shemaleup.net javup.org femdomup.net vrpornsex.net bdsmup.net comicsup.net Señor Empresario Por: José Caicedo Solano | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
 
Indicadores Económicos
 
 
 
 

Opinión - Columnistas


Señor Empresario Por: José Caicedo Solano



Señor Empresario Por: José Caicedo Solano | EL FRENTE
Algunos estudiosos de la política colombiana, han presentado ilustres comentarios, así sea a manera de resumen, de cómo el poder político en sí mismo no ha existido, sino que detrás de él, ha habido intereses muy individualizados, a los cuales les deben el favor los mandatarios de turno, como lo dicen los “copietas”, gracias por el favor recibido.

El parecer de la filosofía de la política, es, servir a todo un conglomerado, sin distingos de ningún orden, es decir, a una sociedad de personas, a un entorno de naturaleza, conocido en los viejos tiempos, como reino animal, vegetal y mineral, que es la riqueza del ecosistema, llamado por muchos, la tradición del paraíso terrenal.

La independencia, que la podemos enmarcar de 1810 a 1819, con algunos gritos anteriores y consolidación total en años subsiguientes, solo estaba dirigida a los “altos criollos “, la mayoría, descendientes directos de españoles; allí todavía no cabía indios ni mucho menos los negros sin derechos, solo necesitados como “soldados de la patria”. La abolición de la esclavitud empieza en mayo 21 de 1851, en el gobierno de José Hilario López.

Viene la organización del gobierno en su parte administrativa, a través de toda su normatividad, siendo uno de sus pilares, Francisco de Paula Santander. Pero detrás de sus gobiernos aparece la iglesia católica con un altísimo poder, llevando un concordato con el partido conservador. Se adiciona a la iglesia, una sociedad feudal, y los gobiernos son espejos del poder reclamado por algunos terratenientes. Se consolida un odio dividido y empiezan a matarse entre nuestros mismos antepasados, llamándose liberales y conservadores, sin saber por qué, la mayoría iletrada. Después de mamarse, por matarse, se organiza la rosca liberal y conservador (Frente Nacional) y son robadas las elecciones de 1970.

Aparece la industria, ya en un marco urbano, y son aquellos “empresarios”, los que les poden el dinero a las campañas de todos los candidatos, en mayor o menor o igual porcentaje, de acuerdo a las posibilidades de ganar. Cumplido el proceso, y posesionado el presidente, suben por arte de magia, los precios de las gaseosas, cervezas, seguros, combustibles, y otros productos que tuvieron el sacrificio de la campaña electoral.

A partir, con mucho porcentaje de equivocación de fechas, de unos cuarenta y cinco años, los negocios rápidos y malditos por algunos, denominados mafias o narcos, con un mercado devorado por los gringos, son los que llenan los bolsillos, hacen crecer una economía, un empleo, y son ellos los que suben a la política a mucho sinvergüenza, incluyendo presidentes y se crea en la nación la” conciencia” que robar en el estado y hacer negocios sucios es una cosa normal. De un presidente se cuentas 8.000 historias con un ministro escudero bigotudo.

Se cree, que a la par de los grandes billetes de la mafia, no es nada raro que sean muchos los banqueros, copiando posiblemente actuaciones mafiosas de los Estados Unidos, los que toman y tienen el poder económico y político de Colombia, que puede estar datando de hace unos 30 años aproximadamente. Fueron hambrientos del UPAC, y mandaron a la ruina a millones de personas de este país, con depresión de 1998.

Los créditos son sesgados a las élites, la clase media implora una oportunidad y los estratos bajos estiran la mano para venderse políticamente por un billete que solo alcanza para el almuerzo de hoy, con una zozobra en el reinado presidencial de los cuatro años. La banca pone precio a sus intereses, a sus plazos, fijan las políticas, porque ellos son los que suben dignatarios y ha habido hasta muertos de funcionarios de mandos medios por denunciar estafas.

Es lastimoso decir, que la concentración de riqueza, hoy, la tienen la mayoría de los banqueros, siendo los monarcas, detrás del trono, con márgenes de utilidades hasta seis o siete veces mayores que las que vierten la banca mundial. Por eso, se pueden hacer fechorías, ponen presidente, fiscal, otros altos funcionarios y somos el país más feliz del mundo.

Publicacion: Viernes 22 de Mayo de 2020 
 Comentar... 
 
 

Back to Top

X

Activa la Edición Digital

Regístrate para acceder a nuestra edición digital.