Annabelle Lane Contratación, un municipio creado desde el dolor y la esperanza | Especiales | Variedades | EL FRENTE
 
 
 
 
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 


Variedades - Especiales


Contratación, un municipio creado desde el dolor y la esperanza



Contratación, un municipio creado desde el dolor y la esperanza | EL FRENTE El origen de la mayoría de los municipios del departamento de Santander fueron resultados de conquistas españolas o de aventuras de sus fundadores que por motivos económicos, religiosos o militares, colocaron los primeros cimientos de lo que hoy se denominan municipios y ciudades.

Redacción y fotografía: SLEYDER CASTILLA MONTESINO / EL FRENTE

A diferencia de estas históricas fundaciones, en Santander existe el municipio de Contratación, un lugar que fue creado a partir del dolor, olvido, discriminación, desplazamiento, aislamiento y esperanza, pero que hoy cuenta como resurgió en medio de la estigmatización de la que fue reseñada por muchos años.

Tal como afirmó en un libro Pedro Elías Martínez, historiador de Contratación, su historia se debe a los enfermos de Hansen, conocido desde tiempos ancestrales como la lepra, una enfermedad que hasta hace medio siglo con ayuda de la ciencia y la Organización Mundial de la Salud, se desvirtuó que fuera contagiosa.


Historia de los lazaretos en Colombia

La enfermedad de la lepra entró a Colombia por la ciudad de Cartagena de Indias a finales del siglo XVI, fue el resultado de la trata y comercialización de esclavos provenientes de África. Una vez se conocieron los primeros enfermos fue creado en Getsemaní entre los años 1610 y 1640 el primer hospital para leprosos, llamado Hospital San Lázaro.

Luego de algunos años, los pobladores de Cartagena se quejaron de la ubicación de este lugar que estaba en un punto estratégico para la ciudad, por lo que fue trasladado a la inhóspita isla de Tierra Bomba, nombrando así un lazareto (leprosorio) en ese lugar llamado Caño de Loro.

En 1822 fue creado el segundo lazareto de Colombia en el departamento de Santander, aunque se dice que ya existía desde la época de la colonia una casa que cuidaba a estos enfermos cerca de El Socorro, fue hasta ese año que por disposición del general Santander, se creó en una llanura a orillas del río Suárez un lugar con 18 casas para albergar a los leprosos de este departamento y del interior del país.

El 1870, algunos enfermos de Hansen fueron desterrados por los habitantes de la población de Tocaima, Cundinamarca, y fue el 10 de agosto de ese mismo año, cuando Manuel Murillo Toro, expresidente de los Estados Unidos de Colombia, destinó unos terrenos del Estado para la fundación de Agua de Dios, una aldea habitada por enfermos que con el pasar de los años, se convertiría en lo que hoy se conoce como municipio.


Inicios del lazareto de Contratación

En 1861 la Asamblea del recién Estado Soberano de Santander, emitió un decreto autorizando al gobernador Eustorgio Salgar, la creación de un nuevo lazareto reemplazando el de El Curo.

Pero para ese año, más de la mitad de los enfermos que habían estado en El Curo, fueron emigrando hacia la cordillera de los Yariguíes, cruzando el río Suárez, en busca de un mejor lugar para habitar.

Fue entonces cuando llegaron a un punto de la cordillera llamado La Contrata, porque allí los mercaderes, madereros y recolectores de cáscara de quina, materia prima exportable en ese tiempo, comercializaban y hacían sus transacciones, según narra el libro La Croniquilla de Contratación de Álvaro Ruiz Arenas, quien escribió la historia del municipio mientras padecía la enfermedad.

Para 1869, la Asamblea ordenó una serie de disposiciones para la organización del nuevo lazareto, y ordenó crear el Hospital que cuidaría de estos enfermos.

Una vez se trasladaron todos los enfermos de El Curo a La Contrata, ese viejo lazareto fue quemado y abandonado.

En 1897 llegaron los salesianos, y al año siguiente las primeras religiosas. Según el libro de Pedro Elías Martínez; La Piedra de los Aburridos, ellos trajeron la misión de aliviar el cuerpo y espíritu de los infortunados compatriotas que en su propia patria apuraban el acíbar de la proscripción.

El presidente de la República de Colombia en el período 1904-1909, Rafael Reyes, declaró en 1906 a Contratación como corregimiento destinado para el albergue de enfermos de lepra.

Desde ese momento, ciudadanos de todos los estratos que fueran identificados con esta enfermedad eran trasladados a Contratación para que fueran tratados por la comunidad salesiana.

En el año 1910 la Asamblea pretendió trasladar el lazareto a orillas del río Suárez pero no fue posible, con el motivo de buscar mejor clima intentaron reubicarlo hacia Jordán Sube, Virolín, Cepitá, y Agua de Dios.

Tras el fallido intento de traslado, el gobierno vio la necesidad de organizar mejor el lazareto y las más de 50 aldeas que la rodeaban, por ello se fijaron oficinas públicas como Juzgado, Notaría, Instrumentos Públicos y Personería.