shemaleup.net javup.org femdomup.net vrpornsex.net bdsmup.net comicsup.net La ‘Justicia Especial para la Paz’ es un tribunal de aniquilamiento contra el orden constitucional | Editorial | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
 
Indicadores Económicos
 
 
 
 

Opinión - Editorial


La ‘Justicia Especial para la Paz’ es un tribunal de aniquilamiento contra el orden constitucional



La ‘Justicia Especial para la Paz’ es un tribunal de aniquilamiento contra el orden constitucional  | EL FRENTE Jamás tanta infamia y tanta basura se había lanzado en Colombia contra el ejército de la patria y contra la policía nacional. La autodenominada ‘Justicia Especial para la Paz’ (JEP) destinó más de seis mil millones de pesos de su presupuesto, para contratar los noventa (90) abogados encargados de defender, en estrados judiciales, a los peores bandidos que haya conocido la historia de Colombia. Alrededor de once mil excombatientes perciben asignaciones mensuales del erario público, por haberle hecho el favor a Colombia de suspender temporalmente sus instintos criminales, sus masacres y asesinatos. 

Resulta por lo menos un contra-sentido que el pueblo de Colombia, a través de los impuestos, tenga que pagar los honorarios de los abogados escogidos para defender a los mismos criminales que durante medio siglo convirtieron a Colombia en un inmenso cementerio. Mientras esto ocurre, desde la misma ‘Justicia Especial para la Paz’, acusan al glorioso ejército nacional por la matanza de jóvenes que nada tuvieron que ver con el conflicto armado y cuyos cadáveres llegaron al cementerio de Dabeiba, departamento de Antioquia, arrumados como animales en las fosas comunes.

El ejército de la patria siente que existe una conjura nacional e internacional para desestabilizar a Colombia y convertir a los terroristas de las FARC en los nuevos padres de la patria. En los Acuerdos de La Habana les regalaron cinco curules en el Senado de la República y cinco en la Cámara de Representantes. La antigua compañera sentimental de Manuel Marulanda Vélez, alias ‘Tirofijo’, es la segunda vicepresidenta del Senado y posiblemente será su candidata presidencial, simplemente para seguir haciendo mucho ruido en una campaña electoral que genera enorme incertidumbre para el pueblo colombiano.

Era válido proponer que el período presidencial del doctor Iván Duque Márquez se prolongara por dos años, para unificar las elecciones y los periodos constitucionales de los mandatarios nacionales, departamentales y municipales, con la misma fecha en que se realice la escogencia de los nuevos parlamentarios, diputados, concejales y miembros de las juntas administradoras locales en las principales ciudades del país.

Varios sectores políticos de esta nación, que siguen desconociendo los errores cometidos en el proceso de paz con las guerrillas de las FARC, caminan con los ojos abiertos hacia el precipicio de una democracia en ascuas donde, en medio de la ebullición de inconfesables ambiciones personales, no quieren aceptar el peligro en que se encuentra Colombia de caer en las garras de un régimen totalitario, como el que impusieron hace sesenta años en Cuba, hace cuarenta años en Nicaragua y hace veinte años en Venezuela. No existe en los partidos históricos, en el liberalismo y el conservatismo, una visión de país unitario, capaz de crear condiciones para salvar a la nación de la asechanza de un enemigo que se expresa en redes sociales, en huelgas injustas, en rechazo del orden establecido. Ninguno de ellos tiene un caudillo que pueda conducir a la nación por caminos de reconciliación, de reactivación y de esperanza. 

El expresidente Juan Manuel Santos Calderón, tan altamente cuestionado por la opinión internacional, le abrió las puertas y ventanas de la representación popular a las guerrillas de las FARC, por medio de la figura de la cooptación que seguirá realizando el denominado: ‘Partido de los Comunes’, otrora Partido de las FARC, escogiendo a dedo sus Senadores y Representantes a la Cámara,  buscando nuevas alianzas con movimientos proclives al denominado ‘Socialismo del Siglo Veintiuno’, que lidera la mafia incrustada en la dictadura de Venezuela.

La posibilidad de un gobierno de transición, que contemporice con los antiguos actores de la guerrilla, le ha abierto las avenidas de la democracia al excombatiente del Movimiento Diecinueve de Abril, Gustavo Petro Urrego, que es la figura más conocida entre los dieciséis candidatos que han asomado hasta ahora sus narices para aspirar a la próxima presidencia de la república. Con esta anarquía política, podemos decirles a los conservadores, a los liberales, a Cambio Radical, al Centro Democrático y movimientos afines, que estamos perdidos.
Publicacion: Sabado 20 de Febrero de 2021 
 Comentar... 
 
 

Back to Top

X

Activa la Edición Digital

Regístrate para acceder a nuestra edición digital.