Actos vandálicos en la Universidad Industrial durante el ‘Día del Trabajo’ | Editorial | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
 
Indicadores Económicos
 
 
 
 

Opinión - Editorial


Actos vandálicos en la Universidad Industrial durante el ‘Día del Trabajo’



Actos vandálicos en la Universidad Industrial durante el ‘Día del Trabajo’  | EL FRENTE
Los sueños e ilusiones de miles de estudiantes de la Universidad Industrial de Santander, que disfrutan de los subsidios e infinitos  privilegios que les ha otorgado el gobierno del presidente Iván Duque Márquez para que puedan optar su carrera profesional, quedaron aplazados ayer durante los actos de barbarie ocurridos en las instalaciones del plantel de enseñanza superior, por incendios y saqueos que promovieron los líderes de la protesta estudiantil y algunos miembros de la nómina del magisterio oficial contra el proyecto de Ley sobre reforma tributaria.

Vergonzosamente, los líderes de la protesta, que pedían educación gratuita y mayores privilegios para los hijos de los pobres, estuvieron en el escenario de los acontecimientos y actuaron con indiferencia frente a los vándalos que prendieron fuego a algunas dependencias, especialmente contra las salas de informática, de donde se robaron equipos electrónicos, incluidos computadores de alta calidad, que fueron adquiridos por la actual administración para contribuir a su formación profesional.

La marcha estudiantil había sido promovida y patrocinada, entre otros movimientos, por los profesores del Sindicato de Educadores de Santander, algunos de cuyos directivos fueron sorprendidos cuando junto a sus consignas de rebeldía, los terroristas lanzaban guijarros y bombas incendiarias contra el Grupo Elite de la Policía Nacional, con tal sevicia, que algunos miembros de la fuerza pública resultaron lesionados, cuando precisamente cumplían con la misión institucional de protegerlos.

¿Qué paradoja que, a los policías, hijos del pueblo, de familias humildes, orgullosos de portar el uniforme de la patria, se les humille y se les intimide de esa manera?
Coinciden estos hechos con una misteriosa movilización de jóvenes venezolanos trasladados la noche del sábado desde la ciudad de Cúcuta hasta Bucaramanga, en una flota de buses que venían para participar en la celebración del ‘Día del Trabajo’ y a quienes les habrían pagado unas sumas de dinero para participar en la guacherna. Desde hace algún tiempo funciona en Santander y en Colombia una extraña alianza de líderes sindicales con grupos rebeldes infiltrados en las universidades públicas, contribuyendo a la desestabilización del país. 

Los jóvenes estudiantes de la UIS, que ahora disfrutan de educación gratuita, servicios de salud por cuenta de la universidad, residencias universitarias para su alojamiento y subsidios alimentarios, permanecieron indolentes y con gran indiferencia frente a la barbarie desatada ayer en los predios de la institución. La curiosa alianza de sectores estudiantiles y de los sindicatos del magisterio, que son afines a movimientos de extrema izquierda, le está causando enorme daño a la educación. Hasta anoche no se tenía un inventario cierto de los daños ocasionados por los extremistas al principal centro de enseñanza superior del oriente colombiano.

El Consejo Directivo y el Consejo Superior Universitario de la UIS deberán actuar con la mayor firmeza, para judicializar a los responsables de los daños físicos que se presentaron en el campus universitario, donde el terrorismo ha reaparecido después de grandes inversiones que el gobierno nacional ha realizado, gracias al apoyo de la clase parlamentaria santandereana que siempre ha estado atenta para financiar las obras físicas y la moderna dotación que ha logrado la institución durante los últimos años.     

Publicacion: Domingo 2 de Mayo de 2021 
 Comentar... 
 
 

Back to Top

X

Activa la Edición Digital

Regístrate para acceder a nuestra edición digital.