Annabelle Lane Respetar nuestro hábitat Por: Héctor Hernández Mateus | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 


Opinión - Columnistas


Respetar nuestro hábitat Por: Héctor Hernández Mateus



Respetar nuestro hábitat Por: Héctor Hernández Mateus | EL FRENTE Lo previsible no es sorpresa, y aun más cuando de no cuidar nuestro sistema ecológico se trata. Lo sucedido en el municipio dulce de Colombia es muestra de los yerros que se cometen diariamente por parte de la población, y no es solamente en Floridablanca; son múltiples las advertencias que se han emitido, en razón a la afectación que se le hace a la naturaleza.  

Afortunadamente no hubo víctimas, en su integridad física, siendo la parte económica de gran afectación para honestos habitantes, que con supremo esfuerzo adquirieron bienes para tener una mejor calidad de vida, no siendo sólo las pérdidas materiales, sino el desazón ante la impotencia del fenómeno, que por sí, no es de carácter eminente natural, ella (la avalancha) es producto de la mano perversa de irresponsables que sin Dios ni ley, hacen y deshacen con los recursos naturales, siendo muchas veces con licencias de autoridades competentes, tal como se ha denunciado en proyecto de vía que adelanta la nación en el municipio.

Además, el impacto sicológico que han sufrido en amanecer frio, siendo el pánico y la incertidumbre los acompañantes de estos impotentes Seres, pesadilla que podría volverse a repetir y en que característica de intensidad más grave.

Un acto repetitivo es la osadía de construir a orillas de cañadas, quebradas y demás fuentes hídricas, todo ello con la complacencia de las autoridades de control. En el área metropolitana de Bucaramanga se está a puertas de un hecho verdaderamente lamentable por las inconsecuentes determinaciones de los mandatarios que han regido los destinos, de cada municipio. Como se ha dicho se expiden licencias por amiguismo o ser de la corriente política el solicitante, y lo que puede ser aun peor, como se rumora, por compra de los mismos, dinero que tendría la doble mancha de la corrupción, frente a las pérdidas que se ocasionan y la amenaza en la integridad física de los residentes de esas zonas.

Alerta han emitido ambientalistas y personas conocedoras del tema frente a la construcción en zona de berma de paso de fuentes hídricas, incluso algunas de carácter de servicio público; no se respetan espacios exclusivos de la naturaleza. Hay un dicho popular que dice “el rio reclama su cauce”, ejemplos de ello se han vivido en nuestra región y se cree que con construir endebles muros de contención se previene la fuerza desbordada de las aguas.

El que adquiere una propiedad, lo hace con el sentir del respaldo del estado, por ello es que se generan los impuestos, por cierto, de diferente índole o justificación que con esfuerzo debemos cancelar.

Acción efectiva de las corporaciones o instituciones de control ambiental, que no sean nido de pago de favores políticos, quitándole el perfil técnico en la función y razón de su existir.
   
Constituir brigadas que sean de la base popular, con el conocimiento del tema es una de las soluciones, para proteger y mejorar las fuentes hídricas.
No se concibe como se mete maquinaria pesada en los lechos para extracción de material de arrastre, esto especialmente en el trayecto del Rio de Oro, lo que compete al municipio de Girón.

Tomemos conciencia que la solución la tenemos todos. 
 
Email: conciliadorbucaro@gmail.com  
 
Publicacion: Miercoles 29 de Enero de 2020 
 Comentar... 
 
 

Back to Top