Pos-estrés político en ganadores y quemados Por: Luis Eduardo Jaimes Bautista (J.B.) | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 


Opinión - Columnistas


Pos-estrés político en ganadores y quemados Por: Luis Eduardo Jaimes Bautista (J.B.)



Pos-estrés político en ganadores y quemados  Por: Luis Eduardo Jaimes Bautista (J.B.) | EL FRENTE Hace tiempo pasó la jornada electoral, como lo manda los cánones de la Constitución Política, en el Estado Social de Derecho, defensora de la democracia en nuestro azotado país, Colombia, por las mentiras y la corrupción. No todos piensan que llevamos 200 años de una historia independentista-dependiente con los mismos padres de la patria que tienen una herencia o karma en su ADN de múltiples dolores.

La literatura, como el periodismo, nos da los medios para colocar la imaginación, entre la ficción y la realidad al servicio de la gente (la polis, el pueblo o la ciudadanía). Los resultados que nos mostró la Registraduría Nacional, fue un vuelco total en las caducas generaciones a unas nuevas que se empoderan del poder y la política comarcana. Bucaramanga, como sus municipios del Área Metropolitana, los Concejos están renovados con un ingreso de partidos minoritarios y Alcaldes jóvenes, que posiblemente quieren transformar sus estilos de gobierno.

Este breve relato-columna que expongo ante usted: Crítico, ávido lector o politiquero de la universidad de la calle, es mostrar con palabras lo que los ojos no ven, al ocupar los escaños del poder. Una ciudad olvidada en gobernanza, pobreza, inculta y descomposición social.

El Municipio de Bucaramanga, su y mi Ciudad Bonita, la no cordial pasa y pasa en los años con cantos de cigarras. Llegan los juernes, viernes, fin de semana de parranda –días oficiales de trago y drogas; accidentes vehiculares, riñas, atracos y crecimiento de expendios de alucinógenos en todos los sitios críticos-. La policía, tránsito, organismos de seguridad, llena las bitácoras de las cosas desagradables que son noticias para el pueblo.

Ciudad con pico y placa. Crece el caos vehicular. Se están arreglando las vías. Los desplazamientos desde los diferentes barrios y municipios para llegar a la capital santandereana es un complique, crece el número de motos, carros viejos y nuevos piratas. Los buses de Metrolinea, no dan abasto, muchos se muestran viejos y deteriorados. Los de transporte urbano van llenos como sardinas; no falta el vendedor informal que monta en estos vehículos para ganarse la vida echando su discurso, vendiendo galletas y dulces. Es algo incómodo, pero la gente los soporta. Tiene una ciudad de sobrevivientes y mendigos. El olor a dolor queda en las paradas hasta que se llega, con los pocos que tienen un trabajo, no muy bien remunerado porque los impuestos se los come y los gastos son insoportables con créditos para sostener las familias.

¿Qué esperan de este nuevo concejo? Ya empiezan las alianzas para tener el poder mayoritario de gobernar, sin montar en los buses de la desesperanza desde las esquinas y terminales de los piratas. Observen las esquinas sin semáforos o aquellos que cambian a rojo cuando los que piden limosna se lanzan sobre los carros, limpiando los parabrisas. La invasión de andenes; la circulación de drogadictos y habitantes de calle, se ignorara esa otra Bucaramanga, que jamás la han gobernado.

Sentarse en un parque para ver los desempleados, las prostitutas, los niños desnutridos. Visitar las EPS, IPS, los Centros de Salud, las Clínicas, los Hospitales, las plazas de mercado y muchos sitios donde se ven las necesidades. Los vendedores ambulantes con su poca mercancía al hombro, colocada por un distribuidor, cuenta a gota. Soy un espectador anónimo de ciudad.  Me involucro en un purgatorio al cielo o el infierno, para terminar un día de los que se vienen, en una ciudad triste por los fantasmas de la noche.

Ser la junta directiva de una ciudad, es no llegar a repartir puestos, ni inflarse como sapos, ni seguir con los discursos de la corrupción y las discusiones. Es llegar con inteligencia a planear y planificar la ciudad para el progreso y el desarrollo. Los Nuevos Concejales, tienen ese reto. Trabajar con el Alcalde libre de ataduras de los mentores, con mente propositiva sembrando la cultura ciudadana, mirando que se cumpla las metas de un Nuevo Plan de Desarrollo, pensar con la comunidad en sus necesidades sentidas para solucionarlas con la verdad. Sin promesas y mentiras, dejando a los quemados tranquilos.

Publicacion: Sabado 16 de Noviembre de 2019 
 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

Anarquía, lumpen, vandalismo y violencia Por: Luis Eduardo Jaimes Bautista (J.B.)

Anarquía, lumpen, vandalismo y violencia Por: Luis Eduardo Jaimes...

Publicacion: Sabado 23 de Noviembre de 2019 

Pos-estrés político en ganadores y quemados Por: Luis Eduardo Jaimes Bautista (J.B.)

Pos-estrés político en ganadores y quemados Por: Luis Eduardo...

Publicacion: Sabado 16 de Noviembre de 2019 
 
 

Back to Top