Migración venezolana y problemas… Por: Luis Eduardo Jaimes Bautista | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 


Opinión - Columnistas


Migración venezolana y problemas… Por: Luis Eduardo Jaimes Bautista



Migración venezolana y problemas…  Por: Luis Eduardo Jaimes Bautista | EL FRENTE Llevamos un lustro de sentir entre los colombianos la migración en masa de los venezolanos de todas las clases sociales, gracias a la escogencia por ellos mismos de un gobierno Castro-chavista, que los regeneraría de la política neoliberal a la socialista. El peor error que han cometido. Hoy existe un presente y un futuro de años a padecer la migración en masa. Porque a muchos se les acabó el asistencialismo, otros la clase media y los ingresos de la economía petrolera.

Desde una columna que escribí, titulada: “Éxodo venezolano del cielo al infierno”, ahora esta nueva, mirando de cerca ese mapa humano que se desplaza por las carreteras de Colombia, y muchos sientan su residencia, en este caso Bucaramanga. Los gobiernos, todavía no han tomado en serio esta problemática.

Leía que según los cálculos del Banco Mundial y del FMI (Fondo Monetario Internacional), indican que el peso anual de la migración venezolana en las cuentas fiscales colombianas se ubica entre 0,3 0,6 puntos del PIB (Producto Interno Bruto) que los economistas muestran y el Ministerio de Hacienda calla. Como otros estudios realizados por Fedesarrollo el equivalente del PIB a unos 1.500 millones de dólares.

Retomando igualmente la obra “Extraños llamando a la puerta” del sociólogo polaco Zygmunt Bauman, en su común asociación de un pánico moral por la delincuencia que genera la pobreza de estos seres, a quien no se les debe tener xenofobia, lo que históricamente requiere es una respuesta del Estado en términos de la seguridad, para frenar ese temor o sensación del mal que amenaza el bienestar de la sociedad. Un ejemplo, en cantidad estas personas se apuestan en los semáforos a limpiar parabrisas de vehículos, se suben a los buses a vender dulces o se hacen a la entrada de los centros comerciales o supermercados.

Colombia se convirtió en un país receptor, frente al fenómeno migratorio. Qué es el país… un estado en vía de desarrollo, que ofrece un desplazamiento de la mano de obra de los nacionales con garantías, por una mano de obra barata que se ofrecen quienes llegan para subsistir por no residencia en la calle, los puentes o casas abandonadas. Esta mano de obra es contratada por los empresarios que les permite reducir costos y parafiscales. Una competencia que también lleva al hambre y la pobreza a nuestros nacionales.    

Despertando entre la misma sociedad que los migrantes no son enemigos económicos, pero sí sociales, entrando estigmatizar entre los que cometen actos delictivos, las mismas cualidades delictivas y despertando el miedo e inseguridad.

Bauman dice que la cualidad que más incomodidad genera los migrantes, es su estatus de “extraños” y por ello impredecibles, y “que la afluencia masiva de esos extraños tal vez haya destruido cosas que no son muy preciadas” el desconocimiento de la manera de interactuar de estos migrantes, es lo que ocasiona recelo por parte de los países migrantes, puesto que se encuentran en una situación de incertidumbre con respecto a las repercusiones y estadía que podían causar o ya están causando.

Este sentimiento para Colombia y la ciudades receptoras, caso las fronterizas o acá en Bucaramanga, que recibe una ola de migrantes, la situación de estas personas abandonadas, viviendo de la caridad pública, ocupando las calles, el espacio público, es una situación que genera más animadversión en la sociedad, puesto que el detonante ya es la violencia y ese abuso de la miseria. Donde muchos caen en manos de los grupos delincuenciales.

El problema no es la migración venezolana, sino los territorios donde se está concentrando esta población. Se configuran guetos que son aprovechados para la prostitución, tráficos de estupefacientes, venta de alucinógenos. Violencia que llevan a la criminalidad e inseguridad ciudadana, cosa que las administraciones municipales y departamentales deben tomar cartas en el asunto.




Publicacion: Sabado 15 de Febrero de 2020 
 Comentar... 
 
 

Back to Top