Treinta años de la caída del Muro de Berlín. Allí comenzó de nuevo la historia | Especiales | Variedades | EL FRENTE
 
 
 
 
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 


Variedades - Especiales


Treinta años de la caída del Muro de Berlín. Allí comenzó de nuevo la historia



Treinta años de la caída del Muro de Berlín. Allí comenzó de nuevo la historia | EL FRENTE Se cumplen 30 años de la apertura del Muro de Berlín, forzada por los entusiasmados habitantes de la parte oriental de Berlín en respuesta al erróneo anuncio de la derogación de las leyes que impedían viajar al extranjero por parte de Günter Schabowski, secretario general del Partido Socialista Unificado de Alemania (SED).

El Muro, símbolo de la guerra fría y línea divisoria del espacio físico de Berlín desde 1961, caía ante las irrefrenables fuerzas del cambio que recorrían el Bloque del Este y se expandían a lo largo del globo en la década de los 80.
Las demandas de cientos de miles de alemanes del este quedaron claras durante las semanas de manifestaciones en toda la RDA, que culminaron con la rueda de prensa ofrecida por un Schabowski que, sometido a una gran presión, declaró:
“Hemos decidido implementar una regulación que permitirá a los ciudadanos de la República Democrática Alemana que así lo deseen abandonar Alemania Oriental a través de cualquiera de los puntos fronterizos habilitados para tal fin”.
Schabowski proclamó que la autorización entraría en vigor con carácter inmediato, aunque la orden oficial estipulaba que sería válida a partir de las 4:00 de la madrugada del día siguiente.
La noticia corrió como la pólvora y miles de berlineses del este acudieron a los puntos de control para comprobar que la información fuera cierta. Por la noche, habitantes de la capital oriental conseguían traspasar la frontera, la multitud bailaba sobre el Muro y el comunismo daba un paso más hacia su desaparición en el este de Europa.
La RDA seguía los pasos de Hungría, que había abierto la frontera que le separaba de Austria en junio de 1989, y de Polonia, que había elegido en agosto del mismo año por primera vez desde 1946 a un primer ministro no comunista.

El principio del fin

Después de la apertura del Muro, la Revolución de Terciopelo condujo al dramaturgo y activista por los derechos humanos Václav Havel a convertirse en presidente de Checoslovaquia, mientras que Bulgaria y Rumanía aprovecharon la ola democrática que recorría el este del continente y Lech Wałęsa fue el primer presidente elegido en las urnas por los polacos.
Este cúmulo de movimientos parecía confirmar la teoría del politólogo Francis Fukuyama, que en un artículo publicado en verano de 1989 por la revista estadounidense The National Interest había proclamado que la historia había tocado a su fin.
Fukuyama escribió que “el desarrollo de los acontecimientos acaecidos a lo largo de esta última década” dificultaba profundamente “evitar la sensación de que había ocurrido algo extraordinario en la historia mundial”. El politólogo reflejó así su pensamiento:
No se trata únicamente del fin de la guerra fría o la desaparición de un período determinado de la historia de la posguerra, sino que es el fin de la historia como tal: esto es, el punto final de la evolución ideológica de la humanidad y la universalización de la democracia liberal occidental como la forma final de gobierno humano.
El liberalismo triunfaba en el “reino de las ideas”, y 1989 fue el año en que se vivió “el triunfo de occidente” y se impusieron “las ideas de occidente”. Se habían agotado “todas las alternativas posibles al liberalismo occidental” y se produciría entonces “la propagación inevitable de la cultura de consumo occidental” en todo el mundo.

Y la caída…

La fragilidad del modelo económico neoliberal desarrollado en los 80 se tornó evidente en 2008, año en que el mundo se enfrentó a la crisis económica más cruda desde la Gran Depresión. La recesión sembró las dudas sobre la globalización y despertó la preocupación acerca de la desigualdad y sobre un sector financiero que carecía de regulación.
Pero hasta el momento nadie se pone de acuerdo en el camino que tomarán el liberalismo, la democracia y el capitalismo. Tras la crisis que estalló hace una década surgió un renovado interés por las teorías keynesianas y marxistas, y las victorias electorales de políticas situadas a la izquierda del espectro, como Jacinda Ardern en Nueva Zelanda y Alexandria Ocasio-Cortez en Estados Unidos, parecen señalar que el neoliberalismo se ha desinflado.
Las propuestas que pretenden dar forma al Green New Deal conducen inevitablemente a la consideración del capitalismo como el problema más grave al que se enfrenta la sociedad.
La tendencia mundial actual favorece a la derecha, pero la forma en la que el capitalismo global se presentará en el futuro permanece como una incógnita entre los partidarios de la apertura económica y de las fronteras y los que abogan por el nacionalismo económico.
La inevitable e imparable marcha hacia delante del liberalismo que auguró Fukuyama no fue tal, y convendría que recordásemos los problemas que dicha expectativa creó.

Ideología liberal crítica

La ideología liberal nunca llegó a consolidarse en el antiguo Bloque del Este, y una encuesta reciente ha desvelado que numerosos ciudadanos de estos países consideran que la democracia se encuentra amenazada.
Fukuyama se precipitó en su teoría. La democracia liberal se erigió como un marco perfecto para los debates acerca de las políticas del siglo 21, pero ahora no es más que una de las varias opciones que existen, y ni siquiera es una de las más importantes.
Puede que el futuro lo defina una rama del capitalismo diferente, menos liberal, basada en el capitalismo de vigilancia, o puede que la nueva tendencia la marque el asalto neoliberal a la democracia. O quizá los políticos progresistas encuentren de una vez por toda una voz colectiva que les permita aplicar las reformas necesarias desde una perspectiva democrática.
Lo cierto es que 30 años después de que el Muro de Berlín cayera y la historia, en teoría, terminase, podemos vislumbrar un nuevo terreno sobre el que se despliegan visiones dispares de cara al futuro. Y dado que todo apunta a que se abrirán nuevos frentes, 1989 debería ser considerado el momento en el que la historia comenzó de nuevo.

Publicacion: Viernes 8 de Noviembre de 2019 
 Comentar... 
 Noticias Relacionadas 

Macrorrueda de Negocios Shanghái 2019. Asiáticos interesados en bienes y servicios colombianos

Macrorrueda de Negocios Shanghái 2019. Asiáticos interesados en bienes...

Publicacion: Viernes 8 de Noviembre de 2019 

Pionero de la marihuana en México. Rafael Caro Quintero cambió la lucha antidrogas de EE.UU.

Pionero de la marihuana en México. Rafael Caro Quintero...

Publicacion: Sabado 2 de Noviembre de 2019 

Los peligros de la inteligencia artificial. Los robots podrían destruir la humanidad por accidente

Los peligros de la inteligencia artificial. Los robots podrían...

Publicacion: Sabado 2 de Noviembre de 2019 

Desminado Humanitario: héroes para reverdecer el campo y la economía

Desminado Humanitario: héroes para reverdecer el campo y la...

Publicacion: Jueves 31 de Octubre de 2019 
 
 

Back to Top