shemaleup.net javup.org femdomup.net vrpornsex.net bdsmup.net comicsup.net Es hora de revisar qué está pasando en la carrera militar | Editorial | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
 
Indicadores Económicos
 
 
 
 

Opinión - Editorial


Es hora de revisar qué está pasando en la carrera militar



Después de la Guerra de los Mil Días, donde se sacrificó una generación de jóvenes santandereanos que fueron a los campos de batalla de Piedecuesta, Enciso y Palonegro, para definir la legitimidad del poder popular confiado entonces al expresidente Rafael Reyes, de reconocida militancia conservadora, vino la Asamblea Constituyente de 1910, donde uno de los temas fue la profesionalización del ejército.

Reyes era un militar que había prestado sus servicios a la patria en la defensa de la soberanía nacional y de nuestras fronteras.

Sin embargo, durante muchos años los cuarteles fueron una especie de escuelas correccionales para los muchachos que cumplían los dieciocho años de edad y que debían definir su situación militar como una obligación de carácter constitucional, con una disciplina muy fuerte, donde se aplicaban castigos muy severos a los desertores y a los insubordinados, con excesivo rigor cuando, paradójicamente, la misión institucional estaba enmarcada en el compromiso de dar la vida por la patria.

Los recientes sucesos de la vida colombiana, donde existe una campaña soterrada de la Revista Semana y de otros medios de comunicación para desacreditar al ejército, han ocurrido hechos lamentables como la comprobada infiltración de la dictadura venezolana en los servicios de inteligencia de Colombia, hechos denunciados por el señor Expresidente Andrés Pastrana y el episodio salvaje de unos soldados que violaron a una menor de la comunidad indígena del Cauca, que han destapado una gran crisis al interior de las fuerzas militares.

Años atrás, durante el gobierno del expresidente Álvaro Uribe Vélez, el país estuvo a punto de ganarle la guerra a la subversión y el terrorismo, porque existía mística en los altos mandos militares para la pacificación del país.

Recordamos con infinito respeto a los héroes que sacrificaron sus vidas en la guerra contra
los grupos guerrilleros y contra las mafias del narcotráfico.

Siendo ministro de Defensa Nacional, Juan Manuel Santos, se descubrieron los  falsos positivos  que provocaron un cataclismo en las filas del Ejército. Muchachos reclutados en los barrios periféricos de Bogotá, fueron presentados como guerrilleros dados de baja en el departamento del Norte de Santander.

El cambio de actitud para combatir a los grupos de autodefensa campesina nacidos en el departamento de Antioquia, a la sombra de las Cooperativas Convivir, colocó otro ingrediente muy peligroso y dañino para la imagen de la institución. Rodaron cabezas, varios oficiales
superiores con el más alto rango militar, fueron destituidos y condenados a penas de prisión, y las autodefensas campesinas del Magdalena Medio fueron judicializadas.
El relevo sucesivo de altos mandos militares, algunos de ellos víctimas de la polarización política que ha dividido a la nación y otros por la defensa de su honor, maltratados por juicios temerarios que promueven sectores de la oposición al gobierno, y especialmente por la  guerra sucia  de panfletos anónimos donde se les acusa de mantener relaciones con sectores mafiosos, ha causado revuelo y preocupación en la opinión pública.

¿Quién iba a pensar que desde la Brigada de Inteligencia se vendiera abundante información a los agentes encubiertos de la dictadura venezolana y que existiera complicidad con bandas de contrabandistas y narcotraficantes, con las mafias de la minería ilegal, cuando en los últimos años se ha profesionalizado la carrera militar y todos los oficiales de alta graduación tienen formación universitaria, que se supone está enmarcada en el Código de Ética y en los manuales de procedimiento de las fuerzas militares?

En el afán de desacreditar al actual gobierno, sectores políticos colocan en entredicho la capacidad del gobierno del presidente Iván Duque y del Ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, para resolver todos los problemas que se vienen presentando en los altos mandos del ejército de Colombia, divididos por las pretensiones políticas de algunos de sus miembros, por
el bajo rendimiento de algunas unidades de combate y por la falta de una restructuración en las filas militares.

Ahora estamos pidiendo ayuda internacional para enfrentar a las guerrillas del ELN, a las disidencias de las FARC, a las mafias del narcotráfico y de la minería ilegal, y a la cuadrilla criminal que gobierna a Venezuela.

¡Tremendo desafío en medio de la tensión mundial provocada por la pandemia del coronavirus y por los conflictos internacionales que convierten a Venezuela en una bomba de tiempo!

Publicacion: Domingo 28 de Junio de 2020 
 Comentar... 
 
 

Back to Top

X

Activa la Edición Digital

Regístrate para acceder a nuestra edición digital.