Annabelle Lane Quería conseguir empleo y terminó detenido | Noticias | Mundo | EL FRENTE
 
 
 
 
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 


Mundo - Noticias


Quería conseguir empleo y terminó detenido



Quería conseguir empleo y terminó detenido | EL FRENTE
Envió sus huellas dactilares y fue arrestado. Un hombre de 51 años que vivió en los suburbios de Tampa hasta el mes de marzo, al escuchar el sonido del timbre de su puerta fue a abrirla. Era la policía, y tenían algunas preguntas.

Cuando Todd Barket aplicó a un trabajo en una residencia de ancianos de Florida, probablemente no esperaba terminar en un juicio por homicidio en primer grado.

Durante más de 20 años, las autoridades en Delray Beach, Florida, habían intentado descubrir quién asesinó a Sondra Better. Y gracias a la solicitud de empleo que había enviado hacía algunos meses, los agentes habían ido allí para arrestar a Barket.
Sondra Better, 68, fue hallada muerta en la tienda de segunda mano para la que trabajaba en agosto de 1998. Más de 20 años después, Todd Barket, enfrenta un juicio por su asesinato.

El 24 agosto de 1998, Better estaba a sólo unos días de jubilarse de su empleo en una tienda de artículos de segunda mano. Ese día, dos adolescentes notaron que el establecimiento aún estaba abierto, una hora y media más tarde de su horario de cierre habitual.

Cuando los jóvenes entraron, hallaron a la mujer de 68 años en el suelo. Ella había sido apuñalada y golpeada hasta la muerte, y las heridas de sus manos sugerían que había luchado para defenderse del atacante.

Better, que fue la única persona que trabajó ese día, no necesitaba el dinero que ganaba en la tienda. Más de una década antes, su esposo había dejado su negocio de suministros eléctricos, y los dos se habían mudado a Highland Bead, una comunidad frente al mar donde las calles tienen nombres como "Tranquility Drive" y casi todas las casas tienen un bote privado y piscinas cristalinas.

Pero la pequeña señora, cuyas hijas habían crecido y se habían ido de casa, rápidamente se aburrió. Cuando un amigo le habló del trabajo en la Boutique Lu Shays Consignment, ella se lanzó a por el empleo.

La policía tenía un móvil del crimen: la caja registradora había sido vaciada, llevando a los detectives a pensar que estaban lidiando con un atracador, a pesar de que, de manera extraña, el agresor no se había llevado el Rolex de Better y su anillo de diamantes. Ellos tenían una teoría sobre el arma homicida con la que el asesino le cortó el cuello a la víctima: un cuchillo para pasteles había desaparecido de la tienda ese mismo día.

También tenían un posible sospechoso. Cerca de media hora antes de que hallaran a Better, un cliente la había visto hablar con un hombre blanco, alto y esbelto, que estaba regateando el precio de un sofá.

Pero lo que no tenían era un nombre. Las huellas dactilares que recuperaron de la bola de mármol y una muestra de ADN del rastro de sangre, se enviaron a una base de datos nacional, pero esta no arrojó ningún resultado.

En diciembre de 2018, Barket aplicó para un trabajo como un auxiliar de enfermería certificado, un puesto que requería enviar varias huellas dactilares para una verificación de antecedentes. Pronto, la policía en Delray Beach recibió una llamada: sus huellas dactilares habían coincidido con las que habían hallado en la bola de mármol más de una década antes. Barket se declaró no culpable, y su juicio comenzó el lunes en el condado de Palm Beach.

Publicacion: Jueves 22 de Agosto de 2019 
 Comentar... 
 
 

Back to Top