A dirigentes del paro nacional NO les importa la pandemia | Editorial | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
 
Indicadores Económicos
 
 
 
 

Opinión - Editorial


A dirigentes del paro nacional NO les importa la pandemia



A dirigentes del paro nacional NO les importa la pandemia  | EL FRENTE En cumplimiento de la protesta nacional, para la cual han recibido financiación de las bandas de narcotraficantes empeñados en la legalización de los cultivos ilícitos, los organizadores del paro nacional indefinido han puesto en peligro la vida de millones de colombianos, que en forma silenciosa han soportado la ola de protestas, mientras aumenta el número de muertos por la peste asiática que ha convertido a Colombia en la tercera nación más infectada del mundo.

La disminución de los cultivos de coca y amapola, por la presión del gobierno del presidente Iván Duque Márquez, ha provocado reacciones entre las guerrillas y narcotraficantes que ejercen dominio territorial en regiones del Cauca, Nariño, El Catatumbo y Vichada. El proceso de sustitución de cultivos, adelantado en el país por la acción efectiva de las fuerzas militares y de policía, ha reducido el área cultivada, mejorando la imagen internacional de Colombia, que ha sido el principal productor de estupefacientes.

Desde territorio venezolano, donde las guerrillas colombianas gozan de especial protección de la dictadura de Nicolás Maduro, viene el dinero y la orden de desestabilizar a Colombia y romperle el espinazo a la democracia, para que uno de los beneficiarios de los procesos de paz adelantados por los gobiernos de Belisario Betancur y Virgilio Barco Vargas, con el Movimiento Diecinueve de Abril (M-19), se consagre como el mayor aspirante a la presidencia de la república.

La democracia colombiana está en peligro. Los regímenes totalitarios de Cuba, Nicaragua y Venezuela, quieren imponer un régimen comunista en Colombia, creando una situación de anarquía, orquestada por los sindicatos de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), entre los que se destaca la Federación Colombiana de Educadores (FECODE), que utiliza los presupuestos de la organización para contratar la trasmisión de mensajes radiales contra el gobierno nacional, que por el respeto a la ‘libertad de expresión’ tolera la convocatoria salvaje y suicida a la protesta.
El respeto por los Derechos Humanos, que hacen parte de la Constitución Nacional de 1991, ha llevado al gobierno de Colombia a la situación en que se encuentra el país, donde las fuerzas militares y de policía han sido irrespetadas, atacadas y escarnecidas por grupos vandálicos que la guerrilla narcotizada ha financiado para bloquear las carreteras, destruir instalaciones públicas, atacar centros comerciales y romper con el orden establecido, porque así lo disponen desde el exterior sus patrocinadores. Desde el Palacio de Miraflores, en la ciudad de Caracas (Venezuela), una banda criminal que se tomó el poder presidencial, otorga salvoconductos para la permanencia en ese país de las cuadrillas de las FARC y del ELN.

Gruesos nubarrones se levantan en el horizonte colombiano, cuando los países vecinos, como Cuba, Nicaragua y Venezuela, hace tiempo acabaron con las empresas privadas y multiplicaron el hambre, la miseria y la esclavitud de sus pueblos, mientras el circulo privilegiado de sus adherentes dispone de grandes capitales que han sido trasladados a los paraísos fiscales del mundo, donde los actuales dictadores conservan sus gigantescas fortunas. El saqueo del oro del Banco Central de Caracas es una de las fuentes de financiación de la dictadura de Nicolás Maduro, que además controla y explota las rutas del narcotráfico que salen de Colombia por las fronteras de Arauca y Vichada, mientras millares de venezolanos huyen como el ‘Judío Errante’, por las carreteras de los países vecinos, buscando nuevas oportunidades de trabajo y vida digna, fuera de la patria que los vio nacer.
Publicacion: Miercoles 9 de Junio de 2021 
 Comentar... 
 
 

Back to Top

X

Activa la Edición Digital

Regístrate para acceder a nuestra edición digital.