Invadidos por el pesimismo y la desesperanza | Editorial | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
 
Indicadores Económicos
 
 
 
 

Opinión - Editorial


Invadidos por el pesimismo y la desesperanza



 Invadidos por el pesimismo y la desesperanza | EL FRENTE


Los seres humanos terminan destruyendo lo que más aman, cuando se acaban las ilusiones y viene la desesperanza.

Pareciera que estamos llegando a ese cruce de caminos de la historia, donde nada de lo bueno que han hecho pasadas administraciones pueda ser bien visto por los nuevos amos del poder, cuando lo ideal sería que las obras inconclusas pudieran ejecutarse con mayor emoción cuando los recursos del presupuesto de la nación, del departamento y de los municipios han llegado en cuenta-gotas por la cantidad de talanqueras que ofrecen los funcionarios públicos y la dirigencia política.

 Pero han llegado y existe en Santander una sinfonía de obras inconclusas, por la falta de voluntad para ejecutarlas y por la cadena de intereses personales y políticos que se mueven alrededor de la inversión pública.

En cada periodo constitucional quedan obras proyectadas, muchas de ellas financiadas, pero no existe continuidad ni compromiso para sacarlas adelante, como seguramente puede ocurrir con las obras del Pacto Funcional por Santander que suscribiera el señor expresidente de la República, Iván Duque Márquez con el señor gobernador Mauricio Aguilar Hurtado quienes tuvieron que sortear enormes dificultades para hacer realidad los diferentes proyectos.

 La ampliación y pavimentación de vías intermunicipales se quedó en el limbo, a no ser que el nuevo gobierno nacional continúe realizando las transferencias de los recursos asignados al departamento.

Las esperanzas están puestas en el nuevo ministro del transporte, el abogado santandereano Guillermo Francisco Reyes González, hijo ilustre de Barrancabermeja, que ha sido asesor del Directorio Nacional Conservador y coautor de los estatutos de la misma colectividad.

 Treinta años han pasado desde la administración del expresidente Belisario Betancur Cuartas, que designó como ministro de obras públicas al doctor Hernán Beltz Peralta, oriundo de Bucaramanga y a quien le correspondió la reconstrucción del puente de Pescadero en el cañón del Río Chicamocha, además de las inversiones hechas en la carretera troncal del Norte, entre Capitanejo y Pamplona.

En las últimas elecciones parlamentarias los santandereanos conquistamos diez (10) curules en el Senado de la República y siete (7) en la Cámara de Representantes, la bancada más numerosa compuesta en su mayoría por líderes y lideresas que por primera vez conquistan su derecho a la representación popular.

Paradójicamente en las comisiones tercera y cuarta del senado y la cámara de representantes, donde se maneja el presupuesto de la nación, no tuvimos suerte al definir la composición de estas células legislativas, donde se toman las más importantes determinaciones en todo lo relacionado con las transferencias de la nación hacia los departamentos y municipios.

Tres aguerridas mujeres santandereanas fueron elegidas para el senado de la República por la corriente política del presidente Gustavo Petro, otras tres curules en la misma corporación por el partido Verde, entre ellos Jota Pe Hernández, un tuitero con la más alta votación en el país.

 Igualmente repitieron curul dos senadores del partido liberal (Miguel Ángel Pinto Hernández y Jaime Durán Barrera) y reaparecieron los conservadores con la credencial de José Alfredo Marín Lozano en equipo con el representante a la cámara Luis Eduardo Díaz Mateus, además de un senador y un representante a la Cámara por el Partido Centro Democrático, junto con las dos curules asignadas al nobel partido político de la Liga de Profesionales Anticorrupción que lidera el senador y excandidato presidencial Rodolfo Hernández Suárez.

Lamentablemente predomina el individualismo en medio de la expectativa general por lo que puedan hacer las antiguas y nuevas figuras santandereanas que ocuparán los fríos sillones del Capitolio Nacional de Colombia, la fábrica de leyes y de los grandes debates que convocan el interés nacional.

Todavía no se han conocido los planteamientos del jefe constitucional de la oposición, que debe ser el excandidato presidencial Rodolfo Hernández Suárez, en representación de diez millones setecientos mil colombianos que apoyamos su nombre.

Se le ha visto muy temeroso de levantar la voz después del debate electoral, donde tuvo en sus manos la oportunidad de convertirse en el primer magistrado de la nación.

Los grandes tribunos que ha tenido el departamento de Santander, como Manuel Serrano Blanco, del partido conservador y el también excandidato presidencial del partido liberal en 1946 Gabriel Turbay, pueden levantar la voz desde ultratumba, para afirmar que todavía no han sido remplazados.



....



Publicacion: Jueves 11 de Agosto de 2022 
 Comentar... 
 
 

Back to Top

X

Activa la Edición Digital

Regístrate para acceder a nuestra edición digital.