Habla policía insultado en el HUS: “Nunca dije que médicos o enfermeras del HUS me agredieron | Local | Política | EL FRENTE
 
 
 
 
 
Indicadores Económicos
 
 
 
 

Política - Local


Habla policía insultado en el HUS: “Nunca dije que médicos o enfermeras del HUS me agredieron



Habla policía insultado en el HUS: “Nunca dije que médicos o enfermeras del HUS me agredieron | EL FRENTE
Lo más importante es la vida. En ese sentido, la presente noticia pretende primero destacar que, afortunadamente, el agente Hamilton Aldana se encuentra fuera de peligro y en franca recuperación. Al HUS llegó Aldana en grave estado tras una agresión durante la jornada de protesta de este miércoles. 24 horas después de su ingreso, agradeció al cuerpo médico por salvar su vida. Ahora queda esperar el resultado de una investigación para determinar si una persona del centro asistencial agredió verbalmente o no al uniformado.

Por Camilo Ernesto Silvera Rueda
Redacción Política / EL FRENTE

Aún sumergido en el dolor que le produjo una grave lesión que obtuvo cuando le hacía frente a un grupo de manifestantes que intentaban vandalizar sectores aledaños a la Universidad Industrial de Santander, en la noche de este miércoles, el patrullero de la Policía Metropolitana de Bucaramanga Hamilton Gitze Aldana Peñaranda conversó con los medios de comunicación para darle a conocer a la opinión pública las versiones sobre los supuestos maltratos de los que habría sido víctima al llegar al Hospital Universitario de Santander.

Según la versión, que circuló sin freno a través de las redes sociales y a partir de la cual se inició una subsecuente ola de ataques enfrentados a través de redes sociales en contra y a favor de la comunidad médica del HUS, un miembro del equipo de Urgencias desdeñó de la condición policial del herido e incluso lo habría llamado “cerdo”, mientras le lanzaba frases de odio.

Sn embargo, con el correr de las horas se conoció la versión verídica del episodio, la cual mantiene incólume la integridad ética de los médicos y enfermeras que a esa hora prestaba atención en la Unidad de Urgencias del primer centro asistencial del oriente colombiano.

Así inició todo
El patrullero Aldana Peñaranda llegó a una cama del HUS poco después de las 7:30 de la noche de este miércoles, luego de que resultara herido durante un enfrentamiento entre estudiantes y fuerza pública, episodio en el que varios civiles y otros uniformados también resultaron con lesiones en su integridad, aunque de menor gravedad.

 Aldana Peñaranda recuerda que se encontraba en un punto de los disturbios, cerca de la Universidad Industrial, lugar en el que estallaron de manera seguida varias papas bombas, explosivo que en esta ocasión no solo fue armado con material detonante sino con arandelas, tuercas y tornillos, utilizadas generalmente para infringir daño y dolor a los miembros de la Policía Nacional.
Luego de reponerse del ensordecedor estrépito, Aldana Peñaranda noto que tenía dificultades para respirar y de inmediato solicitó apoyo a los compañeros del Escuadrón Móvil Antidisturbios, quienes lo apartaron del lugar de la confrontación y de inmediato lo trasladaron hasta el Hospital Universitario de Santander, el centro clínico de mayor complejidad más cercano al lugar de los hechos.

Dada la gravedad de la herida, tan pronto llegó Aldana Peñaranda al HUS, el cuerpo médico de la Unidad de Urgencias realizó una rápida valoración médica que a la postre concluyó con un diagnóstico que pese a los serio no compprometía su vida.

“Cerdo, asesino”

Y justo cuando se iniciaba el tratamiento médico para garantizar la integridad del agente herido, salió del HUS, por medio de las redes sociales, un audio que escandalizó a media Bucaramanga: “Solicito el traslado del uniformado herido, es posible que no haya garantías para su vida en el HUS, le gritaron cerdo, asesino, y otros insultos”, decía el audio, el cual tuvo como origen a uno de los compañeros que llevó a Aldana hasta el Hospital Universitario.  

Finalmente, el traslado no se efectuó. Sin embargo, para la permanencia del agente en el hospital, la cúpula de la Policía Metropolitana de Bucaramanga ordenó que un grupo de hombres custodiara al uniformado, mientras se encontraba en el centro asistencial.

Este jueves en horas de la tarde, una vez la salud de Aldana estuvo fuera de peligro, conversó con varios medios de comunicación en la que él explicó lo ocurrido, declaración en la que insistió que no guarda resentimientos contra nadie y que se declara complacido por el tratamiento recibido en el centro asistencial.

“Una vez ingresé a la sala de urgencias, donde me estaban prestando los primeros auxilios, escuché unas palabras de algunas personas en las que me gritaron “cerdo y asesino”. Mi reacción fue levantarme y me dirijo hacia dónde está el resto de los compañeros, que me trajo hasta el centro asistencial y les comentó la situación que me ha ocurrido. Realmente no alcancé a mirar la persona que me lanzó esas palabras no le vi la cara y tampoco vi si tenía uniforme”, indicó el agente, quien luego indicó que una vez ocurrido ese episodio una funcionaria del HUS le dio la orden de introducirse en un cuarto para evitar mas agresiones verbales, requerimiento que en la percepción del uniformado se efectuó en un todo agresivo, sin embargo, negó tajantemente se el autor de la versión que da cuenta de que una enfermera o medico lo hubiese tratado con palabras desobligantes.

“Estamos investigando”
En la noche de ayer, EL FRENTE conoció la versión que sobre lo ocurrido expresó el gerente del Hospital Universitario de Santander (HUS), Julián Niño Carrillo, quien aseguró que se encuentra en curso una investigación para determinar la veracidad sobre la denuncia pública que efectuó el uniformado, y si hubo o no personal del HUS involucrado en los hechos.

Aldana fue uno de los 45 policías que resultaron heridos en toda Colombia durante la jornada de protestas de este miércoles, siete de ellos pertenecientes al cuerpo de policías del Área Metropolitana de Bucaramanga.

Otros uniformados también resultaron heridos fueron: Ángel Campos, de 33 años, con quemaduras en brazo izquierdo; Gustavo Monsalve de 30, con contusión en espalda, laceraciones y herida en mano izquierda; José Páez de 29, con esguince en pie derecho; Jaime Castrillón de 29, con esguince en pie izquierdo; y el policía Wilfredo González de 34 años, adscrito al Distrito 2 de Floridablanca, con una lesión en mano izquierda con quemaduras de segundo grado en el cuerpo, sin embargo se encuentran estables. Asimismo, cerca de 27 civiles resultaron con lesiones.

Publicacion: Jueves 10 de Junio de 2021 
 Comentar... 
 
 

Back to Top

X

Activa la Edición Digital

Regístrate para acceder a nuestra edición digital.