¿A qué están jugando con el Acueducto de Bucaramanga? | Local | Política | EL FRENTE
 
 
 
 
 
Indicadores Económicos
 
 
 
 

Política - Local


¿A qué están jugando con el Acueducto de Bucaramanga?



¿A qué están jugando con el Acueducto de Bucaramanga? | EL FRENTE


La crisis que vive actualmente el Acueducto Metropolitano de Bucaramanga comenzó desde el mismo momento en que las sillas de su Junta Directiva fueron ocupadas por personas que en vez de pensar en los intereses de la ciudad, se dedicaron a estructurar la toma del poder dentro de la empresa para favorecer exclusivamente sus propios intereses privados, así como también los de sus socios y los de sus amigos.


Por Óscar Jahir Hernández
Análisis / EL FRENTE

 
Para nadie es un secreto que muchos constructores y empresarios del país construyen sus fortunas gracias a las decisiones que se toman en las empresas que prestan el servicio público de acueducto, ya que si el perímetro de servicios se amplía hasta incluir los terrenos de propiedad de ellos mismos, el desarrollo urbanístico adquiere unas increíbles connotaciones de manipulación sobre las acciones administrativas que posteriormente se lleguen a necesitar al interior de las alcaldías municipales. Si hay agua hay licencias y si hay licencias hay más clientes.

 Visto desde la perspectiva del desarrollo, la anterior ecuación empresarial y comercial no es mala, porque el acueducto tiene centradas sus finanzas en el ofrecimiento de sus servicios a la mayor cantidad de usuarios posibles.

Lo verdaderamente cuestionable es que sean los integrantes de las juntas directivas y sus socios los directamente beneficiados de las decisiones que tome ese cuerpo corporativo. Para el caso específico del Acueducto de Bucaramanga, pocas voces se levantaron para criticar la escogencia de Hernán Clavijo Granados como Gerente de la compañía, cuando era más que evidente que su procedencia como gerente del gremio de los constructores de Santander, marcaba una línea de favorecimientos que solo se conocerá el día que se hagan públicas todas las disponibilidades de agua que se entregaron durante su mandato.

A Clavijo se le acusó en su momento de ser un empleado más del integrante de junta Víctor Raúl Castillo Mantilla, acusación que recibió el rechazo de gran parte de la sociedad por considerarla una afrenta contra uno de los hombres más prestantes de la ciudad, indignación que no halló un lugar para asentarse después de que Castillo Mantilla lo nombrara vicepresidente comercial y de mercadeo del Hospital Internacional de Colombia, la mayór de sus empresas, luego de haber salido del acueducto en medio de un escándalo por un aberrante caso de favorecimientos familiares en materia de contratación. Es por eso que ahora, cuando la historia vuelve a repetirse, los bumangueses levantan su voz para denunciar la clara imposición del manizalita Alejandro Estrada Carmona como Gerente del Acueducto.





¿De dónde salió Estrada Carmona?

Esa es la pregunta que se vienen haciendo varios actores de la ciudad en medio de la indignación que ha causado el hecho de no haber escogido para el cargo a un santandereano, teniendo asentada en la región a la Universidad Industrial de Santander que durante décadas ha preparado a miles de ingenieros destacados en el mundo, pero al parecer ninguno de ellos tan capacitado como para gerenciar el acueducto de la ciudad.

El sentido de lo absurdo en todo su esplendor. Alejandro Estrada Carmona es un ingeniero nacido en el seno de la empresa Centro Aguas de Tuluá, que era la mayor accionista de Aguas Regional Macondo, una de las empresas de servicios públicos relacionada con el Grupo Nulle que llevaron junto con Aguas Kpital al fracaso del Plan Departamental de Aguas en el departamento del Magdalena despilfarrando más de 160 mil millones de pesos de la época en los municipios de Aracataca, Ariguaní, Cerro de San Antonio, Plato y Nueva Granada, donde sus habitantes hasta el día de hoy siguen sin agua.

Estrada Carmona fue gerente de Aguas Regional Macondo durante el desarrollo de estos contratos, empresa a la cual renunció por considerar que no tenía las garantías por parte del gobierno departamental para continuar con su labor, sin dejar de mencionar que la interventoría de las obras era llevada a cabo por Aguas de Manizales, a donde tiempo después llegaría a ser su gerente en propiedad. Es precisamente de allí de donde surgen las especulaciones que hoy rondan a su alrededor respecto de una posible relación con el ex senador caldense Mario Castaño, dada su procedencia regional y la contratación reciente que tiene con la empresa Distribuidora del Pacífico Dispac S.A., una comercializadora de energía que según las investigaciones que adelanta la Fiscalía sería propiedad de Castaño, la misma que tiene como director a un ex candidato a la alcaldía de Manizales como lo es Jorge Hernán Mesa.

Unas desafortunadas casualidades que acrecientan también las acusaciones de un posible conflicto ético en el ejercicio de sus actividades profesionales con la empresa Aquamaná ESP en el municipio de Villamaría - Caldas, ya que en su condición de gerente de Aguas de Manizales contrató con ellos durante el 2019 los análisis fisicoquímicos y bacteriológicos del agua del municipio de Villamaría, donde tan solo unos meses después terminaría convirtiéndose en contratista de esa misma ESP durante los años 2020, 2021 y 2022.



¿Cómo lo encontraron?


Independientemente de dónde venga y cuáles hayan sido los caminos que transitó para llegar a Bucaramanga, no se puede dejar de lado la forma en que lo encontraron. Según la Junta Directiva y la contratación efectuada para el caso como lo es la orden de prestación de servicios 277 de 2022, una firma cazatalentos lo seleccionó entre 27 aspirantes después de llevar a cabo con una celeridad de tres días el análisis de los perfiles, la realización de las pruebas psicotécnicas, los ejercicios de selección, la validación del inglés y la revisión de la propuesta del plan de acción que presentaron para su gestión como directivos, tal cual lo sacó a la luz pública el administrador de empresas Manuel Eduardo Parada Rueda.

Pero lo que hasta ahora no se ha dicho, es que esa empresa cazatalentos inscrita ante el registro mercantil como Psicólogos Asesores S.A.S. ha tenido 8 contratos al interior del acueducto por un valor superior a los 962 millones de pesos, lo cual convierte al AMB en uno de sus mejores clientes, pudiéndose haber creado con esto un márgen en el que su independencia haya quedado comprometida a la hora de seleccionar el candidato que se esperaba obtener. Las dudas crecen con el transcurrir de los días y lo peor de todo es que, como en el caso del ex gerente Hernán Clavijo Granados, solo el tiempo le dará la razón a los críticos de esta elección.

No solo los bumangueses estarán vigilantes de lo que pase a partir de ahora en el Acueducto, sino también todos los santandereanos, a quienes ya se les rebosó la copa con los gobernantes y directivos de las empresas públicas que sin el más mínimo descaro, se han dedicado a regalarle a los foráneos los más preciados recursos naturales y energéticos del departamento.

Nos queda un año para saber de qué se trata este juego de intereses privados con el agua de los ciudadanos, en el que más temprano que tarde encontraremos la verdad de este nombramiento.



Publicacion: Domingo 4 de Diciembre de 2022 
 Comentar... 
 
 

Back to Top

X

Activa la Edición Digital

Regístrate para acceder a nuestra edición digital.