Annabelle Lane Popeye, un sicario sin espinacas Por: Jorge E. Solís | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 


Opinión - Columnistas


Popeye, un sicario sin espinacas Por: Jorge E. Solís



Popeye, un sicario sin espinacas Por: Jorge E. Solís | EL FRENTE “Lamentamos mucho la muerte de Popeye.  Nuestras sentidas condolencias a su familia, somos seres humanos, somos colombianos”.  Fueron apartes de las declaraciones entregadas por el Comandante del Ejército Nacional, General Eduardo Zapateiro, luego de conocer el fallecimiento del amigo incondicional del mafioso Pablo Escobar, el líder de sus sicarios y primer ejecutor de secuestros políticos en Colombia, quien murió a sus 57 años por un cáncer de esófago que hiciera metástasis este 6 de febrero de 2020, en el Instituto Nacional de Cancerología.

La noticia a resaltar es la muerte de John Jairo Velásquez Vásquez, conocido por el alias “Popeye” asesino que formó parte de la estructura criminal del Cartel de Medellín, y no las declaraciones del Comandante del Ejército Zapateiro, que manifiesta tergiversaron sus comentarios y se declaró en “cuarentena”, para muchos un pésame tomado como una “escusa patriótica”.  Hay que recordar que “Popeye” también conocido con el alias de “Cucitos de seda”, reconoció haber asesinado a unas 300 persona de las 3000 que se calculan que coordinó, llevándose a su tumba secretos de algunos de estos personajes asesinados.

John Jairo Velásquez, purgó 23 años de cárcel por los crímenes cometidos, donde tuvo la oportunidad de recibir el diploma del Sena, como “Recuperador Ambiental”.  Recobra su libertad el 12 de diciembre de 2016, y en el 2018 volvió a caer preso por los delitos de extorsión, concierto para delinquir e incitación al odio.  Este polémico personaje que obtuvo su apodo de “Popeye” por su parecido físico con el de la serie, cuando estuvo de aprendiz en la Armada Colombiana.  Escribió un libro para una serie de televisión basado en su propia vida, también actuó en una serie de Netflix con apartes de su libro.

En su prontuario figuran los asesinatos del Coronel de la Policía Valdemar Franklin Quintero, del magistrado Valencia García, del magnicidio de Luis Carlos Galán Sarmiento, con actos terroristas como la bomba del avión de Avianca donde murieron 107 personas a bordo, en la muerte de Guillermo Cano y del procurador Carlos Mauro Hoyos.  Compró la dinamita para volar el edificio del DAS y la eliminación de su querida novia Wendy por orden del “patrón”.  Son muchos otros casos que no mencionó u olvido en su larga lista.

Sin duda “Popeye” no es el único sicario que tiene un gran prontuario, hay otros en condiciones similares que aún viven manteniendo un bajo perfil y podrían esclarecer muchos de los crímenes cometidos que luego de muchos años no han sido resueltos por nuestra justicia, debido a falta de pruebas contundentes, algunos infortunadamente ya archivados. “Se ha ido sin dar muestras de arrepentimiento por los crímenes cometidos, dejando una nefasta huella histórica que no terminó de paga”.  A “Popeye”, nunca le tembló la mano como sicario, por lo que no necesito de ‘espinacas’ para sus funestos propósitos.

 

 
Publicacion: Lunes 10 de Febrero de 2020 
 Comentar... 
 
 

Back to Top