Annabelle Lane Y del campo qué… ¿hasta cuándo? Por: David Lizarazo Castillo | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 


Opinión - Columnistas


Y del campo qué… ¿hasta cuándo? Por: David Lizarazo Castillo



Y del campo qué… ¿hasta cuándo? Por: David Lizarazo Castillo | EL FRENTE Como dice la canción, pasan los días, los meses y los años y el campo cada día en peores condiciones, muy a pesar de las mentiras, promesas, quizás buenas intenciones, voluntad, pero como dijese el expresidente Pepe Mojica, al campesino siempre le estafan.

Cada día el promedio de quien trabaja la tierra es muy alto, implica que el campo envejece y que los jóvenes o nuevas generaciones a pesar de su procedencia, su destino final no es el campo y surge de inmediato el interrogante ¿por qué? Sencillo y elemental, no llena las expectativas, no se tiene lo que se necesita como para proyectar vida, no hay vivienda digna, servicios públicos, tecnología en muchos lugares, ni luz, menos señal de televisión, internet, telefonía y como si fuese poco los beneficios en materia de subsidios, abonos, insecticidas, sales, etc., nulos y si llegan en la mayoría de los casos son devorados por los políticos de turno, sus familias y más cercanos amigos o si no recordamos a Agro ingreso seguro, que incluso con dolor de patria se descubrió el beneficio a familias ricas que lo que menos necesitaban eran subsidios, pero eso pasa sin que nada suceda en Colombia, recuerdo hasta reinas de belleza resultaron beneficiadas con millonarias sumas.

Hoy ningún renglón de la economía del campesino que trabaja la tierrita es rentable, a pérdida, arriesgando en la cosecha, con el clima, los precios, las vías, sin esperanza de ver antes de morirse la mano del estado para que se quede en el campo, proyecte su familia, tenga una vida digna y pase de las promesas a la realidad.

Recuerdo frases célebres la “deuda histórica que se tiene con el campo en Colombia” pero seamos serios, hasta cuándo, qué tendrá que suceder, nuestros hermanos campesinos lo han vivido todo, esperando con fe que el día llegue, pero no vemos cómo, cuándo y quiénes podrían de verdad darle solución a la problemática del campo.

Los precios de sustentación para que el campesino sino gana, no pierda solo teoría, la comercialización claro para los grandes comerciantes que sin esfuerzo solo con el capital todos los días llenan más sus bolsillos a costa del sudor del trabajador y eso les da para en las centrales de abastos para humillarlos, pisotearlos, robarlos, comprarles a cualquier precio so pretexto lléveselo de regreso al campo y el estado y nuestros gobernantes indolentes, promeseros, mentirosos y si acaso solo pañitos de agua tibia mientras su esfuerzo se envejece, su familia se empobrece, sus deudas crecen y la pregunta del millón, hasta cuándo persistirá, resistirá, aguantará este ser que está hecho de fe, constancia, perseverancia, humildad, obediencia y honestidad a toda prueba.

Hace muchos años se viene abusando de estos hermanos que trabajan para proveernos la comida sin que hasta hoy se avizore una salida, una política que apunte a darle el sitio, el lugar que le corresponde, estamos esperando que ellos no pierdan la fe, se organicen y nos den una soberana lección, se cansen de trabajar al pierde y nos dejen sin qué comer.

Reformas agrarias, estudios millonarios, proyectos, subsidios para los más vivos, elecciones y eso sí, lluvia de mentiras de todos los candidatos, aspirantes que de manera atrevida utilizan su vestuario en campaña, sombrero, poncho, botas y lo que es peor, sin tener la más mínima idea del campo y sus injusticias y menos querer ayudar, cuántos de esos aspirantes hoy electos regresan aunque sea a visitarlos, menos a colaborarles, solo promesas y más promesas como dijo alguna vez el Dr. Oscar Humberto Gómez en su celebérrima canción “el campesino embejucado”

Qué dirá el estado, qué sentirán nuestros gobernantes con este cuadro que encuentra hoy el sector rural, cuántos años más se tendrá que esperar par que el campesino a pesar de su esfuerzo tenga una vida digna, una esperanza de salir adelante junto a su familia, esta generación no la veremos, pero como dice el sabio refranero popular… “no hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista”, entre tanto Dios los bendiga hermanitos campesino, los tiempos de Dios son perfectos, ni antes ni después, llega siempre a tiempo… que viva el campo, primero el campo… qué orgullo siento de haber nacido en el campo.

Publicacion: Martes 28 de Enero de 2020 
 Comentar... 
 
 

Back to Top