Un códice en la historia falseada (II) Por: Luis Eduardo Jaimes Bautista | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 


Opinión - Columnistas


Un códice en la historia falseada (II) Por: Luis Eduardo Jaimes Bautista



Un códice en la historia falseada (II)  Por: Luis Eduardo Jaimes Bautista | EL FRENTE Continuando con la segunda columna sobre lo que hemos aprendido de historia patria, ante todo la memoria nunca será esquiva que van dejando las generaciones a través del tiempo. Los hechos que se van acumulando en los acontecimientos notariales colectivos, son los que configuran la historia de las naciones. ¿Por qué hasta hoy nos preocupamos por los archivos? No existe el concepto de nación sin la memoria del pasado.

Tomando la lectura de libros que han tenido cierto olor a diablo y otros a incienso purificado, pretendo presentar unas ideas para poder entender estos doscientos años que los colocan los señores gobernantes del estado para recordar la independencia. El 20 de julio de 1810 y la Batalla de Boyacá o Pantano de Vargas en el rio teatinos, 7 de agosto de 1819.

Acontecimientos que venían con una mecha encendida desde la Revolución de los Comuneros, ese cordón umbilical de nuestra historia, que nació en Santander, sangre bravía de indígenas y campesinos, donde se destacó la mujer y que, en literatura histórica, en muy poco lo que se conoce.

Hasta finales del siglo pasado e inicios de este, cuando apareció una Novela del Periodista Luis Eduardo Cadena, fue que empezamos a darnos cuenta que había sucedido cerca de Charalá, la “Batalla de Pienta”, por la quebrada que pasa por allí. Muy poco se ha escrito y hablado en esta celebración del Bicentenario de Colombia.

El ministerio de Educación Nacional realiza para el Bicentenario lo que está en la ideología del Estado. Los historiadores, se han quedado mudos, la academia de historia, con sus sapiencias no ha impreso libros que vayan a los muchos que nunca y jamás van a conocer la historia patria. No se percibe un movimiento de auténtica reflexión en el contexto académico, a mi modo de ver no les interesa mucho.

Hoy cuando están en campañas políticas, solo gritan “¡Vivan las élites!, que son los gritos del estandarte del poder; engañando y diciendo mentiras, como ha sucedido desde la supuesta independencia. Esas mayorías que después de 200 años de infamias no ha podido levantarse el Estado Colombiano y los que todavía esperamos reconstruir nuestro pasado para proyectar un porvenir de esperanzas.

Más de dos siglos después, tenemos que decirlo, se sigue desempolvando y aireando ese fósil escrito por los vencedores y sus amanuenses, mientras las mayorías vencidas esperamos el Pascasio Martínez que no se deje corromper por las monedas de los Pablo Murillos. La oportunidad esperada tendrá otra versión para contarla como ha trascurrido nuestra propia historia.

Será que celebramos 200 años de Colombia, libre de las “cadenas del poder español”. Una república, que empezó llenos de envidia, con vicios y excesos de poder que hoy padecemos a la par de la gangrena de los corruptos, genes de una herencia que no se puede curar. Como ciudadanos que algunos analizan lo que es una república, se dan cuenta que nosotros somos una caricatura con disfraz de legalidad. Con solo mirar las guerras que ha padecido, sus causas y consecuencias, nos queda por decir que estamos es deuda de fundar verdaderamente una república, con lo que ello implica, empezando por cambiar a los gobernantes.

Hablaba del Ministerio de Educación Nacional, donde los ministros que han pasado por allí, ni la ellos mismos conocen la historia. De ahí que los programas de educación en el país, en los últimos gobiernos, no han demostrado el interés y buscar desviar la atención comparativamente con otros países en tecnología, informática y capacitación para el trabajo, para estar a tono en el desarrollo, y a la par han ido quitando lo que propicia conciencia ciudadana o critica en los jóvenes, las ciencias sociales, la filosofía, historia y sociología, con una serie de leyes para que no piensen y sean súbditos

Publicacion: Sabado 3 de Agosto de 2019 
 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

Los partos de mula Por: Luis Eduardo Jaimes Bautista

Los partos de mula Por: Luis Eduardo Jaimes Bautista

Publicacion: Sabado 14 de Septiembre de 2019 

La Política… o la politiquería Por: Luis Eduardo Jaimes Bautista

La Política… o la politiquería Por: Luis Eduardo Jaimes...

Publicacion: Sabado 7 de Septiembre de 2019 

¿A dónde va la adolescencia… a la violencia? Por: Luis Eduardo Jaimes Bautista

¿A dónde va la adolescencia… a la violencia? Por:...

Publicacion: Sabado 31 de Agosto de 2019 

La cultura en Ulibro 2019 Por: Luis Eduardo Jaimes Bautista

La cultura en Ulibro 2019 Por: Luis Eduardo Jaimes...

Publicacion: Sabado 24 de Agosto de 2019 
 
 

Back to Top