Deuda pública de Colombia se ha vuelto IMPAGABLE | Editorial | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
 
Indicadores Económicos
 
 
 
 

Opinión - Editorial


Deuda pública de Colombia se ha vuelto IMPAGABLE



Deuda pública de Colombia se ha vuelto IMPAGABLE | EL FRENTE
El asistencialismo social y ‘humanitario’, representado por la educación universitaria pública y gratuita; el pago de subsidios a todo el mundo con el pretexto de reactivar la economía como consecuencia de la pandemia del coronavirus; los elevados impuestos que pagan las empresas industriales para sostener uno de los más grandes ejércitos del mundo; la elevada burocracia nacional e internacional que devora las finanzas públicas; las extravagantes asignaciones de los congresistas a cargo del estado colombiano; los sueldos de magistrados, jueces, fiscales, procuradores nacionales y regionales, y todos los compromisos adquiridos por el gobierno nacional del Presidente Iván Duque Márquez, para satisfacer las pretensiones de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y de la Federación Colombiana de Educadores, ha estrangulado las finanzas de Colombia.
 
El año pasado se incrementó la deuda pública del Gobierno nacional en $724 billones de pesos, lo que significa que todos los colombianos estamos hipotecados a la banca internacional para los próximos diez años. El Ministerio de Hacienda informó esta semana que la deuda pública que debemos amortizar en los próximos años equivale al 61,5% del Producto Interno Bruto. El Ministerio de Hacienda reveló que la deuda bruta del Gobierno Nacional cerró el 2021 en $724 billones, lo que representa un aumento de más de $104 billones frente a los $619 billones registrados en 2020.
La devaluación del peso colombiano frente a las monedas fuertes como el Euro y el Dólar, es alarmante. Durante el gobierno del presidente Iván Duque se financiaron los subsidios de vivienda social gratuita, los subsidios a los estudiantes de las universidades públicas y el apoyo económico a las empresas para evitar el despido masivo de empleados y trabajadores, con emisiones en papel moneda del Banco de la República, sin ningún respaldo en las reservas internacionales, porque hemos entrado, sin pensarlo, en un sistema financiero que gasta más de lo que recibe en impuestos y mucho más de lo que producen las rentas de la industria del petróleo.
Por causa de la devaluación del peso colombiano, las importaciones de materia prima, como el papel periódico proveniente de Chile y Canadá multiplicó los costos de la industria editorial y colocó una dura prueba para la supervivencia de los medios de comunicación. La mayoría de los periódicos impresos en Colombia están atravesando un mal momento, por los costos del papel y por la devaluación del peso colombiano. Producir un ejemplar de este diario cuesta algo más de un dólar, es decir, algo ms de cuatro mil pesos y se vende en veinticinco centavos de dólar. Cualquier se pregunta: ¿Cuál es el negocio?

Colombia dejó de producir materias primas para la alimentación de los habitantes de este país, como la harina de trigo, la cebada, el arroz, los medicamentos, el ensamblaje de motores y vehículos, porque los sobrecostos laborales y fiscales arruinaron a los agricultores e industriales. Cuando se destape el hueco fiscal que dejará la actual administración nacional, volverá a proponerse una enorme reforma tributaria que será confiscatoria del derecho a la propiedad.  El Gobierno destaca que en 2021 se vivió una importante recuperación económica y que la deuda pública como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) se situó en 61,5%. Una cifra que es inferior frente al 66,8% que se proyectaba en el Marco Fiscal de Mediano Plazo. Eso no es verdad. Son cantos de sirena al odio de los incautos ciudadanos que poco saben de economía.
Publicacion: Sabado 22 de Enero de 2022 
 Comentar... 
 
 

Back to Top

X

Activa la Edición Digital

Regístrate para acceder a nuestra edición digital.