Sobreviviente de ataque sexual rompió con el sufrimiento y denunció a su agresor | Local | Justicia | EL FRENTE
 
 
 
 
 
Indicadores Económicos
 
 
 
 

Justicia - Local


Sobreviviente de ataque sexual rompió con el sufrimiento y denunció a su agresor



Sobreviviente de ataque sexual rompió con el sufrimiento y denunció a su agresor | EL FRENTE

A raíz de todas las denuncias que se han presentado en los últimos días en el departamento de Santander, las voces de más mujeres se han alzado y poco a poco cada una de ellas da a conocer los abusos que sufrieron mientras desempeñaban lo que más les gustaba hacer. 

Este nuevo caso ocurrió en un establecimiento educativo de Barrancabermeja y dicha denuncia se dio a través de redes sociales por Ana Gabriela Olivera Mesa, de 18 años, quien contó que los hechos sucedieron en el año 2019 cuando tenía 16 años y practicaba baloncesto haciendo parte de la selección del colegio Camilo Torres Restrepo.

Con la voz entrecortada señaló que, fue víctima de acoso sexual por parte de Ernesto García Gómez, su entrenador, “Yo jugaba baloncesto en un grupo formado por niñas, donde él empezó a acosarme, a insinuarme cosas, a amenazarme, que no servía para nada, me hacía sentir horrible”. Así mismo, cuando Ana decidió contarles a sus amigas los acosos que recibió, una de ellas comentó que también había sido parte de esos abusos.

Gabriela, relató cómo por varios meses el hombre la acosaba a ella y a sus amigas, llegando al punto de decirles “cuando ustedes están durmiendo, yo las miro. Ese día no pude dormir”; también que la obligaba a sentarse a su lado durante las comidas y que le decía que lo acompañara a comprar cosas para quedar a solas con ella, hecho por el cual Olivera decidió retirarse del equipo. 

Agregó que, mientras realizaba las prácticas deportivas se sentía intranquila por el acoso al que era sometida por este profesor. Precisó que, cuando ocurrieron los hechos sus amigas del equipo conocían lo que Ernesto le estaba haciendo y siempre la protegían de caer en manos del entrenador, se la pasaban a su lado para que él no la viera vulnerable. 

La adolescente argumentó que el profesor siempre aprovechaba los viajes a intercolegiados para acosarla, quitarle las llaves del cuarto e insinuarle que salieran a dar una vuelta y al no acceder a su deseo, la castigaba sin dejarla jugar o prohibiéndole llevar su celular a los viajes para no poderse comunicar, “me colocaba con otras muchachas para que yo no hablara y contara los hechos”. 

Finalmente, con lágrimas en sus ojos Ana Gabriela narró que no aguantó más y contó su historia para que no se repita la misma historia con otras niñas “así me duela en el alma, porque ni siquiera estoy tranquila… el día que hice la denuncia pública si mi mamá no llega, yo me hubiese matado, porque como yo me siento no se lo deseo a nadie, si a alguna niña le está pasando esto, hablen, confíen en sus papas, no se queden calladas”. 

Publicacion: Viernes 21 de Enero de 2022 
 Comentar... 
 
 

Back to Top

X

Activa la Edición Digital

Regístrate para acceder a nuestra edición digital.