Carlos Román Ochoa, con un pie dentro de la alcaldía de Girón (pero con el otro afuera) | Local | Política | EL FRENTE
 
 
 
 
 
Indicadores Económicos
 
 
 
 

Política - Local


Carlos Román Ochoa, con un pie dentro de la alcaldía de Girón (pero con el otro afuera)



 Carlos Román Ochoa, con un pie dentro de la alcaldía de Girón (pero con el otro afuera) | EL FRENTE

Un fallo de tutela conocido ayer, emitido por la Sección Quinta del Consejo de Estado, revivió algo que parecía imposible: la probabilidad del retorno de Carlos Román a la Alcaldía de Girón. El fallo no solo es contrario a otras decisiones del alto tribunal, sino que reconoció la violación de los derechos fundamentales de Román e instó a la Sección Quinta a rectificar con un nuevo pronunciamiento el daño generado, auto que deberá conocerse dentro de los próximos diez días. Es ahí donde están las dudas, las opiniones encontradas, y por supuesto, el renacimiento de la polémica. EL FRENTE ofrece a los lectores este reportaje para que funja como manual para quienes desean entender a profundidad qué pasó, porqué pasó y las posibilidades de lo que podría pasar. Una cosa es segura, por el momento no hay nada seguro.


Por Camilo Ernesto Silvera Rueda
Redacción Política / EL FRENTE


Un nuevo capítulo se está escribiendo en este mismo momento en libro en el que se consigna la historia jurídica del país por cuenta de un fallo de tutela emitido por el Consejo de Estado, máximo tribunal de lo contencioso administrativo, decisión que ahora pone en duda no solo los pronunciamientos que al respecto emanó previamente el Tribunal Administrativo de Santander, sino también autos proferidos por el mismo Consejo de Estado.

Dicho de otra manera, hablamos de un fallo del Consejo de Estado que ahora tumba decisiones del propio Consejo de Estado. ¡Hágame el favor!, todo en el marco del proceso que inició en contra del exalcalde de Girón, Carlos Román Ochoa, quien hoy, mientras usted lee esta nota, no tiene claro si debe que empacar de nuevo sus motetes para recuperar la primera magistratura de la Villa de Los Caballeros, o si queda habilitado para un nuevo llamamiento a elecciones. Literalmente, no se sabe.  

El inicio de este capítulo de la historia jurídica del país arranca lúgubre, con conceptos, que están implícitos como confusión, ausencia de seguridad jurídica, falta de unidad de criterio entre los magistrados de los altos tribunales administrativos, carencia legítima de sensatez jurídica.  


El proceso


Para ubicar a los lectores del berenjenal jurídico en el que nos encontramos vamos a recapitular el proceso de la referencia contra el exalcalde (o alcalde) Carlos Román.  

El meollo del asunto tiene que ver con los apoyos que ejerció el entonces candidato Carlos Román Ochoa durante la etapa de campaña electoral pues, a juicio del demandante, estimuló en plaza pública a varios candidatos que aspiraban a la Gobernación de Santander, los cuales no formaban parte de la coalición por la cual inscribió su candidatura. Eso dijo en la denuncia.

En un primer momento el Tribunal Administrativo de Santander echó por tierra las pretensiones y falló en favor del exmandatario. Sin embargo, en diciembre pasado la Sección Quinta del Consejo de Estado revocó la decisión de primera instancia y falló en favor de la nulidad de la elección de Román Ochoa pues consideró que sí hubo doble militancia y que se configuró al haber desconocido Román Ochoa la candidatura de Leónidas Gómez a la gobernación de Santander, quien entonces era el candidato de la coalición integrada, entre otros, por el Partido Verde, y en vez de apoyar a Leonidas hizo manifestaciones de apoyo a la candidatura a la gobernación de Mauricio Aguilar y Ángela Hernández.

El siguiente punto es muy importante, pues tiene relación directa con la decisión emitida ayer por la Sección Tercera del Consejo de Estado. Tiene que ver con una prueba aparentemente comprometedora relacionada con videos y audios en los que supuestamente Román Ochoa hace evidente su apoyo a otros candidatos que no pertenecían a su coalición.

Sin embargo, hay uno en particular en el que se registró una reunión con un número significativo de personas que se observan al fondo y en un primer plano aparece el demandado, vistiendo un chaleco del MIRA, haciendo una declaración de apoyo a la candidata Ángela Hernández.

El video al que hace referencia el demandante captó una parte del pronunciamiento de Román Ochoa, quien dice: “Invitamos a todos a votar por la juventud, por propuestas nuevas, con gente nueva, hoy invitamos a votar por la doctora Ángela con el apoyo del Partido Mira y con el apoyo de todo el pueblo y votar por Carlos Román”.

En otras palabras, para la Sección Quinta del Consejo de Estado, en su fallo del pasado diciembre en el que se decretó la nulidad electoral de Román Ochoa, es claro que el demandado respaldó la candidatura de Ángela Patricia Hernández Álvarez porque asistió a una reunión política portando un chaleco del MIRA, colectividad que avaló a dicha candidata, pero no al demandado Román Ochoa.


¿No está en el Partido Verde?

Sin embargo, el exalcalde demandado alegó ante la Sección Quinta que no ejerció su militancia en el Partido Alianza Verde pues, pese a que en el formulario de inscripción se señaló la pertenencia de Carlos Alberto Román Ochoa a dicho partido, en el momento de la inscripción ya no era militante de esa colectividad porque había presentado renuncia a tiempo a su curul como concejal, dignidad para la cual fue elegido en nombre de los verdes, renuncia que fue aceptada mediante oficio de 20 de julio de 2018, es decir, un año antes de la inscripción a la candidatura, tal y como consta en documentos conocidos por EL FRENTE, los cuales reposan dentro del expediente.

Pero en su fallo de diciembre pasado, la Sección Quinta del Consejo de Estado prefirió avalar la tesis del demandante, la cual fue acogida también por el ministerio público: “En esta decisión hay una subregla en materia de doble militancia, según la cual, si un candidato ha sido avalado por una pluralidad de organizaciones políticas, le corresponde apoyar a los candidatos de la organización en la que milita. Solo en el evento en que aquella no haya inscrito candidatos, podrá apoyar a los de la coalición o de aquellos que le hayan manifestado su apoyo. Y la militancia se determina a partir de la declaración de filiación política en el E-6”, dice el argumento central con el cual se decretó finalmente la nulidad de la elección.


Tutela en favor de Carlos Román

Pero en la ley colombiana hay recursos para patalear hasta el cansancio y viéndose ya con el agua al cuello la defensa de Carlos Román interpuso, de manera concomitante a la orden de efectuar un nuevo proceso electoral (que, como todos sabemos, concluyó con la elección de Yulia Rodríguez como alcaldesa de Girón), una acción de tutela para alegar que con la anulación de su elección, proferida por la Sección Quinta del Consejo de Estado, hubo una violación a su derecho fundamental al debido proceso, recurso jurídico que se interpuso por el abogado Leonardo Vázquez, y el cual fue fallado en favor de Carlos Román, ahora cuando la recién electa Yulia Rodríguez funge como primera mandataria.

Y aquí viene otro punto importante: la tutela se impetró para ser decidida por el mismo Consejo de Estado, pero no por la Sección Quinta sino por la Sección Tercera y, concretamente, en ella el abogado Vázquez alegó que la Sección Quinta del Consejo de Estado efectuó una valoración probatoria indebida de los formularios de inscripción de candidatura, pues consideró, erróneamente a juicio del abogado, que el Partido Alianza Verde otorgó aval principal al señor Carlos Alberto Román Ochoa como candidato a la alcaldía de Girón, en vez de considerar que el apoyo resultó como producto de una coalición, en otras palabras, no fue avalado sino que fue apoyado.

Jurídicamente, las dos palabras tienen una valoración distinta y esta precisamente fue la tesis que ahora avaló la Sección Tercera del Consejo de Estado.

“En el expediente de nulidad electoral se encuentra demostrado que el actor presentó su renuncia como militante e integrante del Partido Verde, el 20 de junio de 2018, y fue aceptada por el referido partido en esa misma fecha. Posteriormente se denota que los partidos políticos Alianza Verde, Cambio Radical, MAIS, AICO, Conservador, ASI y de la U16, otorgaron su aval, para que el señor Carlos Alberto Román Ochoa participara en las elecciones a alcaldía del Municipio de Girón, en representación de una coalición. De las mencionadas pruebas, era posible concluir que, para la fecha en que se inscribió la candidatura del señor Carlos Román Ochoa, ya no pertenecía al partido político Alianza Verde, en atención a su renuncia como militante de esa colectividad”, reiteró la Sección Tercera del Consejo de Estado, quien a renglón seguido decide en su parte resolutoria:

1.    Revocar el fallo de tutela de primera instancia de 20 de mayo de 2021, por medio del cual la Sección Cuarta del Consejo de Estado negó la presente solicitud de amparo. En su lugar, se dispone amparar el derecho al debido proceso solicitado por el señor Carlos Alberto Román Ochoa, por las razones expuestas en esta providencia.

2.    Dejar sin efectos la Sentencia proferida el 3 de diciembre de 2020, por la Sección Quinta del Consejo de Estado, dentro del proceso de nulidad electoral No. 68001-23-33-000-2019-00867-02 y, en consecuencia, ordenar a la Sección Quinta del Consejo de Estado que, dentro de los 10 días siguientes a la notificación de esta providencia, profiera una nueva decisión, en la cual, atienda a lo expresado en esta decisión.


¿Será o no alcalde?

Para recapitular, hasta aquí tenemos claro entonces que Román Ochoa demostró ante los tribunales que no incurrió en doble militancia y que el fallo que lo dejó por fuera de la Alcaldía de Girón fue anulado. Sin embargo, en este punto surgen varios cuestionamientos que la Sección Tercera no resolvió: ¿la revocatoria del fallo de nulidad implica que Román recuperó su condición de mandatario? ¿Tiene Girón hoy dos alcaldes? ¿Quién debe ordenar el eventual regreso de Román Ochoa a la Alcaldía? ¿Y la recién electa Yulia Rodríguez? ¿Puede una determinación judicial revocar el proceso electoral que la llevó a la victoria? ¿Puede volver el señor Oscar León a ocupar la curul de la oposición (a la cual renunció para ser candidato a la Alcaldía)?

Para resolver estos interrogantes EL FRENTE consultó cuatro abogados especialistas en la materia cuyos pronunciamientos publicaremos al pie de la letra para evitar más confusiones de las que ya tenemos:   


•    Defensor de Carlos Román, abogado Leonardo Vázquez:
Lo primero que hay que entender las decisiones de las secciones del Consejo de Estado pueden ser accionadas vía tutela, sí una sección del Consejo decide algo opuesto a lo que se falló con anterioridad es una decisión legítima porque cada sección tiene total autonomía conceptual.

Lo que es importante en este fallo es que se determinó que la Sección Quinta del Consejo de Estado violó los derechos fundamentales del doctor Carlos Román Ochoa porque cometió un error en la manera de acreditar la doble militancia, desconoció que el mismo Partido Verde había certificado que el señor Román había renunciado a su curul, y a su condición de militante del Partido Verde y que su postulación no se hizo bajo un aval de esta colectividad pues había renunciado un año anterior; a cambio de esto la Sección Quinta acreditó como prueba para demostrar la doble militancia un documento que carecía de veracidad jurídica. Entonces hoy lo que estamos conociendo es que los magistrados de la Sección Tercera corrigen la decisión errónea de los magistrados de la Sección Quinta.

Entonces, si el Consejo de Estado dice que anula el fallo qué anuló la elección de Román Ochoa, eso lo que quiere decir es que Carlos Román es hoy alcalde de Girón.

Dentro de 10 días vendrá un nuevo fallo donde tendrán que reconocer qué no existía la doble militancia y deben confirmar el fallo inicial del Tribunal Administrativo de Santander, en el cual se negaron todas las pretensiones iniciales del demandante.

En este contexto, el alcalde Carlos Román debe recuperar su credencial para continuar en el ejercicio de su gestión.

Para hablar del caso de la señora Yulia Rodríguez tengo que referir le una premisa que hay en la jurisprudencia, dice: “Primero en el tiempo, primero en el derecho”, desde esa óptica quiere decir que uno de los dos alcaldes perderá su condición, su credencial, entonces si nos basamos, en la premisa tenemos como lógico que quien perderá esa condición será la señora Yulia Rodríguez.

En este punto hay que tener en cuenta que da origen a la elección de la señora Yulia Rodríguez es precisamente que se decretó la nulidad y si hoy esa nulidad no existe entonces es lógico pensar que ya no existen méritos para darle validez al resultado de unas elecciones que iniciaron por cuenta de un fallo erróneo.

En otras palabras, el doctor Carlos Román debe seguir su gestión como alcalde de Girón y ya sabemos en un futuro que la doctora Yulia Rodríguez será la próxima alcaldesa por elección popular de la localidad.

Quiero contarle además que exactamente este mismo caso se repitió hace pocos días en la ciudad de Armenia y la decisión final no fue otra distinta que devolverle su credencial de alcalde a la persona que resultó inicialmente elegida con lo cual le quiero decir que ya hay un antecedente jurídico sobre la materia.

El caso del señor Óscar León es más sencillo porque la salida de Óscar del Concejo de Girón no se dio por medio de un fallo judicial sino una decisión tomada de manera autónoma de renunciar, para iniciar un proceso electoral, de tal manera que no hay que considerar que es posible o probable que el señor Óscar León pueda recuperar a su curul.

•    Abogado Rubén Darío Bravo: Dentro de los próximos 10 días debe la Sección Quinta expedir la sentencia definitiva, pero esa decisión no pude ser distinta a dejar sin efectos el fallo que declaraba la nulidad de la elección de Carlos Román como alcalde de Girón. El señor Román muy seguramente vuelve a la alcaldía, pero eso tiene un tiempo mientras se profiere la decisión de la Sección Quinta y quede en firme, mientras tanto la señora Yulia sigue como alcaldesa electa. Por otra parte, el señor Óscar León no puede volver a su curul, toda vez que media renuncia a dicha curul de concejal.

•    Abogado Adrián Serrano:
“Si bien es cierto el fallo de la Sección Tercera ordenó revocar la nulidad de la elección, esto no significa que se hayan recobrado los poderes públicos como alcalde. Hay que tener en cuenta que el mismo fallo le ordena a la Sección Quinta del Consejo de Estado que, dentro de los 10 días siguientes a la notificación de la providencia, profiera una nueva decisión, en la cual, atienda a lo expresado en esta decisión, pero no necesariamente debe entenderse que esta decisión será contraria a la actual. En ese sentido, considero que el fallo que se conocerá en 10 días decretará nuevamente la nulidad de la elección de Román Ochoa y que lo que cambiará son las consideraciones del mismo, mas no su decisión final”.
Publicacion: Jueves 23 de Septiembre de 2021 
 Comentar... 
 
 

Back to Top

X

Activa la Edición Digital

Regístrate para acceder a nuestra edición digital.