Annabelle Lane Señor empresario Por: José Caicedo Solano | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 


Opinión - Columnistas


Señor empresario Por: José Caicedo Solano



Señor empresario Por: José Caicedo Solano | EL FRENTE
Aunque poca divulgación hubo con relación a la reunión habida en Suiza, sobre la riqueza y su desequilibro mundial, si es sabido que a los “cacaos mundiales”, les preocupa este tema, llevado de la mano con el alto peligro que tiene el medio ambiente, por el recalentamiento mundial y los fenómenos atmosféricos  que ocurren de manera inesperada , como por ejemplo nevar en pleno desierto del Sahara, en el África,  e inundaciones por fuertes aguaceros llegados de manera inesperada en pleno verano de más de 40 grados de temperatura, como sucedió en meses pasados en Australia.

La mano de un gobierno, serio, con justicia social, no mercantilista, no vendido a los grandes monopolios mundiales como los de la medicina o los supermercados , puede remediar, por lo menos en parte, algo de la economía familiar, como lo manifestó este gobierno de Colombia , en donde se dio cuenta, que se pueden bajar los precios de los medicamentos, algunos de 300.000 pesos, a solo 45.000 pesos, en productos tan necesarios para combatir enfermedades como son el alto nivel de azúcar, el cáncer y la neumonía . Si se puede ser equitativo, sin que las empresas dejen de obtener las rentabilidades propias de las inversiones de capital.

Lo mismo puede ocurrir con la banca, en donde después de Ecopetrol, es la institución que mejores utilidades obtienen, y eso que los niveles de los intereses se encuentran ahora, en menos del 2% mensual, cuando en otras épocas, pasaba del 3.5% mensual, agregado a la usura que dio y mandó a la quiebra a millones de familias, con el sistema Upac.  Bajar el costo financiero, es posible; con ello, también hay distribución de la riqueza, que ayuda al ente empresarial a obtener buenos resultados, bajando dese luego los precios al consumidor. Las buenas gestiones de superávit empresarial, no pueden llegar a tener el pecado de la avaricia y la acumulación individual de riqueza, que no cumple con las expectativas de las necesidades del ser humano. Esto es igual, que compras 5 Kilos de almuerzo para una persona, sabiendo que con medio kilo queda perfectamente suplida su hambre y nutrición y el resto debe ser echado a la basura.

Los valores de la ética, son fundamentales, para llevar un altruismo al ofrecer bienes y servicios, como, por ejemplo, entregar edificios con todas las normas y calidades que exigen para esta dotación de vivienda u oficinas, y no como ha sucedido en gran parte del país, en donde las edificaciones se caen, más por mala fe, que por incapacidad profesional. La vida, debe llevar una ecuación contable, en donde lo que se recibe, debe ser igual o valer igual a lo que yo entrego. La premisa del “vivo”, o como decimos en Santander, “el arrecho pa´ los negocios”, porque “tumba” a su cliente, debe desaparecer de la conducta de ese ser superior creado a imagen y semejanza de Dios.

Entre más alto esté la persona en su capital, en su estatus, en su empresa, en el cargo oficial, más demanda de compromiso social, es espera por sus conciudadanos.

Publicacion: Viernes 31 de Enero de 2020 
 Comentar... 
 
 

Back to Top