Señor empresario Por: José Caicedo Solano | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 


Opinión - Columnistas


Señor empresario Por: José Caicedo Solano



Señor empresario Por: José Caicedo Solano | EL FRENTE
Parece percibirse en nuestro querido país, Colombia, que, en estos días, existe un borborigmo, en donde se disparan malos sonidos, malestar de procesos, producto de una “comida” ingerida en mal estado o con un deficiente estómago que no tiene los elementos necesarios para procesar bien la digestión.

La parte de rentabilidad bruta de las empresas, otrora, en casi un treinta por ciento, se ha venido abajo, sobre todo en la industria de producción y trasformación.  Eso indica que la aceleración de la economía o riqueza de la masa social de los seres humanos de la nación, crece a pasos cortos, menguada con los altos impuestos directos e indirectos que impone el estado (estómago), sin otra razón que son para  las finanzas en sí mismas  del aparato burocrático, no dejando capacidad de consumo adicional, que refuerce la dinámica de ventas, como es el caso de altas retenciones en la fuente, y como lo quiere falsamente imponer este gobierno con el método simple, que es pagar más de lo tradicionalmente tasado y por adelantado.

Por otro lado, el estado (estómago), parece débil, porque su bancada no lo apoya en porcentaje de mayoría, los partidos sin cuota burocrática, también lo dejan remando con un solo canalete y los sindicatos, las mal llamadas minorías étnicas (indígenas), piden más de lo que razonablemente puede medirse como justo. Entonces, ese borborigmo, tiene paralizada a media nación, con la celebración muy seguramente de los “politiqueros de izquierda”, que ven en el caos, como su recipiente, de aguas turbias, con promesas de volverlas cristalinas.

Da la impresión de encontrarse, en este país democrático, un libertinaje, en donde la fuerza del poder, llámese con armas o sin ellas, no tienen la capacidad para resolver, seguramente por mucha tolerancia o por incapacidad de los funcionarios, que viene a ser lo mismo. Un progreso democrático, no funciona con un “miedo del estado”. Los derechos, no son volver arenilla lo majestuoso de lindos rascacielos que dan calor a la alegría de vivir.

Señor empresario, que este maremágnum de mala digestión pública, no incida en el ambiente reluciente de nuestras empresas, como lo están encaminando las malas planificaciones de las hidroeléctricas de Santander y Antioquia, que han llevado a la ruina a mucha población económicamente activa, y haciendo un desierto los grandes recursos naturales y los coloridos paisajes. La luz mental del empresario, hay que llenarla con una gran dosis de nuevas ideas, conjugándose en ello, el “buen estado o gobierno”, la banca con su “feria del crédito”, muy buena, por cierto, y la suma de nuevas alternativas traídas de todos y cada uno de los ejecutivos o empleados de la institución.

Publicacion: Viernes 5 de Abril de 2019 
 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

Señor empresario Por: José Caicedo Solano

Señor empresario Por: José Caicedo Solano

Publicacion: Viernes 10 de Mayo de 2019 

Señor empresario Por: José Caicedo Solano

Señor empresario Por: José Caicedo Solano

Publicacion: Viernes 3 de Mayo de 2019 

Señor empresario Por: José Caicedo Solano

Señor empresario Por: José Caicedo Solano

Publicacion: Viernes 26 de Abril de 2019 

Señor empresario Por: José Caicedo Solano

Señor empresario Por: José Caicedo Solano

Publicacion: Viernes 12 de Abril de 2019 
 
 

Back to Top