Virgen del Carmen: La Patrona. Celebración del Día del Transportador en Santander | Región | Santander | EL FRENTE
 
 
 
 
 
Indicadores Económicos
 
 
 
 

Santander - Región


Virgen del Carmen: La Patrona. Celebración del Día del Transportador en Santander



Virgen del Carmen: La Patrona. Celebración del Día del Transportador en Santander | EL FRENTE El 16 de julio es la fecha especial en la que se le rinde honor a la Virgen del Carmen, quien fue adoptada como patrona de los conductores de Colombia, celebración especial en todas las carreteras y calles del país.

El oficio de conductor es uno de los más sacrificados en todos los rincones del planeta. Hombres y mujeres se han dedicado a transportar algo más que mercancías o pasajeros, también transportan sueños e ilusiones en una incansable labor, con una tenacidad admirable porque eso de aguantar horas y horas frente a un volante es digno de un reconocimiento especial.
Sin lugar a dudas, los conductores cumplen una labor importante para el funcionamiento de la vida diaria y a ellos se les hace un homenaje cada 16 de julio, día de la Virgen del Carmen y, patrona de los transportadores en Colombia.
Para estos hombres y mujeres que hacen parte del sector del transporte, el trabajo diario debe mezclarse con la lucha por sobrevivir, enfrentándose a diferentes problemas, ya sea de tipo social, político, económico o administrativo.
Los transportadores colombianos la adoptaron como su patrona por la protección e intercesión que se le atribuye a la Virgen del Carmen en situaciones de peligro.

Orígenes en la Costa Caribe

Es común ver en las carreteras colombianas santuarios levantados en honor a la Virgen con decenas de velas alrededor y farolas de los carros puestas por los conductores que pasan por el lugar y se detienen a orar.  Igualmente, los conductores hacen bendecir escapularios e imágenes los cuales cuelgan y pegan en sus vehículos a manera de escudo protector.
El origen de esta devoción se sitúa en la Región Caribe de Colombia; los conductores salen en procesión por el Río Magdalena, llevando la imagen escoltada por centenares de chalupas.
Luego, los transportadores terrestres llevan la imagen en una gigantesca caravana en la que hacen sonar las bocinas de los automóviles, haciéndose notar por cada pueblo que pasan.
Los municipios en donde se destaca la celebración del 16 de julio, día consagrado a la Virgen, son Mompox y Guamal (Magdalena). En el centro del país los conductores y dueños de tractomulas realizan un homenaje en el autódromo de Tocancipá.
Con una eucaristía se abre la fiesta de carreras de estos vehículos que vienen de todos los rincones del país para rendir culto a su benefactora.
También cabe resaltar que la Virgen del Carmen es Patrona y Reina de las Fuerzas Armadas de Colombia, La Policía Nacional, Las Infantería de Marina y la Fuerza Aérea.

Historia de la celebración en Colombia

Este oficio de conductor, que se inició en la segunda década del siglo XX en nuestro país, con el paso de los años ha ganado una importante posición dentro de la economía, pues es a través de ellos que se moviliza el mayor porcentaje de las cargas en toda la geografía nacional: de las encomiendas, de los productos alimentarios y de los pasajeros urbanos e intermunicipales, por citar algunos ejemplos.
Escoger julio como fecha para el homenaje de estos trabajadores no se dio por casualidad. Ramiro Rivera, presidente de la junta directiva de Conaltur, entre 1975 y 1985, lo eligió (el mes) porque era cuando se hacía un alto en el camino para desarrollar una serie de talleres, seminarios y de cursos que enriquecieran a todos sus profesionales.
Pero también coincidió con la celebración del Día de la Virgen del Carmen, que, según cuenta la historia de los monjes carmelitas (creyentes de María), el 16 de julio de 1251 se le apareció a San Simón Stock, en el monte Carmelo, ubicado en Israel, para prometerle ayudas especiales a quienes llevaran el escapulario con su imagen, como un acto de cariño y devoción.
Esto motivó a que los conductores convirtieran a la santa en su patrona, que aboga por ellos en los momentos de riesgo y peligro, y a la vez que seleccionaran el 16 del mes como fecha para rendirle tributo.

El tercer domingo de julio


Sin embargo, el Concejo de Bogotá acordó –mediante el Artículo 12 de la Ley 1421 de 1993– la declaración del tercer domingo de julio como el Día del Conductor y que la Secretaría de Movilidad coordinara la implementación permanente de programas, campañas educativas y jornadas de capacitación para todos estos funcionarios.
Es por esto que los conductores festejan por todo lo alto, a diferencia de otras profesiones que festejan su santo’ de forma silenciosa, la del conductor no pasa inadvertida.
La preparación de la celebración despierta interés en todos las empresas que representan al gremio, las cuales programan desfiles de vehículos por las calles de las ciudades, a ritmo de pito o claxonazos hasta llegar al sitio en donde se realiza el acto religioso para darle gracias a la Virgen por sus favores y hacer bendecir los carros, seguido de un especial almuerzo y, en la mayoría de casos, de fuegos pirotécnicos, entre otras actividades.
También se acostumbra vestir una carroza especial, con bombas y flores, para trasladar la imagen de la Virgen del Carmen hasta el lugar en donde se congregará el gremio, que puede ser un club (el de los Ferrocarriles es el más tradicional) o en las sedes de las compañías de transporte. Una celebración que se ve durante todo el mes.

Una promesa que sigue vigente


Reza la leyenda que el 16 de julio de 1251, la Virgen del Carmen prometió ayudas especiales a quienes llevaran el escapulario con su imagen, según la historia de los Monjes Carmelitas.
Según tradición carmelita, el día de Pentecostés, ciertos piadosos varones, que habían seguido la traza de vida de los Profetas Elías y Eliseo, abrazaron la fe cristiana.
Fueron ellos los primeros que levantaron un templo a la Virgen María en la cumbre del Monte Carmelo, en el lugar mismo desde donde Elías viera la nube, que figuraba la fecundidad de la Madre de Dios. Estos religiosos se llamaron Hermanos de Santa María del Monte Carmelo, y pasaron a Europa en el siglo XIII, con los Cruzados, aprobando su regla Innocencio IV en 1245, bajo el generalato de San Simón Stock.
El 16 de julio de 1251, la Virgen María se apareció a ese su fervoroso servidor, y le entregó el hábito que había de ser su signo distintivo. Inocencio bendijo ese hábito y le otorgó varios privilegios, no sólo para los religiosos de la Orden, sino también para todos los Cofrades de Nuestra Señora del Monte Carmelo.

Libres del purgatorio

Llevando éstos el escapulario, que es la reducción del que llevan los Carmelitas, participan de todos los méritos y oraciones de la Orden y pueden esperar de la Santísima Virgen verse pronto libres del Purgatorio, si hubieran sido fieles en observar las condiciones impuestas para su uso.
Al adoptarla como su santa patrona, los conductores colombianos, durante este día especial, piden que se acreciente la devoción a María Santísima que es tan espléndida con sus devotos al prometer a los que lleven puesto su santo escapulario la eterna salvación y el alivio y reducción de las penas del Purgatorio.
El mes de la virgen por tradición, el Ministerio de Transporte de Colombia programa una serie de actividades para congregar el 16 de julio a todo el sector transportador.
Pero, también, cada empresa y gremio se encarga de hacer una fiesta o varios actos durante todo el mes. Muchos aprovechan el festejo para premiar al mejor conductor y para entregar los certificados de estudios, a quienes hayan adelantado algún curso. Una jornada que todos esperan con emoción.

Publicacion: Sabado 13 de Julio de 2019 
 Comentar... 
 
 

Back to Top

X

Activa la Edición Digital

Regístrate para acceder a nuestra edición digital.