shemaleup.net javup.org femdomup.net vrpornsex.net bdsmup.net comicsup.net Reflexión sobre Fe y Amor Por: Reynaldo Jaimes Campos | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
 
Indicadores Económicos
 
 
 
 

Opinión - Columnistas


Reflexión sobre Fe y Amor Por: Reynaldo Jaimes Campos



Reflexión sobre Fe y Amor Por: Reynaldo Jaimes Campos | EL FRENTE Fe, es la aprobación que se da a alguna verdad y Fe salvífica, la total confianza del hombre en Cristo. En la teología bíblica no hay palabra más importante que Fe, es el tema predilecto de los autores del Nuevo Testamento, especialmente, San Pablo, y San Juan, y en el Antiguo Testamento, las palabras fe, fiel y creer, se encuentran, aproximadamente, 75 veces, mientras que, en el Nuevo, algo más de 600.
En el A.T. esta palabra, se utiliza para referirse a Dios, en su fidelidad: “Has de saber, pues, que Yahveh tu Dios, es el Dios verdadero, el Dios fiel, que gurda la Alianza y el Amor, por mil generaciones a los que le aman y guardan sus mandamientos.” (Deut.7, 9)

La Fe, es firme cuando nace de la relación de amor y amistad con el Señor, convertida en don, de El recibido, y ha de ser una Fe auténtica confirmada con las buenas obras, de modo que la religión no sea sólamente de rezos, ritos y tradiciones, sino básicamente, enfocada hacia el prójimo.

Se necesita cultivar la Fe de la Biblia, con la oración y la práctica religiosa como nuestro mejor apoyo en la crisis, pues, es necesaria una fe grande en nosotros mismos, en Dios, y en los demás, sin vacilaciones, como lo quiere Jesús: “Yo os aseguro que quien diga a este monte: Quítate arrójate al mar y no vacile en su corazón, sino que crea que va a suceder lo que dice, lo obtendrá.” (Marcos 11, 23)
Una fe que ilumina el Amor con la fuerza de la confianza, ya que el Amor de Dios, todo lo cree: “Aunque hablara en lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo Amor, soy como bronce que resuena o címbalo que retiñe.” (1ª Cor.13, 1)

“El Amor es paciente, es servicial; el Amor no es envidioso, no es jactancioso, no se engríe; es decoroso, no busca su interés, no se irrita, no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia, se alegra con la verdad. Todo lo excusa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. La caridad no acaba nunca. Desaparecerán las profecías, cesarán las lenguas, desaparecerá la ciencia. Porque parcial es nuestra ciencia y parcial nuestra profecía. (1ª Cor.13, 4-8)

“El que ha perdido la Fe ya no tiene más que perder.”  Señala Publio Siro. La Fe es la fuerza de la vida y sin ella iremos a la deriva.  Cuidemos nuestra Fe como se cuida un tesoro. Qué bueno que nos puedan saludar como a la Virgen: “Dichosa Tú, que has creído”.

La fe de los hombres tiene el sentido de una llana y entera confianza en Dios, como lo demostró Job: (16,19 ss. 19,25-27. Salmo 37.) El ejemplo predilecto de la Fe es ABRHAM, en Génesis 15,6: Salió de Ur, sin saber adónde iba y creyó que iba a tener un hijo, pese a su avanzada edad y cuando Dios, le pidió sacrificarlo no se opuso.  (Gn-15,4-6. Rom. 4,16-18).

Los fieles del A.T. enumerados en Hebreos 11, anhelaban lo prometido, pero, murieron sin conocerlo de cerca. (Hb. 13, 14,39s.) Esta esperanza y confianza se aclara y concreta en el N.T. cuando se declara que la única Fe verdadera está siempre, aunque en distintas maneras, vinculada a Jesucristo.

Esta Fe que encierra la vida nueva de los creyentes, significa también, la virtud específica de mantener contacto con Cristo. Es la Fe de Jesucristo, la fe en Cristo, siempre basada y relacionada, directamente, con la persona de Cristo, que, al pasar la Iglesia, a la edad post apostólica, significa el cuerpo oficial de la doctrina cristiana.

reyjaimesc@gmail.com
Publicacion: Viernes 16 de Octubre de 2020 
 Comentar... 
 
 

Back to Top

X

Activa la Edición Digital

Regístrate para acceder a nuestra edición digital.