Annabelle Lane Colombia salvaje Por: Jaime Galvis Vergara | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 


Opinión - Columnistas


Colombia salvaje Por: Jaime Galvis Vergara



Colombia salvaje Por: Jaime Galvis Vergara | EL FRENTE
Este es un lema ingenioso e imaginativo para presentar internacionalmente el País, un verdadero imán para atraer turismo. Colombia no posee sitios arqueológicos que puedan atraer grandes masas de visitantes y no hay lugares espectaculares tales como las grandes cataratas o los picos del Himalaya. Por tanto, es interesante incentivar el turismo de aventura.

Aquí hay aspectos muy interesantes y novedosos para el que guste de emociones fuertes. Por ejemplo, este es el único país latinoamericano que tiene guerrillas en acción, el visitante puede presenciar voladuras de oleoductos, asaltos a puestos de policías, retenes en carreteras amenizados con quema de vehículos, secuestros, ejecuciones y desplazamientos masivos. Además, puede visitar sitios históricos donde el salvajismo tuvo su máxima expresión, tales como Bojayá, Machuca o el Palacio de Justicia. La capacidad de innovación de nuestros subversivos ha producido adelantos de la artillería tales como los cilindros bomba, dignos de recibir una patente de invención.
 
Otra fuente de emociones la constituyen las actividades de las mafias criollas, se pueden visitar los cultivos de coca más grandes del Mundo, conocer los laboratorios para la elaboración de la cocaína y los ingeniosos medios para su transporte. La creatividad de los colombianos ha ideado submarinos, para el transporte de la droga, los cuales son manufacturados en el País, esto en un Estado, cuyos astilleros oficialmente reconocidos escasamente producen chalupas. La industria coquera ha llegado a un nivel de conocimiento químico increíble, en algunos parajes han refinado petróleo en pequeña escala. Como espectáculo salvaje cabe mencionar los atentados dinamiteros, especialidad del fenecido Pablo Escobar.  La actividad mafiosa ha producido libros y películas muy cotizadas, donde se admiran las extravagancias y derroches de nuestros “padrinos”, así como sus sangrientas balaceras.

No solamente hay carteles de la cocaína, existe también la mafia de las esmeraldas, en extremo sanguinaria, fueron los pioneros en actividades tales como el sicariato. Para colmo de originalidad, existe también el cartel de la toga, el cual mercadea sentencias e indultos. Así como se presenta la situación, con tanto cura revolucionario, en cualquier momento puede surgir el cartel de la camándula.

El devenir político también es una fuente de emociones fuertes, toda una serie de tragicómicos “procesos de paz” el último de los cuales tuvo episodios rocambolescos. Un presidente afanado por conseguir el Premio Nobel de Paz, nombró como países garantes del proceso a los principales patrocinadores del movimiento guerrillero, Cuba y Venezuela. Convocó un plebiscito, en el cual el pueblo desaprobó el acuerdo, el cual sin embargo se firmó, luego el jefe de los negociadores de la guerrilla se declaró en guerra y se esfumó en Venezuela. El jefe de los negociadores del Gobierno se presentó como candidato presidencial y luego de una aplastante derrota electoral se esfumó en el anonimato. Con la entrega de armas se comprobó que las fuerzas guerrilleras no alcanzaban a diez mil hombres. Las FARC crearon un partido político con el cual se lanzaron a una campaña electoral en la cual recibieron pedreas y una votación ridícula.

En medio de todo ese sainete, la Colombia Salvaje continuó en acción, se sucedieron atentados dinamiteros, ataques a puestos militares, secuestros, etc., además el narcotráfico prosperó, los cultivos de coca crecieron y se habla de otro proceso de paz. ¡Horror!

Otros espectáculos de la Colombia salvaje continuaron, tales como las pedreas y asonadas estudiantiles las cuales se tornaron periódicas. La creatividad estudiantil se manifestó en nuevos inventos tales como las papas bomba. Los indígenas del Cauca decidieron emular el espectáculo de los flagelantes de Semana Santa, vapuleando y humillando soldados del Ejército Nacional, sin que la opinión pública reaccionara. 

¡Decididamente un turista en Colombia Salvaje no se va a aburrir!

Publicacion: Jueves 26 de Marzo de 2020 
 Comentar... 
 
 

Back to Top