Conductas propias de ingobernabilidad Por: Héctor Hernández Mateus | Columnistas | Opinión | EL FRENTE
 
 
 
 
 
Indicadores Económicos
 
 
 
 

Opinión - Columnistas


Conductas propias de ingobernabilidad Por: Héctor Hernández Mateus



Conductas propias de ingobernabilidad Por: Héctor Hernández Mateus | EL FRENTE Frente a la difícil situación que se vive mundialmente, las acciones de los mandatarios no han sido las más adecuadas, para paliar la parte social y económica. Bucaramanga y su área metropolitana no son ajenas a éste fenómeno; todo promocionado por un gobierno nacional que ha entregado prorrogativas de beneficio especial para personas no nacionales, en las que están inmersos principalmente, los provenientes de Venezuela.

Son múltiples las conductas irregulares que dicen de la falta de un orden de convivencia y estricta gobernabilidad, como debe ser, en un estado social del derecho.

Vamos a puntualizar sobre hechos que se han presentado, que se incrementan en el día a día. La difícil situación socio-económica, dada la falta de oportunidades en el plano laboral, ha tomado como una alternativa, ejercer el transporte informal en carros y motocicletas, con un agravante que la mayor cantidad de éstos ciudadanos (nacionales y extranjeros) son sometidos a una especie de esclavitud moderna, como es tener que pagar el alquiler del vehículo, a unos cuantos pocos, que manejan ésta informalidad del transporte; en consecuencia, la parte social no se soluciona plenamente, por el contrario se crea desorden y zozobra, con una comunidad vulnerable, que utiliza como recurso el medio de transporte, para ejecutar acciones que están fuera de la ley.

Las tenues acciones, que trata de hacer la administración de cada municipio, no son suficientes y por el contrario generan insatisfacción que lleva a que se cierren vías principales, mediante acciones de hecho.

Igualmente, otro fenómeno retrógrado, es cuando hay detención de individuos, por parte de civiles, que por su mano se toman la “justicia” al golpearlos y hasta quemar el vehículo comprometido en la reprochable acción. Es una forma de comportamiento cavernícola, donde la muchedumbre, con mente obnubilada, en gavilla, se desahoga de la falta de justicia, con el agravante que la corrupción y la impunidad, son una constante, que se ve en todos los niveles estatales.

Cabe preguntar: ¿que buscó el presidente de la república, el Doctor Duque al dar carta abierta a los venezolanos y demás extranjeros que lleguen a nuestro país, por 10 años?, personas que son merecedoras de más garantías que los ciudadanos colombianos, quienes en oportunidades les son negados derechos adquiridos. Se dice de dineros que organizaciones internacionales dan, por cierta cantidad de personas, para ser atendidos en salubridad y manutención; ¿quién controla esos euros y dólares? Parece que es el objetivo de aceptación de inmigrantes: ¿un negocio?

Otro hecho inaudito es el robo de postas, de redes de conducción de electricidad, siendo tan visible a la luz de lo público, como elementos indispensables en un servicio que favorece un amplio sector de comunidad y según autoridades policiales, no hay dolientes que se hayan apersonado en denunciar, para hacer la investigación y procedimiento jurídico.

Frente a otro caso, ejemplo de ingobernabilidad que hace referencia al espacio público, y no exactamente el caos y congestión que se ve en el centro de la ciudad y zonas comerciales; así como ya inclusive, puentes peatonales; señalo el caso presentado en el exclusivo barrio Diamante II donde en aptitud caprichosa, un ciudadano vinculado a medios de comunicación, se tomó el procedimiento de quitar pendones y pancartas que hacían contaminación visual ambiental, con cuchillo en mano, fue trozando las cuerdas que sostenían estos elementos. Es clara muestra de falta de autoridad competente.

Email: [email protected]

Publicacion: Jueves 14 de Octubre de 2021 
 Comentar... 
 
 

Back to Top

X

Activa la Edición Digital

Regístrate para acceder a nuestra edición digital.