Defendiendo ausentes Por: Kelly Johana Cárdenas | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 


Opinión - Columnistas


Defendiendo ausentes Por: Kelly Johana Cárdenas



Defendiendo ausentes Por: Kelly Johana Cárdenas  | EL FRENTE
Dentro de nuestra labor como apoderados dentro de cualquier caso en particular nos encontramos con escenarios problemáticos, trágicos y algunos curiosos, pero dentro de todas las dificultades que atravesamos para poder ejercer adecuadamente nuestra labor, hallo como principal, la ausencia de los usuarios que tras cometer actos configurados como ilegales, deciden evadir por completo la responsabilidad hasta el punto de prácticamente desaparecer.

Casos de este tipo son comunes en materia penal, donde una vez sustituidos los procesos o allegados los oficios por parte de las respectivas entidades, hacemos el papel no solo de abogados sino también de investigadores, tratando de realizar maniobras de búsqueda a través de cualquier medio para obtener tan siquiera un poco de información que nos permita asistir ante los juzgados con una defensa sólida. Es un esfuerzo realmente agotador e infructífero, puesto que, una vez llegada la hora de la audiencia, todo el proceso previo de preparación, además de ser precario por la falta de elementos detallados, supone una falla en la defensa resultado de esto.

Asistir a una diligencia se convierte en un campo de batalla, donde mínimamente convencido de tu teoría, te enfrentas a los hechos testificados por la víctima y su material probatorio. Todo se convierte en una continua recolección de datos, dándote cuenta minuto tras minuto que nada de lo que llevabas dispuesto a presentar encaja a la perfección con lo que se está declarando, falla tu teoría del caso, empiezas a poner a prueba, en tiempo real, tus conocimientos interrogando, contrainterrogando, anotando, todo en un solo instante.

Aquí entra la sensatez; lo correcto sería detener todo, solicitar un aplazamiento de la audiencia y revisar minuciosamente lo que has recolectado, pero todo juega en contra cuando esa misma audiencia en la que te encuentras ya ha sido cuatro o cinco veces suspendida y el juez no desea darle más largas al asunto ante la evidente ausencia del acusado sumada a tu imposibilidad para hacerlo comparecer.

No hay testigos, no hay documentos, solo tu conocimiento, los datos que casi como investigador privado has recolectado, una teoría precaria de los hechos y todos los aportes realizados por la Fiscalía que has captado. Todo se desmorona, la impotencia, nerviosismo, y a veces el fracaso, se adueñan de nosotros, aun sabiendo que nuestra labor llega hasta el veredicto, se materializa la ansiedad de esperar lo resultante tras defender personas que jamás vimos.

Solo son dos los posibles resultados, absolución o condena, todo un proceso apostándole a lo incierto, a que no puedan desvirtuar la presunción de inocencia tan arraigada a nuestro sistema penal; si tu usuario resulta absuelto, terminas con un horrible sinsabor y agradeciendo al sistema, pero, si hay una condena, te retiras o te vas hasta la última instancia buscando que pese a todo tu defendido no sea condenado. Como es perceptible, nos encontramos ante una tarea agotadora por no decir más, defendiendo a quienes jamás se harán cargo de sus acciones y dando todo por enaltecer nuestro trabajo como futuros abogados, así sea con personas ausentes.

Publicacion: Miercoles 10 de Julio de 2019 
 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

Mala fe negocial Por: Kelly Johana Cárdenas Vera

Mala fe negocial Por: Kelly Johana Cárdenas Vera

Publicacion: Miercoles 11 de Septiembre de 2019 

Crítica social a los hijos Por: Kelly Johana Cárdenas

Crítica social a los hijos Por: Kelly Johana Cárdenas

Publicacion: Miercoles 7 de Agosto de 2019 

Defendiendo ausentes Por: Kelly Johana Cárdenas

Defendiendo ausentes Por: Kelly Johana Cárdenas

Publicacion: Miercoles 10 de Julio de 2019 
 
 

Back to Top