Monseñor Pimiento y su problema con las divorciadas | Especiales | Variedades | EL FRENTE
 
 
 
 
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 


Variedades - Especiales


Monseñor Pimiento y su problema con las divorciadas



Monseñor Pimiento y su problema con las divorciadas | EL FRENTE Que el cardenal santandereano José de Jesús Pimiento Rodríguez haya llegado en pleno uso de sus facultades a la edad de 100 años daría para pensar que el celibato es fuente de salud y vitalidad, o que Dios lo tiene entre sus elegidos para que perdure en el apostolado terrenal antes de llamarlo a su santo reino.

Nacido el 18 de febrero de 1917 en Zapatoca, “ciudad levítica”, el cardenal Pimiento es un ícono del pensamiento conservador dentro de la Iglesia Católica, y en tal medida representa una prédica muy, muy diferente a la que propone el papa jesuita Francisco.

En lo eclesial se nutre de las canteras ideológicas del obispo antioqueño Miguel Ángel Builes Gómez, quien escribía encendidas pastorales donde pregonaba tesis de claro cuño laureanista, como esta: “lo que es esencialmente malo jamás dejará de serlo, y el liberalismo es esencialmente malo”. Pero más conocido se hizo porque inventó dos nuevos pecados para las mujeres, montar a caballo y vestir como hombre, o sea con pantalones: “han resuelto aparecer ante la faz del mundo, pásmese el cielo, vestidas de hombre y montadas a horcajadas en caballos, con escándalo del pueblo cristiano y complacencia del infierno”.

No es por posar de aguafiestas en su centenario sino en defensa del pensamiento liberal, que obliga a recordar en monseñor Pimiento posturas de calibre similar a las de Builes. En entrevista con el director del periódico conservador El Frente, Rafael Serrano Prada (también de Zapatoca, amigo del suscrito columnista y pariente lejano), este le pregunta por “una batalla muy fuerte que libró usted en Manizales contra una gobernadora”, y Pimiento responde: “Fue una molestia que me causó el presidente Belisario Betancur. Una señora de una familia distinguida, liberal, le había dado unos voticos para la candidatura y el presidente se creyó obligado a darle la gobernación. Ella vivía en estado anormal, en adulterio. Casada con uno, se había separado y se juntó con otro, y eso para Manizales era una ofensa. No solamente para mí, sino para la sociedad; le reclamé (a Belisario) y nunca resolvió nada. Tres años le estuve rogando que la quitara y no lo logré. (…) Con Alfonso López Michelsen, liberal, en Pereira sucedió algo semejante: hubo un obispo en Pereira que actuó con derecho y reclamó, y en 24 horas Alfonso López resolvió el problema, la cambió y dejó de hacer esa ofensa a la sociedad y al obispo”. (Ver entrevista).

El primer caso hace referencia a Dora Luz Campo de Botero, nombrada en 1975  por López Michelsen como gobernadora de Risaralda. A ella el obispo de Pereira, monseñor Darío Castrillón, le impuso un veto invocando su condición de pecadora, pues se había casado por lo civil. El “baculazo a la gobernadora", como se conoció el suceso, mantuvo al país en vilo durante dos semanas, hasta que la señora prefirió renunciar al cargo antes de posesionarse. Iglesia 1 –Estado 0.

El otro caso ocurrió cuando el 17 de agosto de 1982 doña Beatriz Londoño de Castaño fue nombrada gobernadora de Caldas, y al día siguiente el obispo de Manizales, monseñor Pimiento, le hizo saber a Belisario que el Congreso Presbiterial no vería con buenos ojos que, “dado su estado civil”, ella asumiera la Gobernación. Pero la ‘sindicada’ le salió con pantalones y le mandó decir al obispo ofendido que los nombramientos no los hacía la Curia sino el presidente y que "yo tengo la suficiente entereza para mantenerme en mis funciones; aunque respeto la posición del arzobispo, demando respeto hacia mí y mi familia". Por su parte el presidente Betancur le brindó un respaldo categórico, y el 20 de agosto el obispo recogió velas con un lacónico comunicado donde invocó su falta de competencia para reprobar nombramientos hechos por el "poder temporal". Estado 1 – Iglesia 1.

Lo más llamativo –como lección para la historia- es ver la paradoja de un presidente liberal que cedió al pataleo de un obispo, en contraste con uno conservador que asumió una posición liberal, pues no se dejó mangonear y sostuvo el nombramiento, lo cual le produjo a monseñor Pimiento una larga “molestia” de tres años.

Podría pensarse que eran otros tiempos, pero no es así. Lo de monseñor Pimiento es aquí el pretexto para desarrollar un tema que hoy vuelve a coger fuerza y se torna preocupante, como es la injerencia de la religión en la política o en las decisiones del Estado, laico por naturaleza. Pese a que parecía un asunto superado, asumiendo por sentido común que una y otra no deben mezclarse, el discurso religioso como arma política ha resucitado con fuerza avasalladora, sobre un escenario crispado por la polarización, donde solo ha habido un cambio de actores: antes mandaba la Iglesia Católica hasta en el currículum escolar, hoy comienzan a asomar con frenético impulso los “pastores”, llámense evangélicos o cristianos, y el fascista Bolsonaro en Brasil es ominosa muestra de lo que nos corre pierna arriba.

En Colombia, durante la campaña por el plebiscito de 2016  se comenzó a gestar como huevo de serpiente el proyecto político-religioso de extrema derecha que condujo al triunfo del NO, cuando fanáticas como la diputada Ángela Hernández y la senadora “liberal” Viviane Morales –secundadas por el procurador y ‘perseguidor’ Alejandro Ordóñez-emprendieron rabiosa cruzada para hacerles creer a sus rebaños de ignorantes que el acuerdo de paz encarnaba el propósito diabólico de convertir a los niños en homosexuales desde las aulas… y triunfó la mentira sobre la verdad.

Esa misma estrategia del engaño volvió a triunfar en la elección presidencial de 2018, y las consecuencias se ven retratadas en censura y persecución contra todo pensamiento diferente al oficial, y en que hoy el Partido Conservador pretende cobrarle su apoyo al presidente Iván Duque mediante la creación y conducción del Ministerio de la Familia, válgame Dios.

Y ya sabemos lo que se puede esperar de eso, pues en nombre de una Fe religiosa siempre se han cometido las peores atrocidades.

DE REMATE: A monseñor Pimiento también lo entrevistó María Isabel Rueda. Lo puso a hablar de lo divino y lo humano, de Duque y Maduro pasando por Guaidó, todo al gusto político de la periodista: “ahí está Dios cumpliendo la tarea de salvar a Venezuela”. Eso sí, olvidó preguntarle por su rechazo a las mujeres que se separan, y en particular por la gobernadora de Caldas que lo ofendió con su matrimonio civil. Pero bueno, se entiende: habría sido como mencionar a Watergate delante de Nixon. Por eso, prefiero la entrevista de mi paisano.

RABILLO: Causó revuelo un video del general (r) Rito Alejo del Río diciendo cosas como "yo he sido uno de los más sacrificados por defender a Uribe. No lo vuelvo a hacer". Cualquiera pensaría que el oficial está dispuesto a delatar a su antiguo aliado, pero más bien parece jugando al “hagámonos pasito”, sin soltar ninguna verdad comprometedora. Por ejemplo, Del Río sabe cómo fue lo del “accidente" del helicóptero en que murió Pedro Juan Moreno (el mejor amigo de Uribe hasta que se ‘abrió’ del parche) pero sigue callando.

Tomado de El Espectador
Jorge Gómez Pinilla
Publicacion: Sabado 23 de Febrero de 2019 
 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

Alcaldía de Bucaramanga abandonólos programas de mejoramiento vial

Alcaldía de Bucaramanga abandonólos programas de mejoramiento vial

Publicacion: Sabado 9 de Febrero de 2019 

La relación entre Ecopetrol y su novia Barrancabermeja Por: Ingeniero Alfredo Benavides

La relación entre Ecopetrol y su novia Barrancabermeja Por:...

Publicacion: Jueves 7 de Febrero de 2019 

¡El INPEC, con pocos recursos, pero con muchas perlas! Por: Hernando Mantilla Medina

¡El INPEC, con pocos recursos, pero con muchas perlas!...

Publicacion: Miercoles 6 de Febrero de 2019 

‘Unidades Tecnológicas de Santander’ se convirtieron en la gran Universidad

‘Unidades Tecnológicas de Santander’ se convirtieron en la gran...

Publicacion: Sabado 2 de Febrero de 2019 
 
 

Back to Top