Annabelle Lane Reducción y control de precios Por: Héctor Hernández Mateus | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 


Opinión - Columnistas


Reducción y control de precios Por: Héctor Hernández Mateus



Reducción y control de precios Por: Héctor Hernández Mateus | EL FRENTE A raíz de inquietudes de ciudadanos, protestando por la no aplicación inmediata de la directriz que dio el gobierno, para reducir el precio de la gasolina, se contactó al representante en Santander de la Federación de Empresarios de Biocombustibles y Energéticos de Colombia – Febecol Santander, para saber del porqué, la demora de beneficio a la comunidad en general.

Es el señor Farid Jones un avezado ejecutivo, que conoce el tema y su concepto es de alta credibilidad, manifestó que no se tuvo en cuenta la cadena de distribución, siendo los mayoristas, quienes hacen la regulación con la distribución a las Estaciones de Servicio – EDS, minoristas quienes finalmente los que entregan al consumidor. Dice que la región, es beneficiada con un mejor precio. Reproduciré parte de la respuesta dada “desde el primer momento en que salió la medida por parte del gobierno, se debió dejar la claridad que ésta reducción aplicaba, desde la fecha que va a iniciar, ése realmente fue el error que creó confusión y la verdad, pagamos nosotros, que somos los que al final prestamos el servicio a la comunidad”.  

Creo que las políticas, no sólo de control, se deben de adoptar en dialogo con representantes de las organizaciones y así entender los gajes de cada uno de ellos, en su desarrollo productivo y de comercio.

Luego, cuando salgamos de ésta crisis, serán muchos los temas a estudiar, dentro del comportamiento de regulación de precios en cada sector, especialmente los de uso indispensable para la supervivencia y desarrollo de actividades, de la base, que es el pueblo. Que no ocurran beneficios para los portentosos, frente a la necesidad de quienes son el motor productivo de un país: su gente.      

La falta de planificación gubernamental, da oportunidad a quienes sabiendo del tema encuentran la excusa frente a las inquietudes. Siempre se debe partir de actos de buena fe, pero frente al colectivo las consideraciones, tal vez justificadas, no son aceptadas. Siempre la idea de lograr beneficios económicos, es una de nuestras posturas culturales, dada la dinámica como se ha construido sociedad.

Apenas se inicia ésta crisis y en ella los más perjudicados son los de menor capacidad económica, aquellos que son el cincuenta y dos por ciento de población con capacidad laboral, lo hacen desde la informalidad, sin garantías sociales, ni de salud; Ser, que debe cada día, conseguir su sustento, para sí y para los suyos.

Son múltiples los oficios que se desarrollan, la gran mayoría pagan arriendo, en modestas casas de inquilinato; situación que además se complica, al ser su dueño dependiente de los ingresos, que le genera el arriendo de ése predio.

Una de las mayores amenazas para el ser humano, es la afectación a la salud y el hambre; cuando se siente en nuestro cuerpo, la desesperación invade el espíritu y la mente se desboca en acciones que normalmente estarían ajenas del individuo.
Dura prueba estamos atravesando y de ella saldremos avante y más fuertes si cumplimos las indicaciones dadas por las autoridades: QUÉDATE EN CASA.      

Posdata: Hay sensación de inseguridad pública, por situaciones presentadas, originadas por parte de jóvenes, especialmente. Algunos se transportan en motocicleta. Implementar medidas más rígidas, es requerido.  
Email conciliadorbucaro@gmail.com  

Publicacion: Miercoles 25 de Marzo de 2020 
 Comentar... 
 
 

Back to Top