shemaleup.net javup.org femdomup.net vrpornsex.net bdsmup.net comicsup.net Nación en la que se originó el coronavirus. ¿China, seguirá creciendo igual después de la pandemia? | Especiales | Variedades | EL FRENTE
 
 
 
 
 
Indicadores Económicos
 
 
 
 

Variedades - Especiales


Nación en la que se originó el coronavirus. ¿China, seguirá creciendo igual después de la pandemia?



Nación en la que se originó el coronavirus. ¿China, seguirá creciendo igual después de la pandemia?  | EL FRENTE GONZALO SERRANO OREJARENA
Empresario
gonzaloso@yahoo.com
Especial /EL FRENTE.
Hoy en día, casi todo el mundo tiene algo hecho en China, algunos snobistas o xenófilos creen que no es producto chino, porque compran marcas de reconocimiento mundial, muchas falsificadas, sin saber que son fabricadas en China y algunos comerciantes y fabricantes inescrupulosos tratan de ocultar el origen, para engañar compradores incautos; pero cada vez, ante las noticias que aparecen de la China sobre el Coronavirus, que se originó en diciembre del 2019 en la ciudad de Wuhan, todo el mundo, para bien o para mal, comenzó a interesarse más por este país.
En el pasado sabíamos de la Gran Muralla China, de los inventos de la pólvora, la brújula, del papel, de los “cuentos chinos” de Marco Polo, quien llevó la fórmula de los espaguetis a Italia, después de su largo periplo por ese país.
De la frase de Napoleón: “Cuando China despierte sacudirá el mundo”, y más recientemente de la gran revolución comunista de Mao que llevó a muchos jóvenes en el siglo pasado a convertir, El Libro Rojo de Mao, en una Biblia, o el descubrimiento arqueológico, de los guerreros de terracota, en la ciudad de Xian, la triste historia de la caída del último emperador Puyi o las protestas del 4 de junio /1989 en la plaza de Tiananmén.
Han pasado ya doscientos años, y la frase de Napoleón fue premonitoria: “Sacudió al mundo”. China es hoy la segunda economía del mundo, después de Estados Unidos, y el país más poblado del mundo 1.439 millones de habitantes.

Un país, dos sistemas

Casi todos los países lo ven como una amenaza para su industria; para defenderse de tan fuerte competencia, apelan a toda clase de proteccionismos: acuerdos de integración, altos aranceles, leyes antidumpin, cuotas de importación, certificaciones previas, salva guardias etc.
Pero, ¿por qué China ha venido creciendo más que todos los países?, son muchas las razones, en apretada síntesis tenemos que comenzar haciendo la exaltación de un gran líder visionario: Deng Xiaoping, quien contra toda la oposición de un régimen marxista que instauró Mao Zedong en 1949, después de haber causado la muerte a 70 millones de compatriotas, derrotando al general Chiang Kai-shek y derrocar a Puyi el último emperador.
Dos años después de la muerte de Mao en 1978, logró establecer un eclecticismo político que llamó: “un país, dos sistemas”, es decir, capitalismo y comunismo.
Fue grande su sufrimiento y su lucha contra los defensores del marxismo-leninismo, y hasta cárcel tuvo que pagar, para hacer el gran cambio: Creación de zonas económicas especiales para inversión privada, economía de mercado, seguridad jurídica, defensa parcial de la propiedad privada, apertura al comercio internacional, lucha contra la corrupción y la ineficiencia estatal, capacitación laboral, apertura a la inversión extranjera y rebaja sustancial en los impuestos, para conseguir inversión extranjera y darle trabajo al país más poblado del mundo.

(RECUADRO # 1)

La fusión del capitalismo y el comunismo

Era una paradoja, fusionar el comunismo con el capitalismo, era como mezclar agua con aceite y, sin embargo, Deng lo logró con gran éxito. En la mano izquierda siguió la dictadura del comunismo, para manejar 1.439 millones de habitantes y mantener la propiedad de la tierra, que la entregan bajo contratos de comodato renovables a 50 o 60 años. Pagan impuesto por el uso (predial).
En la mano derecha se volvió capitalista neoliberal, al privatizar las empresas, abrir las fronteras, rebajar el impuesto de renta para las empresas (0 -7%-15%-24%), flexibilizar el código laboral, para contratar trabajadores en jornadas extenuantes de 8 hasta 12 horas diarias de lunes a sábado (dependiendo de cada provincia), viviendo al lado de las fábricas y con un salario mínimo entre US$300 y US$360 mensuales.
De este modo se convirtió en el país que más trabaja en el mundo. El resultado de toda esta política es evidente: le dan trabajo a 780 millones de personas, que antes vivían en el campo muy pobremente y en el año 2019 tenían 4.32% de desempleo según la OIT, el crecimiento más alto del mundo en los últimos 25 años, a un promedio aproximado del 9% anual del PIB.
China es el primer consumidor de todas las materias primas (commodities) del mundo, primer país exportador del mundo, primer país en solicitudes de patentes y primer productor de carros.

Renovación de ciudades

Para evitar la contaminación, las principales ciudades de la China tienen el parque automotor más nuevo que se haya visto, debido a que, por ley, no pueden rodar en las calles carros con más de 10 años de uso; las fábricas de alta contaminación fueron cerradas, o se trasladaron al oeste cumpliendo normas, o se fueron para Vietnam o Pakistán.
Las provincias a lo largo de la costa oriental tienen un alto nivel de desarrollo, cruzadas por excelentes autopistas, trenes de alta velocidad, túneles y puentes sobre el mar hasta de 36.5 kilómetros que conectan a Shanghái con Ningbo; dentro de las grandes ciudades se destacan: Beijing la capital, los gigantescos puertos de Shanghai y Hong Kong. Esta última ciudad, que fue colonia inglesa hasta el 1 de julio de 1997, funciona como un país diferente dentro de China, con un per-cápita de US$49.000.
Su moneda es el Hong Kong dólar, no el Yuan o Renminbi (RMB), que es la moneda oficial del resto del país. Para los propios ciudadanos chinos visitar Hong Kong, requiere un permiso. El centro y el oeste que es más rural y agrícola, aún es subdesarrollado.
A propósito de ciudades, Shanghái, es el mejor ejemplo de renovación urbana. Hace 25 años iniciaron un plan maestro de desarrollo de la ciudad a 30 años, que muestran con orgullo a los turistas en una maqueta de 600mmetros cuadrados.
Hoy es un New York, pero más moderno, ¿cómo será cuando la terminen? Son muchas las ciudades en el mundo que han hecho renovación: Barcelona, Boston, Melbourne, Buenos Aires entre otras, pero ninguna un cambio tan grande, debido a la autocracia de su sistema político.

(RECUADRO # 2)

Comercio del mundo sufre de “chinofobia”

Los dogmas estatistas del comunismo, las empresas burocratizadas y sobreprotegidas, que no sirvieron para erradicar la pobreza, quedaron atrás; logró el comunismo como en otros países mejorar la educación y la salud del pueblo, pero sin crecimiento económico para generar nuevas fuentes de empleo.
De ese sistema, quedó una clase trabajadora, pobre, educada, austera, frugal y resignada, un pueblo en su mayoría sin religión, pero con la filosofía de Confucio, los principios y normas del Budismo y Taoísmo, y además tuvieron la gran suerte de un extraordinario líder como fue Deng Xiaoping, para cambiar el sistema político y lograr en tan corto plazo, el gran cambio hacia el desarrollo.
La clase dirigente de la China, últimamente tecnócratas ingenieros como: Xi Jinping y Hu Jintao, entendieron que la globalización es un tema del sector público de la mano con el sector privado, a este último le ha venido dando toda clase de incentivos, razón por la cual, casi todas las multinacionales y no multinacionales, que quieren ser competitivas y venderle a todos los países del mundo se instalaron en China, razón fundamental por la cual crece más que todos los países del mundo.

Rumbo a la cúspide

¿Seguirá China creciendo como antes?, no será posible, porque antes de la pandemia tuvo años de crecimiento de dos dígitos del PIB, y en el 2019 tuvo un crecimiento del 6.1%, y los economistas pronostican que este año tendrá un crecimiento del 1.2%, porque su gran fortaleza que son las exportaciones de manufacturas, se han reducido notablemente debido a que China, es quizás el único país del mundo que le vende a todos los países del mundo, pero como la pandemia se expandió por todo el planeta, todos sus clientes suspendieron o redujeron sus compras.
Además, la pandemia generó una “chinofobia”, que también afectará su crecimiento, pero que meses más tarde le pasará, cuando necesite comprar algún artículo, que, por su calidad y precio, le resulte más barato el de origen chino.
Por esta razón, y las anteriormente expuestas, seguirá siendo la segunda economía del mundo, y con posibilidades de ser la primera dentro de 5 o 10 años. Pero, no será una buena noticia, para los países democráticos, que una autocracia llegue a ser la primera potencia del mundo.

Publicacion: Jueves 25 de Junio de 2020 
 Comentar... 
 
 

Back to Top

X

Activa la Edición Digital

Regístrate para acceder a nuestra edición digital.