Señor empresario Por: José Caicedo Solano | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 


Opinión - Columnistas


Señor empresario Por: José Caicedo Solano



Señor empresario Por: José Caicedo Solano | EL FRENTE
Según publicación del periódico El Tiempo, de Colombia, en su edición del pasado 18 de este mes, existió un personaje en Santander, radicado en la ciudad de Vélez, que habló de astronomía y otras ciencias colaterales, con un perfil un tanto científico, dados los tiempos de esa época, que se remontan a los años 1696, más de cien años, antes, que la historia proclamara como el primer científico colombiano a Francisco José de Caldas.

Se trata de Antonio Sánchez de Cozar Guanentá, sacerdote, nacido en Colombia, hijo de un español y una indígena cuyo padre era el cacique Guanentá. Se dice que no tuvo mayor cargo de poder, a lo mejor, por ser hijo de indígena, dado que la religión católica, parece que siempre miró a los indígenas, no como hijos de Dios, sino de la naturaleza común y corriente.

Aquí tenemos que valorar dos cosas: Primero, el original del documento, escrito a mano, en idioma español, en letra, que dicen de primera calidad. Segundo, la preponderancia del contenido, que puede ser objeto de referencia para hacer un estudio científico y tener un parangón con los eruditos del mundo de estas coordenadas históricas.  La gracia del documento, está en que este señor, encerrado en esa provincia veleña, saca su repertorio, sin que hasta ahora se sepa de alguna biografía que tendría a su mano o solo por observación de las estrellas y el firmamento, como lo hicieron Newton y otros tantos.

Nos dejan  una lección , los investigadores , José Gregorio Portilla y Freddy  Moreno, quienes sacan a la luz este descubrimiento,  que en las bibliotecas de este país, y del mundo,  todavía pueden encontrarse lindas visiones escritas en no sé cuántos años  atrás , que pueden ser dorados ,  rescatados  y puestos al servicio de la humanidad.  En las altas bibliotecas de todos los países, no solo se guarda el libro por su contenido, sino que es un “archivo”, de la validez del manuscrito, que anda viviendo a través de los tiempos.

 A veces, aislamos los componentes del giro de los recuerdos, pero se pueden unir, en tener, la biblioteca del pasado del presente y del futro, con el guardar de los documentos (archivo), la colección de piezas de oficina o de producción, (llámese museo), que representa la magnífica memoria de una empresa, ciudad, región o vasto territorio geográfico.

Señor  ejecutivo, vayamos a ese baúl, al menos por curiosidad, y de seguro que podrá encontrar algunas “ morrocotas, no propiamente de oro, pero sí , de un contenido  de aire en su alma, al ver por ejemplo, su primera declaración de renta,  o su primer balance de utilidades, que lo trae al presente  para darle un “empuje“ de sano valor glorioso y gritar a Dios y a su familia, soy un señor empresario.

Publicacion: Viernes 23 de Agosto de 2019 
 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

Señor Empresario Por: José Caicedo Solano

Señor Empresario Por: José Caicedo Solano

Publicacion: Viernes 20 de Septiembre de 2019 

Señor Empresario Por: José Caicedo Solano

Señor Empresario Por: José Caicedo Solano

Publicacion: Viernes 13 de Septiembre de 2019 

Señor Empresario Por: José Caicedo Solano

Señor Empresario Por: José Caicedo Solano

Publicacion: Viernes 6 de Septiembre de 2019 

Señor Empresario Por: José Caicedo Solano

Señor Empresario Por: José Caicedo Solano

Publicacion: Viernes 30 de Agosto de 2019 
 
 

Back to Top