Aniversario de la Universidad Industrial de Santander. Soy una joven de 71 años. Soy la UIS | Especiales | Variedades | EL FRENTE
 
 
 
 
Tribuna Politica por Rafael Serrano Prada | OPINION | EL FRENTE
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 


Variedades - Especiales


Aniversario de la Universidad Industrial de Santander. Soy una joven de 71 años. Soy la UIS



Aniversario de la Universidad Industrial de Santander. Soy una joven de 71 años. Soy la UIS | EL FRENTE “El triunfo sobre la ignorancia es muy brillante y glorioso, y prepara la felicidad de los pueblos que, cuanto más ilustrados, conocen mejor sus derechos y se hacen más dignos de su libertad”, Francisco de Paula Santander.

 Enrique Narváez Benítez.
 Periodista/EL FRENTE.
Hola, saludos a todos, soy la UIS. Bueno, así me conocen en todos los entornos, no sólo en Santander, sino en la mayoría de rincones del planeta. UIS son mis siglas, las de mi nombre de pila, el que me dieron cuando me crearon el 1 de marzo de 1948. Sí, no nací, fui creada como Universidad Industrial de Santander.

Soy una joven de 71 años bien vividos. Tiempo en el cual he tenido la satisfacción de entregarle al departamento, al país y al mundo, miles de hijos que han salido de mis entrañas con el conocimiento, la capacidad y la sapiencia para ser grandes profesionales y generadores de cambio de un mundo que necesita gente preparada y con el conocimiento suficiente para convertirse en transmisores de legado, de transformación y de progreso para la humanidad.

Mis primeros pasos como Mater Nutricia los di en el patio de la Escuela Industrial Dámaso Zapata de Bucaramanga. Luego, en 1954, pasé a las instalaciones que ocupo en la carrera 27 con calle 9, de la capital santandereana y, como todo árbol bien plantado, tengo sólidas ramificaciones en Barbosa, Barrancabermeja, Socorro y Málaga.

Desde mis entrañas le he entregado al mundo miles de profesionales que han dejado su huella indeleble en mi historia y sé, porque los conozco a todos, que soy imborrable para ellos, porque hice que dieran sus primeros pasos en la conquista de sus metas profesionales. He sido la culpable de despertar conciencias, de sacarles lo mejor de si a hombres y mujeres que hoy son ejemplo de trabajo y aporte a la sociedad y he sido la culpable de transformar vidas.
  
Mi razón de ser

Desde el mismo instante en que me crearon, desde una visión de ingeniería, me revelé como una Universidad pública. Esa que quería estar abierta para todas las clases en las que la conveniencia ha acomodado a la sociedad. En mí no hay esas barreras.

Me he mostrado como una Universidad ligada al proyecto nacional. En eso me han ayudado los rectores y docentes, también los estudiantes, que son quienes exigen que esté atenta al avance del conocimiento en el mundo, sobre todo, que camine de la mano con los veloces cambios que se generan y que me obligan a estar actualizada.

Soy una Universidad científica y humanística. Esa es mi razón de ser. Centro el éxito de los miles de graduandos que han salido de mis entrañas, en la alta calidad de los docentes, en el contenido actualizado de los programas académicos y en la articulación de la investigación de vanguardia y la planificación acorde con la época en la que vivimos.

Mi propósito central es el de entregarle al mundo hijos cuyas raíces sean la formación humanista y profesional. Les exijo, pero a la vez los guio, que la educación, el conocimiento, la investigación, el trabajo, los descubrimientos y los inventos, no deben ir ligados como un logro de los individuos, sino como un aporte a la sociedad. En mi nada está aislado. Somos parte vital de la sociedad.

El futuro no se espera. Es ahora

Cada estudiante que llega a mi campus es recibido con la atención que se merece. De cada uno de ellos me hago cargo. Se de sus sueños, sus dudas, sus miedos, sus limitaciones y sus capacidades. Los estudio a fondo. Sé cómo guiarlos hacia el éxito.

Veo en cada uno de ellos sus habilidades y capacidades como individuos y me enorgullezco de que se entreguen a esta Mater Nutricia para exprimirla y absorber todo el conocimiento que pueden acopiar y que harán de hombres y mujeres personas íntegras y profesionales responsables que se encargarán de impactar, de buena forma, el entorno social en el que se desenvuelvan.

Me he encargado de motivarlos para que se den cuenta que el futuro no existe. Que es el hoy y el ahora lo que cuenta. Esa alimentación de conocimientos que consumen en cada una de sus clases, los lleva a ser los mejores en su ahora diario. La clave del mañana es el hoy.

Soy testigo de primera fila del como los estudiantes se enfrentan a sus miedos y luchan contra sus limitaciones. Del pavor al pasar de la teoría, que es lo que se llevan al salir de mis entrañas con un título profesional, y enfrentarse a la realidad del mundo. La vida laboral.

Pero sé que mis hijos, esos que me eligieron para su formación profesional, tienen la autoridad suficiente para sugerir, analizar, criticar, transformar y proyectar nuevas formas de realización y respuestas a las necesidades sociales y ser agentes de transformación positiva al servicio de la humanidad. Porque la educación que les imparto, no es para lograr un título: es para la vida.

El triunfo sobre la ignorancia


En cámara rápida desfilan las escenas de cada uno de los graduandos que se van de mis entrañas después de haber transitado por mis venas y arterias y de haberse metido en mis pulmones para respirar el aire que les insuflaba para que no desfallecieran. Son las imágenes de esa película individual que nunca se me olvidarán. A ellos tampoco.

Para ellos, atrás quedan las interminables horas de fatiga, de incontables tazas de café, de llegar sobre la hora al salón, de discutir con el profesor porque los puntos de vista nunca son idénticos, de sudar petróleo porque alcanzaron a entregar el trabajo a las 11:59 del día límite.

Se acabaron esas horas extenuantes que ahora se visten con un traje de graduación. El mismo que no alcanza a contener ni a mostrar toda la capacidad, el conocimiento, la preparación y lo logrado por el estudiante en las interminable jornadas en mis aulas.

Desde mi esquina los miro orgullosa de ser quien les nutrió de los conocimientos que, en este día, se certifican con un diploma. No siento nostalgia porque se van.

Sé que salen a triunfar, a aportar, a transformar, a trasmitir y a motivar a las futuras generaciones para que, como dijo Francisco de Paula Santander, estudien, estudien, estudien, porque “el triunfo sobre la ignorancia es muy brillante y glorioso, y prepara la felicidad de los pueblos que, cuanto más ilustrados, conocen mejor sus derechos y se hacen más dignos de su libertad”.

Sé que siempre volverán

Los alumnos se gradúan y se van. Algo inherente al proceso que empezaron un día con los sueños y los miedos a flor de piel. Ahora se van con el conocimiento de un profesional a flor de piel y que tienen el mundo por delante para gritar en silencio “¡Soy producto UIS!”.

También sé que siempre volverán. Unos a seguir un master, una especialización o un doctorado. Otros, como exalumnos. Vendrán a mí a recordar las anécdotas, sus logros, sus tropiezos, sus amigos, sus discordias o esa nota máxima que no esperaban o esa que los puso en aprietos, pero que sólo hacen parte de los buenos momentos vividos o a “parchar” con sus camaradas de curso, como en los viejos tiempos.

Durante las graduaciones veo sus sonrisas de satisfacción y esa mirada brillante de felicidad. Sé, de sobra, que ellos no ven ni mi sonrisa ni mi mirada. Que no se acuerdan en ese instante de mí. Para ellos es su último día en mis entrañas y en contacto con esta joven que hoy cumple 71 años, pero eso no me acongoja porque sé que, como dije antes, siempre volverán.

Soy su Mater Nutricia. Soy la UIS.
 
Publicacion: Viernes 1 de Marzo de 2019 
 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

“Santander no perdió un senador”: Leonidas Gómez Por: Jorge Enrique Solís /EL FRENTE

“Santander no perdió un senador”: Leonidas Gómez Por: Jorge...

Publicacion: Martes 26 de Febrero de 2019 

Monseñor Pimiento y su problema con las divorciadas

Monseñor Pimiento y su problema con las divorciadas

Publicacion: Sabado 23 de Febrero de 2019 

Alcaldía de Bucaramanga abandonólos programas de mejoramiento vial

Alcaldía de Bucaramanga abandonólos programas de mejoramiento vial

Publicacion: Sabado 9 de Febrero de 2019 

La relación entre Ecopetrol y su novia Barrancabermeja Por: Ingeniero Alfredo Benavides

La relación entre Ecopetrol y su novia Barrancabermeja Por:...

Publicacion: Jueves 7 de Febrero de 2019 
 
 

Back to Top