que las fabrican?
Lo que llaman “fiestas taurinas” o “corridas de toros” es un espectáculo que tortura salvajemente a animales sintientes y que incita a la violencia, pero en Colombia no las prohíben bajo el cuento chimbo de que hacen parte de la “cultura nacional”.

Todos los colombianos que poseen bienes inmuebles están obligados a pagar un impuesto llamado predial, pero la iglesia católica no está obligada a pagar ningún impuesto por las mansiones que llaman “casas curales” y “casas episcopales” en las cuales residen los curas. A regañadientes puede aceptarse que no paguen impuestos por los templos, pero deberían pagar por las mansiones dedicadas a la vivienda de los sacerdotes.

Los anteriores párrafos, (podríamos seguir citando muchos otros casos), son apenas una demostración de la hipocresía y de la doble moral que aplican los gobernantes y los gobiernos. Siempre se administra y se legisla en contra del pueblo-pueblo y en favor de los poderosos y de quienes financian las campañas de los gobernantes.

Publicacion: Jueves 7 de Febrero de 2019 
 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

Pecadores que absuelven Por: Héctor Gómez Kabariq

Pecadores que absuelven Por: Héctor Gómez Kabariq

Publicacion: Jueves 23 de Mayo de 2019 

¡¡Rodolfo volverá a ganar!! Por: Héctor Gómez Kabariq

¡¡Rodolfo volverá a ganar!! Por: Héctor Gómez Kabariq

Publicacion: Jueves 9 de Mayo de 2019 

Los engaños electorales Por: Héctor Gómez Kabariq

Los engaños electorales Por: Héctor Gómez Kabariq

Publicacion: Jueves 2 de Mayo de 2019 

¡Que los deporten! Por: Héctor Gómez Kabariq

¡Que los deporten! Por: Héctor Gómez Kabariq

Publicacion: Jueves 25 de Abril de 2019 
 
 

Back to Top