Annabelle Lane Presidente de Francia, Emmanuel Macron, declara guerra a muerte contra un enemigo invisible | Especiales | Variedades | EL FRENTE
 
 
 
 
Especiales | VARIEDADES | EL FRENTE
Indicadores Económicos
 
 
 


Variedades - Especiales


Presidente de Francia, Emmanuel Macron, declara guerra a muerte contra un enemigo invisible



Presidente de Francia, Emmanuel Macron, declara guerra a muerte contra un enemigo invisible | EL FRENTE Mensaje solemne y marcial del presidente de la República de Francia pronunció, en las últimas horas, por televisión un discurso contundente que desde ya quedará desde ya grabado en la Historia de la Humanidad.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, se dirigió a la Nación con un discurso contundente y diciente sobre el coronavirus en ese país, al que declaró que había entrado en algo así como la "1era Guerra Mundial del siglo XXI": una guerra viral contra la humana condición.
El mandatario dijo en varias ocasiones que el país está "en guerra"; una guerra a muerte contra un enemigo invisible, que se asemeja a la misteriosa figura de un ser cuyo centro está en todas partes y su circunferencia en ninguna. Previno que muchos franceses perderán a un ser querido en la batalla.
Ha pedido a cada uno de los compatriotas convertirse en un guerrero en sí mismo y para consigo mismo, responsable y solidario, con el fin de su propia protección y la de sus seres queridos.
El combate es ante todo contra el pánico, el desorden, la incertidumbre, los rumores, las fake-news y la falta de civismo, contra la desidia, el desgano y el ocio. Confinados a la fuerza en sus casas, los ciudadanos entenderán mejor "lo angustiante que es el ocio", según Pascal, pensé: "ser incapaz de estar a solas, con uno mismo". O, en otras palabras, aprender a manejar el ritmo de su propia vida, vistiéndose despacio, cuando se está de afán.

Batalla efectiva

La batalla consiste en quedarse encerrado en su propia casa, "confinado", en cuidar de su familia, en leer y en reflexionar en un mundo diferente, tal vez mejor, que integre la desaceleración planetaria de la economía y del consumo, reflexionar en el sentido de lo importante en la vida, aquello que "reconecta con lo esencial". En suma, reaprender a cuidar, a querer y a respetar al prójimo.
El presidente Macron ha tomado medidas propias a un país en guerra. Ha decretado un estado de urgencia y de sitio total y ha cerrado las fronteras.
Ha suspendido los proyectos de ley en el parlamento, en particular el proyecto sobre la reforma de pensiones, que, durante los meses de diciembre y enero pasado, provocó una serie de paros nacionales, que paralizaron todo el país y provocaron la quiebra de cientos de empresarios. Ha obtenido del mismo Parlamento que durante esta "guerra", se legisle por decreto y se le entregue al Presidente de la República Plenos Poderes.
Ha decidido postergar a una fecha indefinida por el momento, la segunda vuelta de las elecciones municipales, previstas el domingo 22 de marzo, por razones de seguridad sanitaria.

Ejército desplegado

Ha dado por evidente que el Estado hará todo por la protección y cuidado de los ciudadanos, hasta implicar, de ser necesario, la requisición y nacionalización de bienes privados.
Así lo entendí. El mensaje iba en filigrana. Lo que significaría suspender el principio de la propiedad privada, por razones de interés general y trascendental. Clínicas privadas y hoteles, cerca de hospitales en crisis, podrán ser requisicionados por las autoridades del Estado.
Desde ya, los taxis lo serán, para ayudar a transportar enfermos. Ya Alemania, que también está en guerra contra COVID-19, anunció la posibilidad de recurrir a esa figura socialista.
El Presidente Macron ha dado la orden al Ministerio de Hacienda para cubrir los gastos de todas las empresas en quiebra. Ha dicho que el Estado dará comida, medicamentos y cuidados intensivos a todo compatriota que lo necesite.
Ha decidido desplegar al ejército y construir hospitales de campaña en las regiones de Francia más afectadas, como lo es actualmente la región de Alsace.
Ha decretado que todo el esfuerzo de la nación estará concentrado en acompañar y en dar todo el apoyo material y humano necesario al cuerpo médico y a los investigadores en busca de una vacuna para combatir al enemigo.

A pensar de otra manera

El Presidente Macron ha pedido un esfuerzo individual y colectivo sin ningún miramiento, una unión sagrada del cuerpo nacional. Dice confiar en cada uno de los compatriotas y en la grandeza histórica del pueblo francés.
Dijo que esas decisiones inéditas en la historia de Francia (ni siquiera durante la 1ra y la 2da Guerra Mundial se encerró a toda la población en sus casas), las toma después de haber consultado al comité científico sobre el corona virus, a los Presidente del Parlamento y a los Principales Jefes de los Partidos.
Previene que, al salir airosos del combate contra la pandemia, la sociedad francesa tendrá que vivir y pensar de otra manera. Un mundo está muriendo; otro está pariendo algo nuevo e indefinido.
El Presidente Macron asegura que Francia estará presente en la mesa de los vencedores y que con sus aliados europeos se construirá un nuevo mundo. Ad Augusta per Angusta.

Publicacion: Jueves 19 de Marzo de 2020 
 Comentar... 
 
 

Back to Top