shemaleup.net javup.org femdomup.net vrpornsex.net bdsmup.net comicsup.net Bogotá, Barranquilla y Quibdó están pagando sus ERRORES | Editorial | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
 
Indicadores Económicos
 
 
 
 

Opinión - Editorial


Bogotá, Barranquilla y Quibdó están pagando sus ERRORES



Con la ocupación del ochenta por ciento de las Unidades de Cuidados Intensivos en las clínicas y hospitales de la Costa Atlántica, especialmente en las ciudades de Barranquilla y Soledad, donde la pandemia del coronavirus se ha ensañado contra su población, vuelve la angustia y desesperación de sus habitantes, responsables de la mayor indisciplina que haya conocido Colombia en esta crisis sanitaria de carácter mundial, que amenaza con destruir una porción muy alta de los habitantes del planeta. 

Errores ha habido por montones, al considerar que la peste asiática era un cuento lejano, una especie de ‘cuento chino’ rodeado de mentiras piadosas a las que escucharon, pero no analizaron sus consecuencias. Parrandas y francachelas los fines de semana; fiestas y bailes en burdeles, bares y cabarets; consumo de bebidas alcohólicas a granel y unas autoridades excesivamente tolerantes que se descargaron en los cuerpos de seguridad de la policía nacional, para controlar el orden, enfrentados a personas irresponsables de los barrios periféricos, para quienes el libertinaje social es parte de su incultura.

Los gritos de la gobernadora del Atlántico, Elsa Noguera, a quien su figura de muñeca del pesebre le resta credibilidad, no fueron escuchados. La refinada actuación del alcalde Jaime Pumarejo, que tiene más títulos académicos que cualquiera de los humanos mortales, dándole consejos a los costeños raizales que no fueron escuchados, esperando que los vientos alisios del norte mitigaran los efectos de la pandemia, permitieron que se creciera el monstruo salvaje de la peste asiática, como si fuera un simple resfriado.

Igualmente, en Bogotá, la alcaldesa Claudia Nayibe López Hernández, jugó a controvertir las recomendaciones del señor Presidente, Iván Duque Márquez, restándole autoridad al primer mandatario de la nación, para crear efectos políticos de largo espectro en una opinión pública manipulada, que les restó seriedad a las órdenes de mando del alto y mediano nivel ejecutivo. En las afueras de Bogotá, la colonia nariñense se dio el lujo de realizar una gran algazara con más de quinientos invitados, que terminaron enfrentándose a la policía, mientras en la Central de Abastos, cuyo control le corresponde a la autoridad distrital, faltaron estrategias, para prevenir la manipulación de alimentos, que hicieron necesario el cierre temporal de ese establecimiento.

En Quibdó e Itsmina, del departamento del Chocó, ya se sabía que en todas las épocas han tenido unos gobernadores  que le venden el alma al diablo en materia de contratación oficial y antes de que empezaran a conocerse los niveles de contagio con la peste del coronavirus, ya existía un vacío de autoridad, por cuenta de las investigaciones sobre contratos sin el cumplimiento de requisitos legales, dentro de la cultura morena, según la cual, la plata del erario público es para repartirla entre los amigos. Los hospitales desmantelados y abandonados a su suerte, con unas pocas Unidades de Cuidados Intensivos (UCI’s) arrumadas en los cuartos de los trastes viejos, hasta el momento en que el gobierno nacional aterrizó en la realidad de reforzar el equipamiento quirúrgico, que ya está colapsado.

Estas ciudades son los focos de infección del Covid-19 que está provocando la mayor tragedia humana de la historia colombiana, como jamás se había conocido algo similar en los últimos cien años. En Chocó y Atlántico acaban de llegar unos recursos de la nación para construir sepulturas. A pesar de los esfuerzos y los programas implementados en la zona costera, los contagios y los fallecimientos por causa de la Covid-19 no mejoran, sino por el contrario, aumentan por docenas todos los días.

Solo este viernes fueron reportados por el Ministerio de Salud 891 infectados y 42 personas muertas en Barranquilla.  Unas autoridades débiles y otras arrogantes e insulsas, que dejaron crecer el problema y han tenido que apelar al toque de queda, la ley seca y la orden de aislamiento obligatorio, al menos hasta el 15 de julio. ¡Y lo que falta, cachaco!

Publicacion: Viernes 26 de Junio de 2020 
 Comentar... 
 
 

Back to Top

X

Activa la Edición Digital

Regístrate para acceder a nuestra edición digital.