La venta de apartamentos se ha reducido en un 40% en Bucaramanga | Municipios | Santander | EL FRENTE
 
 
 
 
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 


Santander - Municipios


La venta de apartamentos se ha reducido en un 40% en Bucaramanga



La venta de apartamentos se ha reducido en un 40% en Bucaramanga | EL FRENTE Le piden al gobierno una pronta definición de la política tributaria y la reanudación de las obras de la autopista Ruta del Sol. Los nuevos edificios están vacíos.
Gran fotografía de Mario Valderrama Cordero, líder del sector.

Redacción EL FRENTE

El ingeniero Mario Valderrama Cordero es uno de los jóvenes empresarios de la industria de la construcción más aguerridos y trabajadores de Colombia; coautor de las obras de ampliación de la autopista Bucaramanga – Floridablanca; fundador de empresa Tracol, que hace un año montó en el departamento de Cundinamarca la planta procesadora de residuos peligrosos y que tiene en mente muchos proyectos que transformarán la vida del país.

Es el menor de tres hermanos dedicados a la industria de la construcción en Colombia y que actualmente es el líder de la marca ‘Valco’, que construye grandes condominios de vivienda en Bogotá, Cartagena, Bucaramanga, Valledupar, Floridablanca y Girón. En los próximos meses entregará terminados seis edificios en la capital de Santander, que se encuentran en etapa de pre-venta, entre ellos Acqua, Titanio Dos, Reserva Cañaveral y Nevado Tower, para familias de clase media y alta, en la zona metropolitana de Bucaramanga. 

Mario Valderrama es un ingeniero que maneja grandes proyectos y megaproyectos en el país y que quiere pedirle al gobierno nacional y al Congreso de la República, a Senadores y Representantes a la Cámara, que definan cuanto antes la nueva política tributaria, la reactivación del crédito y las grandes inversiones en la malla vial, como la Segunda Etapa de la Autopista Ruta del Sol, que es indispensable para el desarrollo económico nacional. Dice que la elección del presidente, Iván Duque Márquez y de la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, le ha devuelto la confianza a los inversionistas nacionales e internacionales, que quieren ayudar a Colombia. ‘Además contamos con una nueva bonanza petrolera que le servirá de soporte a la ejecución de los megaproyectos viales que requiere el país

¿Hacia dónde apunta la economía colombiana?

El Frente: ¿Qué está pasando con la industria de la construcción? Hay empresarios de la construcción que están devolviendo los proyectos porque no hay liquidez económica en el mercado para la compra de materiales y para pago de trabajadores. Usted habla de la confianza del país en el nuevo gobierno.  ¿Hacia dónde apunta la economía Colombia?

MARIO VALDERRAMA CORDERO: Muchas gracias por esta invitación. Siempre estaremos viniendo a esta casa editorial de El Frente, porque nos agrada también conversar con ustedes y dar a conocer nuestros puntos de vista sobre lo que está pasando y lo que está ocurriendo, y cómo podemos aportar nuestras ideas para mejorar la situación del país y de sus habitantes. Primero que todo hago un recuento de lo que ha pasado durante estos dos últimos o tres años cuando se presentó la caída en los precios del petróleo, que automáticamente redujo el ingreso de dinero a Colombia. 

Se frenó inmediatamente y esto hizo que el dólar se elevara, que la inflación aumentará y que el Banco de la República subiera sus tasas de interés, para darle manejo a la economía.  Estaba claro que en estos últimos dos o tres años se presentara una recesión económica como consecuencia de los bajos precios del petróleo.

Nuestra primera intención fue suspender los proyectos de construcción de vivienda de alto valor comercial porque podríamos tener problemas más adelante. No teníamos calculado hasta donde golpearía a Colombia el fenómeno de la recesión, que fue muy fuerte. Llevábamos 20 años creciendo y ejecutando proyectos, pero vino la recesión del año 98 donde los bancos suspendieron los créditos y vino la quiebra de muchos constructores que sigue teniendo efectos en la economía nacional, cuando empiezan a recuperarse los precios internacionales del petróleo, que le darán un fuerte aliento al nuevo gobierno de Colombia para reactivar la economía.  Pero nunca afrontamos una situación tan difícil como la que estamos afrontando en estos últimos dos años.  En los dos últimos años se siente nuevamente la recesión económica que provoca el recorte del gasto público, con graves efectos sobre la industria de la construcción y la financiación de vivienda.

Estamos sufriendo el coletazo del escándalo de la multinacional brasilera Obedrecht, del escándalo que introdujo nuevas formas de corrupción en la contratación oficial, con efectos inmediatos sobre las obras de construcción de la autopista Ruta del Sol, que le garantizaba trabajo a unos tres mil operarios, en su mayoría santandereanos.  Ante la situación financiera que estamos padeciendo los ciudadanos dejaron de comprar apartamentos y vemos que algunos constructores de gran tamaño o de gran reconocimiento, afrontan problemas financieros porque tienen megaproyectos en curso y pocos compradores.

La venta de apartamentos se vino en caída en un 40% o 50%. Afrontamos situaciones muy complejas, por la falta de financiación y por las elevadas cargas tributarias. Situaciones que deben enfrentarse de una vez y esperamos que el gobierno nacional defina muy rápidamente la nueva política tributaria del país, como lo prometió en su campaña electoral.

Empresas constructoras están pasando aceite

El Frente ¿Las empresas contratistas dedicadas a la construcción y pavimentación de carreteras están en quiebra? 

MARIO VALDERRAMA CORDERO: Estamos esperando lo que prometió el presidente Iván Duque, cuando decía: ‘vamos a utilizar a los empresarios, no como las vacas lecheras que hay que exprimirles todo lo que puedan dar, sino que vamos a mirar cómo favorecer a las empresas y mejorar la inversión social’, porque lo único que se viene haciendo en los últimos dos o tres años es aumentar la carga tributaria, que todos los empresarios estamos padeciendo. Vamos a hablar de dos sectores que se sienten muy golpeados, el sector de la infraestructura, relacionado con la construcción de carreteras y grandes autopistas, y el sector de la construcción de vivienda.

El sector de infraestructura se ha visto golpeado por la quiebra de decenas de empresas que están afrontando procesos de caducidad y de multas.  Son muchos los procesos de quiebra, porque el sector financiero restringió al máximo los desembolsos de crédito. Los bancos decidieron no volver a prestar dinero a los contratistas que trabajan con el sector de infraestructura y súmele a esto los escándalos de corrupción que se han presentado, las caducidades y la falta de normas o leyes para atender situaciones como las que se presentaron en el caso de la Autopista Ruta del So, que, en vez de cederlo a otro operador privado, o en vez de continuar con las obras, como lo hizo Panamá, prefirieron liquidarlo con consecuencias nefastas para el país.

La suspensión de las obras de la autopista Ruta del Sol dejará pérdidas superiores al billón de pesos, porque el gobierno anterior no supo manejar el problema.  El castigo que impuso el sector financiero fue suspender los créditos a los pequeños, grandes y medianos contratistas de las obras de infraestructura. Esto es muy grave porque genera incumplimiento de pago de algunas obligaciones, como el leasing que se otorgaba a la compra de maquinaria para las obras públicas. 

Finalmente, como el gobierno nacional está en tránsito, no pagan las facturas viejas y no hay liquidaciones de obra. En estos momentos el sector de infraestructura trabaja sin anticipos, que es muy grave porque muchas empresas que ganan un contrato y no tienen la capacidad económica para construirla, empiezan a sufrir multas y caducidades e incumplimientos, con cero capitales de trabajo por parte de los bancos. La liquidez de las empresas constructoras depende de los bancos y no de los particulares. Los particulares no captamos dinero y obviamente no podemos prestar ese dinero y las liquidaciones del 10% se volvieron una tragedia, porque la gente no se quiere comprometer, los supervisores no se quieren comprometer, los interventores no se quieren comprometer, las entidades no tienen el dinero disponible y las liquidaciones de obra realizada se demoran entre 6 y 10 meses. Además de la carga tributaria que padece el sector de infraestructura es muy alta.

Las grandes obras están paralizadas

El Frente: Usted dice que la forma cómo se terminó de liquidar el contrato de la Ruta del Sol en el sector correspondiente al departamento de Santander les costará a los contribuyentes colombianos un billón de pesos ¿Cuál era la fórmula?

MARIO VALDERRAMA CORDERO: Era mejor haber continuado, como lo propuso en su momento Corficolombiana. Yo hubiera continuado las obras, habría pagado los perjuicios derivados de la liquidación del contrato con Obedrecht y hubiera terminado las obras. Era mejor terminar las obras. Nosotros, por ejemplo, hemos tenido dificultades en muchas obras. La construcción del Estadio de Barrancabermeja fue una de esas dificultades, pero nosotros preferimos terminarlo y después empezar algún proceso de reclamaciones, porque se hubiera convertido en un elefante blanco, si abandonamos el proyecto. 

Pero cuando se abandonan los proyectos, las obras se quedan abandonadas, como pasó con el proyecto de Metrolínea, en la construcción del intercambiador de tráfico de Floridablanca, denominado ‘Papi quiero Piña’. Entonces, lo mejor era haber terminado la construcción de la autopista Ruta del Sol y empezar con sus reclamaciones.

Pero en este momento el daño económico a la nación por la paralización de las obras de la Ruta del Sol, solamente en intereses es de 300.000 millones de pesos porque no pagaron la obligación, que se comprometió la ANI de pagarlo y va a seguir creciendo la demanda solamente en intereses. Eso puede costar más de UN BILLON DE PESOS el arreglo con los contratistas de la Ruta del Sol. Además del daño a la región del Magdalena Medio y las graves afectaciones a la ciudad de Barrancabermeja, donde se paralizó el comercio, se pararon las ventas también por la crisis de Ecopetrol.

El sector petrolero de Barrancabermeja se cayó por el receso del precio del petróleo y por la paralización de las obras de la Ruta del Sol. Todo lo que ha pasado con la paralización de las obras públicas ha afectado a Bucaramanga, porque el actual gobierno de la capital de Santander lleva casi tres años sin emprender un solo proyecto nuevo.

La población de Sabana de Torres ha sufrido también el impacto de la crisis, porque las obras de la autopista ruta del Sol pasaban por su territorio. Es la razón por la cual está resentida la industria de la construcción de vivienda.

La suspensión de estos proyectos hizo que Bucaramanga sufriera el impacto económico, que sufriera de parálisis casi total de la compra de vivienda, la gente compra por inversión, la gente compra por vivienda y la gente compra por diferentes fines, entonces aquí muchas empresas del sector y además de eso súmale la carga tributaria nacional y la carga de valorización que Bucaramanga, que ha tenido efectos negativos en la industria de la construcción.  


Publicacion: Domingo 7 de Octubre de 2018 
 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

Reseña histórica de Zapatoca que está cumpliendo 275 años

Reseña histórica de Zapatoca que está cumpliendo 275 años

Publicacion: Domingo 7 de Octubre de 2018 

Video. San Gil es testigo del talento juvenil santandereano en la final de Mi Santander Es Una Nota

Video. San Gil es testigo del talento juvenil santandereano...

Publicacion: Sabado 6 de Octubre de 2018 

Joven leucémico es Capitán por un día en Bucaramanga

Joven leucémico es Capitán por un día en Bucaramanga

Publicacion: Sabado 6 de Octubre de 2018 

Entre Barrancabermeja y Pinillos, Bolívar habrá una mejor navegación en el Río Magdalena

Entre Barrancabermeja y Pinillos, Bolívar habrá una mejor navegación...

Publicacion: Viernes 5 de Octubre de 2018 
 
 

Back to Top