Ser víctimas de la guerra no son “gajes del oficio” | Especiales | Variedades | EL FRENTE
 
 
 
 
Tribuna Politica por Rafael Serrano Prada | OPINION | EL FRENTE
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 


Variedades - Especiales


Ser víctimas de la guerra no son “gajes del oficio”



Ser víctimas de la guerra no son “gajes del oficio” | EL FRENTE Las víctimas del conflicto armado en Colombia y en especial en Santander tienen un capítulo oscuro en la historia del país, fueron ellos protagonistas y afectados directamente. Las secuelas aún están vivas, como si se tratara de un evento que acaba de ocurrir hoy.

Cuando hablamos de las víctimas del conflicto armado casi siempre nos remitimos a las cifras y análisis que arroja el Centro Nacional de Memoria Histórica donde se han visibilizado la gran mayoría de personas que han sufrido en carne propia los horrores de la guerra, del lado izquierdo o del derecho, son muchas las historias innombrables.

Fueron muchos los civiles muertos o desaparecidos cuyos cuerpos no han sido devueltos a la tierra dignamente, y también representantes de la fuerza pública,  militares heridos y muertos en combate, son militares también víctimas del conflicto armado.

Periódico El Frente dialogó con Cinthia Maldonado historiadora de Memoria Histórica de la Quinta Brigada quien  explicó en una frase sencilla, que las afectaciones que la guerra ha causado en ellos, no son “gajes del oficio” como muchos suponen.

“Su condición es equiparable a la de todos aquellos ciudadanos que han sufrido, de uno u otro modo, las consecuencias del conflicto armado en Colombia. Son hombres reales, de carne y hueso que necesitan ser vistos como tales, aunque a veces la sociedad se olvide de ellos y tienda a deshumanizarlos por su labor”.

Es como si se tratara de algo que hace parte de su condición por ser integrantes de la fuerza pública. Pero a ciencia cierta, es su sentido de pertenencia a una nación a la que han jurado defender no es razón suficiente, ni un factor determinante para convertirlos en blanco de actos atroces y desmedidos que violan  los Derechos Humanos e incumplen con las normas impuestas por el Derecho Internacional Humanitario en el contexto de un conflicto armado.

“Ellos llevan un traje que los camufla, pero no los hace ajenos al dolor ni tampoco inmunes a las balas, están expuestos; aunque su ánimo es inquebrantable, cada parte de su cuerpo es tan frágil como la de cualquier hombre de a pie. Por ello, en la bota izquierda tienen  amarrada una placa de metal donde está inscrita su identidad, como precaución por si nada de su cuerpo puede reconocerse. Aun así, muchos de ellos también la han perdido en un acto de valentía y de honrar su voluntad de servir a Colombia como Soldados de la Patria”.

Han sido muchas las décadas, en las que oficiales, suboficiales y soldados del Ejército Nacional han dejado la huella de su andar por cada rincón del territorio nacional. Con preparación, con profesionalismo, con paso fuerte y firme avanzan que no los deja detenerse pese al cansancio, las inclemencias del tiempo o las dificultades del terreno.

En el recuento y en la memoria
Alonso Medina Prada, es un hombre sencillo que ha debido sortear con entereza y valor los obstáculos que le ha puesto la vida; tal vez, el más difícil de ellos, ser víctima del conflicto. Cuando tan solo contaba con 11 años fue desplazado del Carmen de Chucurí debido a las fuertes presiones ejercidas por los grupos al margen de la ley que habían empezado a ocupar la zona. Años más tarde, cuando se desempeñaba como conductor civil en el Batallón Luciano D’Lhuyar, el 26 de diciembre de 1986 fue víctima de la explosión de un artefacto instalado en la vía por un grupo insurgente, mientras conducía un camión que transportaba un grupo de soldados de la vereda el Porvenir, en jurisdicción de San Vicente de Chucurí, hacia la cabecera del municipio.

“Permanecí en coma durante 64 días en el Hospital Militar de Bogotá y 18 meses en tratamiento debido a las secuelas producidas en el 77% de mi cuerpo por el impacto del explosivo. Perdí parte de mi pierna izquierda, el tobillo derecho me lo reconstruyeron  y parte de su maxilar tuvo que ser reemplazado por una pieza de platino y la vista me quedó gravemente afectada”.

Con el acompañamiento de la historiadora pudimos dar cuenta que a pesar de su discapacidad, hoy se le ve tranquilo junto a sus pequeños hijos y su esposa, quienes siempre lo acompañan y son su mayor razón para seguir adelante. Jamás ha perdido la fe en la institución a la que un día perteneció, por eso se describe así mismo como un “enamorado del Ejército, un enamorado de Colombia”. El cree que las cosas en el país, pueden cambiar para bien, sí los colombianos aportan “un granito de arena”.

Otro testimonio es el del soldado Carlos Yair Mariño,  quien es oriundo de Rionegro y  fue afectados por las minas antipersonas. Desde muy joven su anhelo fue servirle a la Patria, por eso ingresó a prestar su servicio al Batallón de Ingenieros No. 5 CR Francisco José de Caldas, perteneciente a la Quinta Brigada. De ahí, se vinculó como Soldado Profesional y posteriormente fue seleccionado para pertenecer al Batallón de Contraguerrilla No. 87 de la Brigada Móvil No. 13.

“Mis sueños de continuar al servicio del país, se vieron segados por una mina que activé mientras patrullaba por una trocha en la Unión, departamento del Meta. Perdí una de sus piernas, pero le agradezco a Dios el estar vivo y poder volver a caminar gracias a la prótesis que tengo”.

Su entrega  deja asombrado a quien lo escucha, se nota de verdad que es un soldado valiente, y esa devoción y compañerismo se evidencia cuando menciona que “afortunadamente” fue él quien piso el artefacto y no otro de sus compañeros.

Los que ya no están de cuerpo presente
Carlos y Alonso pueden relatar sus historias, pero hay otros, quizás muchos, cuyas voces fueron  silenciadas. Aunque ya no están para contar sus vivencias, su memoria es honrada y sus admirables acciones, desempeño en la carrera, no pueden ni deben ser olvidadas.

Frente a ello la historiadora sostuvo “quizás hoy una mujer conservé entre sus recuerdos, la imagen del soldado que le salvó la vida cuando tan solo era una niña de 14 años. El 29 de noviembre del 2000, en el sitio La Aguada, jurisdicción del municipio de El Playón, el Soldado Profesional José Ever Murillo se interpuso para que una granada no acabara con aquella niña. Era un grupo de menores, víctimas de reclutamiento forzado, quienes corrían con afán hacía el lugar donde estaban ubicadas las tropas del Ejército, buscando protección”.

Según describió la historiadora Cinthia Maldonado, tres soldados, arriesgando su propia integridad, salieron en busca de los menores en medio de una ráfaga de balas provenientes del enemigo que disparaba indiscriminadamente tratando de impedir que los niños desertaran. Varios de ellos fueron alcanzados por el fuego, dos murieron y otros quedaron heridos, entre ellos la niña de 14 años, quien recibió un disparo en uno de sus tobillos y calló a un caño cercano.

“Queriendo rescatarla con vida, el Soldado Morillo corrió hacia el caño, logró sacarla y cargarla en dirección de un jeep que aguardaba con el motor prendido en la carretera, pero mientras caminaba fue blanco de una granada lanzada de un mortero. Ingrid cayó al suelo, estaba fuera de peligro gracias al Soldado que la devolvió a la libertad”.
 
Las historias y las imágenes que deja el conflicto en Colombia son desagarradoras, crudas e infames. Duelen en el alma y más en las victimas que aún sobreviven y que relatan que esto fue parte de un pasaje por sus vidas.

Por: Alixon Navarro Muñoz
Periodistas/ EL FRENTE
 

Publicacion: Lunes 16 de Abril de 2018 
 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

"Messi tiene más opciones que Cristiano de ganar el Mundial": David Trezeguet

"Messi tiene más opciones que Cristiano de ganar el...

Publicacion: Sabado 14 de Abril de 2018 

Mario Gotze quiere ir al Mundial y manda mensaje directo para Low

Mario Gotze quiere ir al Mundial y manda mensaje...

Publicacion: Domingo 15 de Abril de 2018 

Cardona espera el llamado de Pékerman pero llegará sin rodaje para el Mundial

Cardona espera el llamado de Pékerman pero llegará sin...

Publicacion: Domingo 15 de Abril de 2018 

España jugará un amistoso en octubre ante Gales

España jugará un amistoso en octubre ante Gales

Publicacion: Sabado 14 de Abril de 2018 
 
 

Back to Top