Dolor de ciudad | Local | Política | EL FRENTE
 
 
 
 
 
Indicadores Económicos
 
 
 
 

Política - Local


Dolor de ciudad



Dolor de ciudad  | EL FRENTE
Cuando me desplazo por la ciudad tengo momentos de desazón y congoja al observar como la Bucaramanga Bonita ya no es la misma; solo un recuerdo, una leyenda, un pasado.


Carlos Ibáñez Muñoz
Exalcalde de Bucaramanga

Me pregunto: ¿qué nos pasó? Si íbamos bien, éramos ejemplo en Colombia, progresábamos, teníamos un plan vial de grandes proyecciones para desembotellar la meseta, lo diseñamos en varias fases y los alcaldes lo cumplimos al pie de la letra sin importar nuestro origen político y así construimos Intercambiadores, puentes, viaductos, vías etc.

Así mismo edificamos hospitales públicos, y centros de salud, colegios, polideportivos y cómo disminuimos la pobreza con programas sociales, teníamos más seguridad.

La ciudad se estancó, no hay macroproyectos viales, el tránsito vehicular colapsado, las zonas verdes de las vías o separadores destruidos y llenos de maleza, la capa asfáltica deteriorada, el equipamiento urbano inexistente etc.

Éramos la ciudad de los parques; hoy no, estos están abandonados, llenos de maleza y se convirtieron en templos del vició.

Nos preciábamos de ser la ciudad más limpia de Colombia, la recolección de basuras, el aseo y limpieza de calles era fundamental, hoy no tenemos sitio para la disposición final de basuras con suficiente tecnología y la autoridad ambiental y los jueces permanente ordenan su cierre colocándonos en situación de riesgo de la salud pública.

La ciudad más cordial de Colombia; ¿cuál? Nos volvimos atarbanes, ausentes de civismo, insolidarios, mal educados, violentos, irrespetuosos, sin cultura vial, golpeamos a la autoridad y nos pasamos por la faja las normas.

La clase gremial era reconocida por su liderazgo y emprendimiento en el país, eran ejemplo y escalaban a las altas posiciones gremiales las cuales dirigían a nivel nacional, hoy no sobresalen.

Los políticos se destacaban en el escenario nacional y en el congreso , ahora muchos nos deshonran y nos avergüenzan, ocupamos varias carteras ministeriales, teníamos candidatos presidenciales.

La industria era portentosa no solo en hidrocarburos sino en avicultura, ganadería, agricultura, confecciones, calzado, orfebrería y joyería, metal mecánica, autopartes etc. Hoy muy disminuida, sin mercados, disgregada, insolidaria y sin ayuda oficial.

El populismo y la politiquería de parcelar las administraciones y entregarla como cuota política a los corporados no existía. La tecnocracia era fundamental para el desarrollo. El interés colectivo primaba sobre el particular.

Todos estos logros gracias a una simbiosis del sector público con el privado y a buenos gobernantes pulcros, preparados, respetuosos, experimentados y no improvisados y a una clase gremial unida y comprometida con el desarrollo de la ciudad y del departamento.

La corrupción, el populismo y la politiquería carcomieron la administración pública y sembraron la desconfianza en sus ciudadanos que conviven en la anarquía, en la ausencia de autoridad, en manos del hampa y en la desigualdad.

Solución. Formar nuevos dirigentes y seleccionar adecuadamente a los gobernantes.

¿Quién lo hace? La academia, los gremios y el pueblo consciente y responsable.



Publicacion: Domingo 17 de Octubre de 2021 
 Comentar... 
 
 

Back to Top

X

Activa la Edición Digital

Regístrate para acceder a nuestra edición digital.