La ecología como religión Por: Antonio José Díaz Ardila | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 


Opinión - Columnistas


La ecología como religión Por: Antonio José Díaz Ardila



La ecología como religión Por: Antonio José Díaz Ardila | EL FRENTE Sin duda el principal reto que enfrenta la humanidad es su supervivencia, existe un consenso entre los científicos e investigadores que consideran que la indiferencia, ya rayada en irresponsabilidad  de los dirigentes del mundo, siempre manejados y presionados por las todo poderosas  multinacionales, que sólo valoran el incremento de sus enormes ingresos, no permite tomar decisiones que impidan seguir por el nefasto camino de la destrucción ambiental, que nos está llevando a una catástrofe que amenaza nuestra supervivencia en el planeta y en el inmediato futuro, una reducción sustancial de la calidad mínima de vida.

Las cifras ya no conmueven por la impotencia del ciudadano común en controlarlas y además que se volvieron rutinarias: Desaparición de cientos de especies, reducción del agua potable, contaminación ambiental en todos los niveles, cambio climático y una proliferación universal de nuevas enfermedades con el resurgimiento de otras que estaban superadas. Pero todas estas tragedias que ya estamos viviendo, se incrementarán de manera dramática para las próximas generaciones, que ya se vienen privando de la calidad ambiental de muchos ríos y bosques de hace décadas.

Ya desde fines del siglo XVIII y principios del XIX, el científico inglés Thomas Malthus había planteado la destrucción por sobrepoblación, la palabra ecología fue manejada casi dos siglos sólo en medios académicos y fue el Presidente norteamericano Richard Nixon, quién en los primeros años de la década del setenta la popularizó y la llevó al lenguaje común, para convertirla en lo que para muchos hoy es la religión de la supervivencia, compromiso con las futuras generaciones. Si bien hoy existen miles de movimientos ecológicos alrededor del mundo, de diversas orientaciones, y la comunidad científica y Naciones Unidas lo dicen, no se ha logrado definiciones públicas eficaces

Si la historia de las religiones es la esencia del hombre en querer trascender a la muerte, huir de la normal terminación de la vida y con las religiones logramos soñar con la vida eterna, con este mismo criterio debemos acoger a la ecología como la nueva religión de la humanidad, que nos permitirá que las futuras generaciones permanezcan.

Nuestra civilización debe adquirir consciencia de su trascendentalidad por medio de la ecología, para poder subsistir en los próximos siglos.

En el caso nuestro, Bucaramanga, estamos llegando a niveles de contaminación del aire que ni siquiera tienen muchas ciudades realmente grandes e industrializadas. Nuestros controles son más aparentes que reales, por ejemplo, con el Pico y Placa hacemos semestralmente un sacrificio a la ecología, pero nadie responde qué objetivo tiene y qué se logra. En la última jornada se demostró que la reducción de la contaminación fue casi nula. ¿Qué medidas concretas proponen los próximos alcaldes que van a tomar en nuestra zona metropolitana en este campo ambiental?
Email: antdiaza@hotmail.com



Publicacion: Jueves 4 de Julio de 2019 
 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

26.000 hogares Por: Antonio José Díaz Ardila

26.000 hogares Por: Antonio José Díaz Ardila

Publicacion: Martes 20 de Agosto de 2019 

“Adiós al amigo” pura emoción escénica Por: Antonio José Díaz Ardila

“Adiós al amigo” pura emoción escénica Por: Antonio José...

Publicacion: Martes 13 de Agosto de 2019 

Foro de Turismo en Barichara Por: Antonio José Díaz Ardila

Foro de Turismo en Barichara Por: Antonio José Díaz...

Publicacion: Martes 6 de Agosto de 2019 

Violencia, generadora de más violencia Por: Antonio José Díaz Ardila

Violencia, generadora de más violencia Por: Antonio José Díaz...

Publicacion: Jueves 1 de Agosto de 2019 
 
 

Back to Top